Una corta historia de la “Derecha” e “Izquierda” en Israel. por David Mandel


Antes de empezar esta corta historia es esencial definir a que se llama hoy en Israel “derecha” e “izquierda”.

Hasta el año 1967 la definición de “derecha” e “izquierda” en Israel era idéntica a la definición de esos términos en otros países, es decir se basaba en actitudes relacionadas a la política económica y social del país.

No hubo durante el Siglo 20 una mejor expresión del socialismo que el invento israelí, el kibbutz, tal vez el único lugar en el mundo donde se cumplía el ideal de Karl Marx (mencionado en su “Crítica al Programa de Gotha”) De cada uno de acuerdo a su habilidad, a cada uno de acuerdo a su necesidad.

Hoy, debido al fracaso del comunismo en la Unión Soviética, al abandono del comunismo en China y a los experimentos socialistas fracasados de Cuba y Venezuela, el socialismo, (exceptos en algunos obcecados) ya no tiene la popularidad que gozaba hace algunas décadas. El kibbutz en Israel dejó de ser lo que fue, y se plegó al mundo capitalista.

Desde 1967, después de que Israel quedó en control de la Cisjordania y de Gaza (debido, no hay que olvidar, a una guerra defensiva), los términos “Derecha” e “Izquierda” en Israel, aunque aún guardan rezagos de factores económicos y sociales,  se refieren principalmente a las actitudes referentes al problema palestino. Para alguien que no conoce el significado israelí de “derecha” e “izquierda” es paradójico que en Israel los partidos de centro izquierda e izquierda tienen más apoyo de las clases sociales de buena posición económica que de las clases populares, que votan primordialmente por la llamada “derecha”.

Israel le debe una enorme deuda de gratitud a la izquierda y centro izquierda. Políticos de esa ideología dirigieron el yishuv (nombre de la comunidad judía durante el Mandato Palestino) desde principios del siglo 20, y fueron ellos quienes declararon la independencia y dirigieron la Guerra de Independencia.

Israel tambien debe gratitud a la derecha. Fue el gobierno de Menahem Begin quien firmó la paz con Egipto (paz fria, pero paz despues de todo) devolviendo todo el Sinaí, un territorio cuya extensión es varias veces mayor que la de Israel, demostrando así que la acusación de que Israel es un Estado expansionista es falsa y sin fundamento. Fueron tambien los gobiernos de derecha y centro derecha quienes liberaron la economía y permitieron el actual auge económico y tecnológico de Israel.

La izquierda y centro izquierda gobernaron Israel desde 1948 hasta 1967, cuando confrontados con la posibilidad de una guerra de exterminio, se formó un Gobierno de Unidad de todos los partidos excluyendo a los comunistas.

En las elecciones de junio de 1977 se produjo lo que el locutor Haim Yavin llamó ¡Maapaj! (transformación, reverso). La derecha, por primera vez en la historia de Israel, logró mayoría y formó el gobierno.

Desde entonces, en los ultimos 41 años, (con algunas intervalos cuando Rabin, Barak y Olmert presidieron los gobiernos), la izquierda ha ido perdiendo posiciones y la derecha y centro derecha tienen hoy el apoyo mayoritario de la población. Un ejemplo de esa decadencia de la izquierda es el partido Meretz que llegó a tener 12 escaños en el año 1999 y en las últimas elecciones, 2015, sólo obtuvo 5.

Gente de izquierda se considera a si misma idealista. Gente de derecha se considera a si misma realista.

La derecha está desilusionada. La izquierda está ilusionada.

El auge de la derecha y la caida de la izquierda no se debe principalmente a las acciones de los políticos israelíes, sino, primordialmente, a las acciones de los líderes palestinos. Las esperanzas que ocasionaron los Acuerdos de Oslo (que fueron aceptados con renuencia por Itzjak Rabin, y, en realidad, fueron iniciativa de Yossi Beilin, posteriomente lider del partido de izquierda Meretz) se desvanecieron por la llamada Intifada, la Guerra de Terror lanzada en el año 2000 por Arafat que continuó hasta su fallecimiento, en noviembre del 2004 y causó más de mil muertos israelíes y diez mil heridos.

La reacción palestina (cohetes, morteros, túneles de terror) a la retirada unilateral de israelíes militares y civiles de Gaza en agosto del 2005 terminó por destruir el optimismo de llegar en un futuro previsible a una convivencia pacífica.

Fueron dos gobiernos de izquierda, (el de Barak en julio del 2000, y el de Olmert en el 2008) los que ofrecieron a Arafat y a Mahmoud Abbas, respectivamente, retiradas territoriales casi completas y la división de Jerusalen. Ambos líderes palestinos no aceptaron las propuestas. Arafat explicó que hacer la paz con Israel sin incluir el “retorno” de cinco millones de descendientes de los refugiados de 1948 (no al futuro Estado palestino sino a Israel mismo) era firmar su propia condena de muerte. “Mañana⸻dijo Arafat⸻estaría tomando te con (el finado) Sadat”.

La derecha en Israel está convencida de que los palestinos quieren la paz, pero una paz sin existencia de Israel. Hasta ahora nada de lo que han dicho o hecho los palestinos da indicios de que hayan cambiado de idea. Por otro lado, el gobierno de derecha de Netanyahu no ha presentado ningun plan para resolver esta situación, dando fundamento a la impresión de que quiere que el status quo permanezca por tiempo indefinido, hasta que surja un Sadat palestino o llegue el Mesías, whatever comes first.

La izquierda dice que esta situación de continuar ocupando otra nación no es ética ni moral, pero no sugiere que se debería hacer si el Estado de Palestina (especialmente si tiene elecciones libres que Hamas ganaría) dispara cohetes desde poca distancia al aeropuerto internacional Ben Gurion.

Todo lo que he escrito en los párrafos anteriores se refiere a la derecha e izquierda sionistas. Pero, también existe una derecha demente y una izquierda con ilusiones lunáticas.

Un extremista de derecha asesinó al Primer Ministro Rabin, y otros han incendiado casas de palestinos.

Extremistas de izquierda exigen la abolición del Estado judío en favor de un Estado unitario que inevitablemente sería de mayoría árabe, donde los judios serían dhymis, como lo fueron historicamente en los países musulmanes.

Es paradójico que la derecha extremista y la izquierda extremista coincidan en el mismo objetivo: un solo Estado entre el río Jordán y el Mar Mediterraneo. La diferencia está en que los extremistas de derecha sueñan con un Estado Judio, y los extremistas de izquierda estan obsesionados por añadir un nuevo Estado árabe a los 21 que ya existen, incluyendo Jordania cuya poblacion es palestina en su mayoría.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario