La DAIA recordó el Holocausto a 75 años del levantamiento del gueto de Varsovia

El presidente de la entidad, Ariel Cohen Sabban, emitió un fuerte discurso contra el antisemitismo. También hablaron el ministro de Justicia, Germán Garavano y la sobreviviente del Holocausto Marion Epinguer


La DAIA realizó este jueves en el Centro Cultural Kirchner (CCK) el acto central por el Día del Holocausto, que recuerda a las víctimas del nazismo, en ocasión del 75 aniversario del levantamiento del gueto de Varsovia.

El emotivo encuentro tuvo lugar en la sala sinfónica del CCK , donde también asistieron, entre otras figuras, el presidente de la DAIA, Ariel Cohen Sabban; el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; el ministro de Educación, Alejandro Finnochiaro; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el ministro de Justicia, Germán Garavano, y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

El acto estuvo marcado por el recuerdo de la tragedia vivida por la comunidad judía durante la segunda guerra mundial y por el dolor que pasaron millones de familias a lo largo de las últimas décadas. Sobresalió un pedido claro de lucha contra el antisemitismo por parte del presidente de la Daia, el ministro de Justicia y Marion Epinguer, una sobreviviente del Holocausto.

"No puede ni debe haber tolerancia alguna para quienes incitan al odio y desprecian la democracia", fue el principal reclamo de Cohen Sabban durante su discurso, donde hizo hincapié en el juicio contra una banda neonazi que se lleva adelante en Mar del Plata y en donde la DAIA es querellante. En ese sentido, le pidió a la Justicia que sea "implacable a la hora de castigar este tipo de hechos para que nunca más se vuelvan a repetir".

El presidente de la DAIA afirmó que "en Argentina se vive mucho mejor que otros años pero sigue habiendo focos de antisemitismo". "En este país vivimos el horror de la judeofobia: el ataque a la Embajada de Isarael, a la AMIA y el asesinato a Alberto Nisman evidencia un odio que viene de lejos y que aquí tuvo complicidades locales", precisó.

Cohen Sabban puso especial énfasis en el memorádum con Irán, al que describió como "un intento descarado por dotar de impunidad a los responsables del atentado a la AMIA", y en la muerte del fiscal Alberto Nisman, a la que calificó como "un gran golpe para todos los argentinos que queremos justicia". En esa línea, agregó´: "Queremos que de una vez por todas la Justicia avance sobre el asesinato del fiscal Nisman".

Por otra parte, Garavano aseguró que la lucha contra el antisemitismo "es y tiene que ser una política de Estado" y recordó que uno de los primeros pedidos que le hizo el presidente Macri fue "dejar sin efecto esa apelación y dejar caer ese bochornoso e impresentable memorándum de entendimiento con Irán".

"En qué cabeza puede caber avanzar con ese tipo de instrumentos frente a los trágicos atentados terroristas que vivió nuestro país, que sufrimos todos los argentinos, pero que estuvo directamente dirigido a la comunidad judía", sostuvo en referencia al pacto con Irán.

"La memoria del Holocausto, que fue la mayor tragedia criminal de la humanidad, es algo que tenemos que recordar y es un fuerte compromiso con los derechos humanos que tiene este gobierno", precisó. Además, resaltó que no entiende cómo "hay quienes pueden negar y minimizar" el Holocausto y cómo existen personas que puedan "simpatizar con ideas tan aberrantes y repugnantes" como las del nazismo.

El último discurso fue el de Marion Epinguer, una sobreviviente húngara del Holocausto, que generó el aplauso de pie del público y la emoción en cada uno de los presentes.

Epinguer recordó el sufrimiento de su familia y el que le tocó padecer a ella cuando tenía 11 años. La discriminación, el padecimiento, la humillación, el sometimiento y la hostilidad que sufrieron quienes la rodeaban en una casa donde, según recordó, "el sentimiento era de orgullo y valor de ser quienes éramos". "Agradezco a mis padres esta postura que me dio fuerza y me acompaño a lo largo de toda mi vida", sostuvo.

En una de sus intervenciones más emotivas, Epinguer aseguró: "Este gran acto no es un lamento. Sino un homenaje a la supervivencia de nuestro pueblo. Lloremos a los que no pudieron vivir pero y señalemos a los que, a pesar de todo, acá estamos".

Durante su discurso, la sobreviviente recordó el padecimiento que atravesó en los años donde el nazismo asesinaba al pueblo judío. "Sufrí los horrores de los campos de concentración. Estuve escondida, fui traicionada por gente que cobró para salvarme y luego nos denunció, sufrí la separación de mis padres en algunos momentos, viví en casas señaladas para judíos, escuché insultos, llevé estrellas, sentí la angustia que me rodeaba, viví los bombardeos, incluso el de mi hogar. Pero en la cama de mi madre, siempre había un lugar para calmar miedos y una palmadita que significa: 'Ya se va a terminar pronto'".

Los discursos estuvieron intercalados con expresiones artísticas y acciones para recordar a los millones de judíos asesinados, como el encendido de velas que realizaron doce sobrevivientes del Holocausto. Durante la noche cantaron el Coro Polifónico Nacional de Ciegos "Carlos Roberto Larrimbe", el Coro de niños de las escuelas J.N Bialik, Devoto y Centro Hebrero Ioná, Jazán Gabriel Fleischer, Antonio Birabent y Patricia Sosa.

Fuente: Infobae
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario