Mirando hacia atrás, la retirada de Gaza fue un error


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Si Israel hubiera permanecido en Gaza, la brecha económica entre los palestinos en la Franja y en Cisjordania se hubiera reducido, la Autoridad Palestina habría mantenido su dominio, decenas de miles de habitantes de Gaza estarían trabajando en Israel y el nivel de violencia hubiera disminuido.

Los recientes acontecimientos en la frontera de Gaza conducen a una conclusión política sombría: el experimento llamado la desconexión fracasó.

Gaza no está controlada por la Autoridad Palestina, como esperaban los partidarios de la desconexión, incluido yo mismo. Gaza fue entregada básicamente a Hamas, que no logró establecer un gobierno civil allí. En cambio, estableció un régimen militar salvaje que buscaba conflictos y carecía de objetivos civiles. Israel, por su parte, intentó librarse de Gaza, sofocarla y entregarla a la responsabilidad egipcia.

Al final del día, ninguna de las dos opciones fue implementada: Gaza está atrapada en nuestras gargantas, hoy más que nunca. El conflicto no ha terminado. Ha empeorado, y es probable que no termine solo.

La desconexión no fue una iniciativa del “campo de la paz”; fue la iniciativa personal del difunto Primer Ministro Ariel Sharon. En teoría, parecía la solución correcta: el comienzo de un proceso para terminar con la ocupación. Así es como fue presentado por Sharon también.

Pero, inmediatamente después que Israel se retirara de allí, resultó que la Franja no sería como Singapur, sino más bien como Benghazi. Las milicias de Hamas no tenían interés en una transferencia organizada de la producción y los activos inmobiliarios que Israel había dejado atrás. Preferían construir campos de entrenamiento en los invernaderos que cultivar tomates allí. Y la Autoridad Palestina desapareció de la zona. Eso selló el destino del enclave.

La situación económica, social y de seguridad en Gaza se ha deteriorado en los años transcurridos desde la retirada: miles de habitantes de Gaza han muerto en tres guerras contra Israel, decenas de miles han resultado heridos y un número desconocido ha muerto por falta de  agua, electricidad y servicios médicos básicos. En el lado israelí, muchos soldados y civiles han sido asesinados, las comunidades han sido dañadas y miles de millones han sido invertidos en fortificación y en la protección de la frontera.

Nuestro asedio empeoró la crisis en la Franja pero no la creó. Fue creada por el hecho que el destino de los gazatíes se colocó -o más bien se abandonó- en manos de una organización terrorista islámica cruel, violenta, ilegal e incompetente, que no estaba preparada para gobernar como un gobierno responsable. Sin embargo, muchos israelíes, incluidos altos oficiales de las FDI, lo vieron como el menor de los dos males. Lo mismo hicieron muchos políticos europeos y árabes, que no levantaron un dedo para soltarse.

Ahora, decenas de miles de habitantes de Gaza protestan bajo lemas que ni un solo israelí puede aceptar ni identificar. No están protestando contra la ocupación, contra el asedio o contra el traslado de la Embajada de EE. UU. a Jerusalén, como los medios occidentales están informando erróneamente, están protestando contra la existencia real de un estado judío. Y estamos respondiendo con cruel fuego vivo. Estamos disparando sin llorar. Se están muriendo sin llorar. No tienen nada que perder aparte de una existencia miserable y sin esperanza. Es una terrible realidad. Y el odio está rompiendo nuevos récords.

Mirando hacia atrás, la desconexión fue un error. Admito que me equivoqué al apoyarlo, aunque tenía mis reservas. Si Israel hubiera permanecido en Gaza, la brecha económica entre los palestinos en la Franja y los palestinos en Cisjordania se hubiera reducido y se hubiese encontrado una solución para la transferencia de bienes y personas entre Gaza y Hebrón. La Autoridad Palestina hubiera mantenido su dominio, e incluso se hubiese fortalecido. Decenas de miles de habitantes de Gaza estarían trabajando en Israel, como lo hicieron en el pasado, y el nivel de violencia habría  disminuido.

¿Ahora que? Israel no volverá a ocupar Gaza, pero Israel puede servir como un elemento crítico para impulsar un movimiento internacional para liberar la Franja de Hamas y restablecer el gobierno de la Autoridad Palestina. Debemos, por lo tanto, recurrir a la Liga Árabe y los países de la Unión Europea de inmediato y pedir una iniciativa integral que incluya poner fin al asedio, desarmar a Hamas, abrir los cruces entre Gaza y Egipto y devolver a la Autoridad Palestina a la Franja como el único gobierno legítimo.

Porque mientras Israel continúe el asedio, mientras Hamas continúe con el régimen de terror, mientras Egipto permanezca indiferente y la AP siga disfrutando del derramamiento de sangre, nadie estará dispuesto a invertir los miles de millones de dólares necesarios para reconstruir las inversiones críticas de Gaza. que abrirá una ventana de esperanza para los residentes de la tira, aliviará ligeramente su desesperación y enfriará la atmósfera hirviente. El círculo vicioso del derramamiento de sangre no parará de dar vueltas por sí mismo. Por el contrario, sus rondas solo se acelerarán y se volverán más frecuentes, y más desastrosas.

por: Sever Plocker Fuente: Yediot Hajaronot
https://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-5266805,00.html
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario