‘LOS ÁRABES Y LOS MUSULMANES NUNCA ACEPTARÁN A ISRAEL’

Daniel Pipes replica al Dr. Mordechai Kedar, un distinguido especialista en Medio Oriente, que publicó recientemente un artículo argumentando que Israel nunca podrá ganar la aceptación de sus vecinos.


POR DANIEL PIPES

Esta conclusión vuela directamente al Proyecto Victoria de Israel (Israel Victory Project) que he propuesto, que trata de obtener precisamente esa aceptación. El análisis de Kedar requiere una respuesta.

Kedar hace dos argumentos, religioso y nacionalista, para apoyar su conclusión: “La razón religiosa está arraigada en la concepción del Islam de sí misma como una fe cuya misión es llevar al fin tanto del judaísmo como del cristianismo y heredar todo lo que alguna vez fue judío o cristiano: tierra, lugares de culto y personas … [Que] los judíos ahora intenten orar en el Monte del Templo, sugieren que el judaísmo ha vuelto a ser una religión activa, viva e incluso dinámica. Esto lleva la propia razón de ser del Islam a cuestión. Los musulmanes leales a su religión y conscientes de este peligro no pueden aceptar la existencia de un estado judío, ni siquiera uno pequeño en la costa de Tel Aviv“.

El motivo nacionalista implica que el movimiento nacional palestino “se basa completamente en la negación del derecho del pueblo judío a su tierra y estado“. Por lo tanto, busca “un estado árabe en las ruinas de Israel, no a su lado“.

Combinando estas dos motivaciones, concluye que “los árabes y los musulmanes son incapaces de aceptar a Israel como estado judío“.


En respuesta, y este es el punto clave, Kedar dice que Israel debería “decirles en términos inequívocos que Jerusalén pertenece a los judíos y que tendrán que aprender a vivir con eso“. Extrapolado, él está aconsejando que Israel debería afirmarse como estado judío ante los árabes y los musulmanes.

Visto de cerca, el análisis de Kedar y las recomendaciones de política se contradicen: si los árabes y los musulmanes nunca aceptarán a Israel como estado judío, ¿por qué pide a Israel que lo afirme y los obligue a “aprender a vivir con eso“? Si nunca aceptarán esta realidad, ¿cómo pueden verse obligados a “aprender a vivir con ella“?

En otras palabras, Kedar no cree en su propia predicción negativa. Si lo hiciera, no se enfrentaría al rechazo árabe y musulmán, sino que buscaría formas de evitarlo. Por ejemplo, alguien verdaderamente convencido de la eterna oposición árabe / musulmana al estado judío podría renunciar a Jerusalén para salvar el resto del país. O renunciaría a toda la empresa sionista e instaría a los judíos israelíes a mudarse a Scarsdale.

Que Kedar no adopte tal derrotismo implica que, en el fondo, espera convencer a los enemigos de Israel de que el Estado judío es demasiado duro, demasiado competente y demasiado fuerte para ser derrotado, por lo que debe abandonar la campaña desesperada en su contra. Su verdadero mensaje no es el derrotista “Los árabes y los musulmanes nunca aceptarán a Israel como el estado judío”, sino que el optimista “Israel nunca aceptará el rechazo árabe y musulmán”. A pesar de sí mismo, Kedar cree en la victoria de Israel.

Bienvenido a nuestras filas, Mordechai.

Daniel Pipes (DanielPipes.org, @DanielPipes) es presidente del Foro de Medio Oriente.

Fuente: Israel Hayom – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario