Trump Advierte Que Suspendería La Ayuda A Los Países Que Respalden El Voto De La ONU Sobre Jerusalém

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió el miércoles que podría recortar los fondos a los países que apoyan el jueves una resolución de la Asamblea General de la ONU que busca anular el reconocimiento de los Estados Unidos a Jerusalém como capital de Israel.


“Reciben cientos de millones de dólares e incluso miles de millones de dólares, y luego votan en contra de nosotros”. Bueno, estaremos viendo esos votos. Dejen que voten contra nosotros. Ahorraremos mucho. No nos importa”, dijo Trump en la Casa Blanca, informó Reuters.

El martes, Nikki Haley, enviada de Washington ante la ONU, advirtió que informaría a Trump los nombres de los países que apoyaron un proyecto de resolución que rechaza el reconocimiento de Estados Unidos.

“El presidente observará cuidadosamente esta votación y ha solicitado que informe sobre los países que votaron en contra de nosotros”, escribió a los enviados de la ONU. “Tomaremos nota de todas y cada una de las votaciones sobre este tema”.

La Asamblea General de la ONU realizará una sesión de emergencia el jueves para votar sobre la medida propuesta, luego de que Estados Unidos vetó una resolución similar para el Consejo de Seguridad.

Ningún país tiene poder de veto en la Asamblea General de 193 naciones, contrario al consejo, donde los Estados Unidos, junto con Gran Bretaña, China, Francia y Rusia, pueden bloquear cualquier resolución.

El ministro de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina (AP), Riyad al-Malki, acusó el miércoles a Washington de “amenazar” a los países miembros de la Asamblea General de la ONU por la votación.

Malki dijo que los funcionarios estadounidenses estaban “cometiendo otro error cuando distribuyeron esta famosa carta tratando de amenazar a los países, (y) amenazaron su decisión soberana de elegir cómo votar”.

Habló en una conferencia de prensa con su homólogo turco Mevlut Cavusoglu en Estambul, poco antes de que ambos hombres partieran hacia Nueva York.

“Esta es realmente una nueva definición de orden mundial en política y parece que la administración estadounidens … está poniendo su sello en una nueva realidad política que muchos países rechazarán”, dijo Malki.

Turquía y Yemen solicitaron la reunión urgente de la Asamblea General en nombre del grupo de países árabes y la Organización de Cooperación Islámica (OCI).

Los dos países distribuyeron un proyecto de resolución el martes que refleja la medida que Estados Unidos vetó en el Consejo de Seguridad el lunes, reafirmando que cualquier decisión sobre el estatus de Jerusalém no tiene ningún efecto legal y debe ser anulada.

Malki dijo que la sesión de la ONU mostraría “cuántos países optarán por votar con la conciencia”.

“Votarán por la justicia y votarán a favor de esa resolución que fue presentada por Yemen y Turquía en nombre del grupo árabe y la OCI”, dijo.

En un discurso el 6 de diciembre desde la Casa Blanca, Trump desafió las advertencias mundiales e insistió en que después de repetidos fracasos para lograr la paz, hacía tiempo que se necesitaba un nuevo enfoque, describiendo su decisión de reconocer a Jerusalénm como la sede del gobierno de Israel, simplemente basada en la realidad. También dijo que la embajada de Estados Unidos se mudaría de Tel Aviv a Jerusalém, pero no dio un cronograma para la reubicación.

Trump enfatizó que no estaba especificando los límites de la soberanía israelí en la ciudad, y pidió que no haya cambios en el status quo en los lugares santos de la ciudad.

El anuncio fue elogiado por el primer ministro Benjamin Netanyahu y por líderes de gran parte del espectro político israelí. Fue criticado por muchos países, condenado por el mundo árabe, y enfureció a los árabes que desde 1967 se autodenominan “palestinos”, que durante días llenaron con violencia las calles en Judea y Samaria, así como también en la frontera de la Franja de Gaza con Israel.

En un memorando a sus misiones en todo el mundo el martes, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel aconsejó a los diplomáticos que alentaran a sus países anfitriones a oponerse a la resolución en la Asamblea General. En el caso de los países que planean respaldar la resolución, se instó a los diplomáticos a alentar a sus contrapartes locales para que al menos se abstengan de expresar apoyo público a la propuesta.

A los diplomáticos israelíes se les pidió que enfatizaran que la resolución es unilateral y que dañará las perspectivas de paz al socavar a Trump, y también puede generar más violencia en la región.

En el Consejo de Seguridad del lunes, los otros 14 miembros del consejo votaron a favor del texto, condenando el reconocimiento por parte de Estados Unidos de Jerusalém, la capital de Israel e hicieron un llamamiento a los países para que no realicen misiones diplomáticas a la ciudad.

El “no” de Haley fue el primer veto estadounidense en el Consejo de Seguridad desde que Trump asumió el cargo hace casi un año.

El texto del lunes expresó “profundo pesar por las decisiones recientes sobre el estatus de Jerusalém”.

Patrocinado por Egipto, también afirmó que “cualquier decisión y acción que pretenda alterar el carácter, el estatus o la composición demográfica de la Ciudad Santa de Jerusalém no tienen ningún efecto legal, son nulos y deben rescindirse en cumplimiento de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad, y en este sentido, exhorta a todos los Estados a que se abstengan de establecer misiones diplomáticas en la Ciudad Santa de Jerusalém”.

Sin nombrar ningún país, también expresó “profundo pesar por las decisiones recientes sobre el estatus de Jerusalém”.

Al explicar el veto de los EE.UU. Después de la votación, Haley dijo que Estados Unidos “no será informado por ningún país donde ubicaremos nuestra embajada”.

Refiriéndose al hecho de que Estados Unidos una vez más se mantuvo solo en la defensa de Israel, dijo. “Lo hacemos sin alegría, pero lo hacemos sin renuencia”.

Al vetar el proyecto de resolución, los Estados Unidos defendieron su soberanía, argumentó.

“Lo que sucedió hoy en el Consejo de Seguridad es un insulto. No será olvidado”, dijo, criticando al consejo por su obsesión con las resoluciones contra Israel.

Haley acusó a algunos países no identificados de “tratar de distorsionar la decisión del presidente para servir sus propias agendas”, e insistió en que la posición de los Estados Unidos “se ajusta plenamente a las resoluciones anteriores del Consejo de Seguridad”.

Haley señaló que Estados Unidos ha entregado más de $ 5 mil millones a la Autoridad Palestina desde 1994, más que cualquier otro país y dijo: “Estados Unidos nunca ha estado más comprometido con la paz en Oriente Medio”.

Haley dijo que la votación marcó “un ejemplo más de que las Naciones Unidas están haciendo más daño que bien al abordar el conflicto entre Israel y la Autoridad Palestina“.

Artículo original de © israelnoticias.com | Autorizado para su difusión incluyendo este mensaje y la dirección: https://israelnoticias.com/jerusalem/trump-suspender-ayuda-a-paises-respalden-voto-la-onu-sobre-jerusalem
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario