ENTRE MUERTOS Y NÚMEROS: ¿TERRORISTAS DE CIVIL?


Por Ana Jerozolimski

La problemática de los terroristas que se mezclan entre los civiles, actúan como terroristas pero no llevan uniforme, nada tiene de nueva. Es una de las “ventajas” que tienen las organizaciones terroristas que se enfrentan a ejércitos regulares de estados ordenados, al menos en lo referente a la imagen y la guerra por los medios.

El terrorista que va vestido de civil al igual que la población, siempre podrá alegar que era un civil inocente en medio de un tumulto, a menos que sea detectado por quienes tienen la responsabilidad de seguirlos e identificarlos por razones de seguridad.

Y eso es lo que ha hecho precisamente el ejército israelí esta vez, consciente de la importancia de mostrar la verdadera cara de los terroristas, aunque por el mundo todo ya hayan circulado las informaciones de fuentes palestinas acusando a Israel de “asesinar civiles”.

En un comunicado que acaba de ser publicado por el portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, se dan los datos precisos que indican que al menos 10 de los muertos del viernes eran miembros de organizaciones terroristas. “Fueron muertos mientras llevaban a cabo ataques terroristas durante los disturbios violentos a lo largo de la frontera entre Israel y la Franja de Gaza”, dice el comunicado. Y estos son los datos de los identificados:

1. Mosa'ab Salol (23), activo en el brazo militar de Hamas. Le dispararon cuando abría fuego hacia las tropas apostadas al otro lado de la frontera, en la parte norte de la Franja de Gaza.
2. Sari Abu Odeh (28), miembro del brazo military de Hamas, en el Batallón de Beit Hanun.
3. Jihad Frina (35) , comandante de una compañía del brazo military de Hamas en Sheikh Radwan.
4. Ahmad Odeh (19) , miembro del Batallón Shati del brazo armado de Hamas.
5. Hamdan Abu Amshe (25), miembro de Hamas.
6. Muhammad Rahmi (33) , miembro de Hamas.
7. Muhammad Abu Amro (27) , operativp de Hamas, activo en el cavado de los túneles hacia Israel.
8. Abed Elrahman Abed Elnabi (20) , miembro del brazo militar de Hamas.
9. Ibrahim Abu Sha'er (29), operativo del Jihad Islámico.
10. Jihad Zuhier Salman Abu Jamos (30), operativo de las brigadas Mártires de Al Aksa.

El fenómeno de los terroristas mezclados entre los civiles fue especialmente notorio durante la guerra de Israel contra Hamas en el 2014, en la que un altísimo porcentaje de los numerosos muertos eran miembros de Hamas o Jihad Islámico, o individuos que habían participado directamente en sus ataques, aunque los palestinos presentaban el cruento saldo de la guerra como asesinato de civiles por parte de Israel. Lamentablemente, hubo en aquel entonces también cientos de civiles muertos en los casi 50 días de guerra.

Recordamos claramente las órdenes de Hamas a los blogueros palestinos-por dar un ejemplo- y a todo aquel que escribiera en las redes sociales: no escribir ni hablar nunca de uniformados sino únicamente de “civiles inocentes”. Son conscientes del peso de la guerra informática y hacen todo lo posible para complicarle las cosas a Israel.
Todo es legítimo en la guerra por la opinión pública, podrán alegar algunos. El problema es que esa guerra, de parte de Hamas, va de la mano de otras tácticas de “mezcla” con civiles: esconderse detrás de niños o mandar a niños y mujeres al lugar de peligro para tratar de provocar. El viernes nos resultó especialmente repulsivo ver a uno de los jefes de Hamas en Gaza llegar a una de las zonas de concentración de las protestas, llevando una bebita en brazos.

Para finalizar, otro comentario relacionado al tema de la “imagen” o el efecto que los hechos tienen sobre algunos medios de comunicación.
Es legítimo discutir sobre la forma en que reaccionó Israel, analizar si los disparos eran ineludibles y si era justificado en todos los casos abrir fuego. Parte de la respuesta ya la dio la lista de 10 terroristas que publicamos en esta nota. Lo que no nos parece legítimo es hacerse eco de las acusaciones palestinas, sin decir ni una palabra de la incitación acumulada de Hamas en las últimas semanas llamando explícitamente a la población palestina desafiar a Israel en la frontera. Ni el abstenerse de recordar que todo país normal debe defender su frontera, muy especialmente cuando el vecino es un territorio gobernado desde hace más de 10 años por una organización terrorista. Acá el tema no era una marcha pacífica de los vecinos, sino disturbios violentos durante los cuales también hubo disparos, tras semanas de constantes intentos de infiltración de Gaza a Israel y también cargas explosivas colocadas sobre la cerca fronteriza.

Y ni que hablar de lo ilógico de hablar de “masacre” sobre lo que ocurrió el viernes en la frontera entre Israel y Gaza, y no saber abrir la boca para condenar hechos infinitamente más cruentos en Siria y otros lares. ¿Será porque en el caso de Gaza, los disparos fueron de israelíes?

Fuente: Montevideo.uy
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario