SETENTA AÑOS DE SACRIFICIO: UN SALUDO GLOBAL A LOS SOLDADOS CAÍDOS DE ISRAEL


Si alguna vez has estado en Israel por Yom Hazikaron, el Día de Conmemoración para los soldados y fuerzas de seguridad que hicieron el último sacrificio por la patria judía, lo más probable es que nunca lo olvidarás.

DEBORAH FINEBLUM

Incluso si de alguna manera te pierdes las ceremonias oficiales en honor a los caídos, no hay forma de dormir con la sirena que suena en el estado judío a las 8 p.m. y luego nuevamente a las 11 a.m. a la mañana siguiente. En ese momento, los israelíes de todo el mundo se congelan en el aire, haciendo un depósito en el banco, en mitad de la clase de matemática, a medias en un correo electrónico o en un vehículo compartido, mientras el tráfico se detiene y la gente sale de sus autos y permanece completamente en silencio.

Ambas instancias representan un largo minuto de quietud en un país que no es conocido por su reticencia. En ese momento, toda la nación de Israel se detiene para recordar a los 23,632 soldados y fuerzas de seguridad que han entregado sus vidas para defender el estado de Israel.

A menos que seas israelí o estés relacionado con alguien que dio su vida por su país, es posible que no veas a los padres, hermanos, hermanas, viudas y huérfanos desconsolados que se reúnen todos los años en el Monte Herzl para llorar y reflexionar en las tumbas de sus seres queridos.

Por ejemplo, la familia Mizlavi está entre la multitud que se congrega allí todos los años para presentar sus respetos a su hermano tío primo Tzadok Mizlavi, un artista gráfico de 28 años de The Jerusalem Post que murió en la Guerra de Yom Kipur en 1973.

“La mayoría de los israelíes han perdido a alguien“, dice su hermana menor, Tzadika Mizlavi. Entonces, cuando se le pidió participar en un nuevo proyecto para honrar a los 23.632 del 70 aniversario de Israel esta primavera, Mizlavi, una maestra de la Escuela Shulamith para niñas en Brooklyn, se apresuró a decir “sí”.

“No solo es especial para mí, sino que realmente queremos que nuestras niñas comprendan los sacrificios hechos para poder tener a Israel“, dice Mizlavi, que tenía 24 años cuando mataron a su hermano. “Nunca olvidaré a mi padre diciendo en la shiva: ‘Que sea el último en morir’“.

Este año, además de las tradiciones establecidas, existe una nueva forma para que los judíos de todo el mundo honren a estos héroes caídos.

Lanzado en febrero, “Yizkereim: honrar a los caídos de Israel” (Yizkereim es en hebreo “recordarlos”) ya ha recolectado más de 21,000 actos de jesed (“bondad”), ya sea servicio público, oración, aprendizaje de la Torá o tzedaká (“caridad”) por un judío en algún lugar del mundo en memoria de los caídos.

Un proyecto de la organización internacional judía Olami – en asociación con la Fundación Afikim y el Ministerio de Asuntos de la Diáspora de Israel – Yizkereim está diseñado para “mantener viva la memoria de cada soldado con acciones positivas en su memoria“, dice Karen Hochberg, que dirige la programación comunitaria para Afikim. “Estoy tan impresionada con las acciones creativas y afectuosas que las personas ya han realizado“.

Cuando se publican en el sitio web, las familias en duelo pueden leer sobre estos actos hechos en nombre de sus seres queridos. Y cientos de miembros de la familia, informa Hochberg, han pedido estar conectados con los judíos de la diáspora que están honrando a su soldado caído.

Aunque muchas de estas buenas acciones están planeadas, el tributo de Steven Grutman a Shlomo Ashkenazi fue espontáneo. Paseando por las calles de Washington, DC, el joven de la Universidad de Maryland espiaba a un hombre que parecía estar sin hogar y con hambre. “Le dije que iba a cenar y si quería venir conmigo“. El hombre aceptó rápidamente, y agregó que nunca antes había comido comida mexicana, pero estaba dispuesto a intentarlo.

Durante la cena, el hombre dijo que había estado sin trabajo durante algunos años. “Y le encantó la comida mexicana“, agrega Grutman. “Darle de comer me hizo sentir que hacía lo correcto en la memoria de este soldado“.

Hasta la fecha, unas 190 escuelas, congregaciones y grupos se han sumado al proyecto, y se han realizado o comprometido más de 21,000 acciones positivas en la memoria de los soldados. El objetivo de Hochberg: “Usar cada acto de bondad para mantener vivos sus recuerdos“.

Además, cada acto de ‘jesed’ deja una vela virtual “encendida” “ardiendo” en el sitio web. Un evento culminante para “Yizkereim: Honra a los Caídos de Israel” está programado para Yom Hazikaron, el 17 de abril en el Museo de Queens en Queens, Nueva York, el mismo edificio donde las Naciones Unidas votaron para aprobar la independencia de Israel en 1947.

El Rabino Joel Landau de la Congregación Adath Israel de San Francisco tenía una motivación extra para comprometer a sus feligreses a honrar a 100 soldados caídos: sirvió en las Fuerzas de Defensa de Israel en la década de 1980, y vio a amigos morir por la causa. “Pero además de mi conexión personal, creo que Israel es la tierra de todos los judíos, y estos son nuestros muchachos que murieron por nuestra patria. Pagaron el precio por todos nosotros, por lo que tenemos una gran deuda de gratitud“.

Es especialmente potente, agrega el rabino, cuando las familias se hacen cargo del proyecto juntas.

A los 37 años, el CEO de Olami, David Markowitz, es demasiado joven para recordar la mayoría de las guerras que resultaron en estas bajas, pero lo suficientemente mayores como para apreciar el impacto que su sacrificio tiene en la comunidad judía contemporánea.

Y, al igual que otros programas de asociación de Olami, que conectan a 25,000 estudiantes y jóvenes adultos para el compromiso judío, el aprendizaje y la práctica cada semana, la campaña de Yizkereim también está activa en los campus universitarios. “Cuando conocemos la vida de nuestro soldado caído y luego crecemos de alguna manera judía para honrarlo, atrae a la diáspora judía y a los israelíes“, dice Markowitz. “Nos recuerda que somos un solo pueblo“.

Para maximizar la participación, el sitio web ha sido traducido al ruso, español y francés, junto con el hebreo y el inglés.

Este proyecto es una oportunidad única para que los judíos de la diáspora honren a los israelíes que han realizado el mayor sacrificio, destaca Michal Nordmann, madre de tres hijos de Tel Aviv que se mudó a Israel hace cinco años y ahora dirige las comunicaciones para Olami. “Cuando vivíamos en Estados Unidos, no había sirena en este día, ninguna ceremonia en la que pudiéramos cantar ‘Hatikva’ con otros mil judíos“, dice. “Estos soldados renunciaron a sus vidas no para tener un buen lugar donde vacacionar, sino para recuperar nuestra antigua patria, un lugar que todos los judíos de todo el mundo pueden llamar su hogar“.

La educadora Mizlavi de Nueva York dice que “el hecho de que un adolescente judío en Estados Unidos haga algo en nombre de nuestro hermano tantos años después, significa mucho“. Ninguno de nosotros soñó jamás que algo así sucedería”.

Para inscribir a su familia, escuela, club o congregación en Yizkereim, visite: honorisraelsfallen.com.

Fuente: The Algemeiner – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario