Daniel Santoro: "El Memorándum con Irán fue un elemento más de distracción de la verdad"


Daniel Santoro, editor de judiciales del diario Clarín y maestro de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, dialogó con Comunidades Plus al cumplirse un nuevo aniversario del atentado contra la AMIA y analizó el avance de las diferentes causas, la postura adoptada por el Gobierno de Cristina Kirchner y su firma del memorándum con Irán, la muerte del fiscal Nisman, y el nuevo juicio que se iniciará en marzo del próximo año contra el reducidor de autos, Carlos Telleldín.

Por Luciano Stilman

- ¿Cuál es tu sensación a 24 años del atentado contra la AMIA?

Siento una sensación de impunidad y la necesidad de colaborar como periodista para que el olvido no tape a las víctimas del atentado contra la AMIA y al asesinato del fiscal Nisman. Yo creo que esa es una de las funciones de la prensa. Es cierto que se ha avanzado en la causa judicial principal, en la reconstrucción de la Trafic que fue utilizada como coche bomba, la acusación de la conexión internacional que fue a través de un comando de la Jihad Islámica de Hezbollah con el apoyo ideológico de Irán, pero obviamente todas las internas de la política argentina, de los servicios de inteligencia, de la Justicia, incluso entre sectores de la comunidad judía, han hecho que no se pudiera avanzar debidamente, al menos en lo que tiene que ver con la conexión local del peor atentado que sufrió la Argentina.

- Hace pocos días el ex canciller Héctor Timerman declaró en la causa por encubrimiento por el memorándum que se firmó con Irán. ¿Qué análisis hacés del avance de esta causa?

Yo celebro que ya esté en juicio oral y público después de todas las vicisitudes que sufrió, porque Cristina Kirchner bloqueó la denuncia del fiscal Alberto Nisman, primero a través del juez Daniel Rafecas y de la Sala 1 de la Cámara Federal, y después intentó hacer una cosa que tiene pocos antecedentes en los tribunales argentinos que fue la de disolver una sala de la Cámara de Casación donde se resolvió finalmente, a través del doctor Gemigniani, la inconstitucionalidad del memorándum de entendimiento con Irán. Entonces, yo creo que ahora va a haber tres jueces que van a tener que decidir si Cristina Kirchner, Héctor Timerman y los demás acusados por Nisman son culpables de haber encubierto a los cinco iraníes que tienen alertas rojas por haberle dado apoyo logístico al atentado.

- ¿Crees que el asesinato del fiscal Nisman estuvo relacionado a su denuncia, como lo indicó la Corte?

Sin lugar a dudas. Como dijo la Corte Suprema de Justicia este asesinato tiene que ver directamente con la denuncia que Nisman había hecho pocos días antes de aquel macabro domingo 18 de enero del 2015, y obviamente había preocupado y provocado un temblor político enorme en Argentina. Como dijeron el juez Julián Ercolini, el fiscal Eduardo Taiano y camaristas con el prestigio de Martín Irurzun, no hay ninguna duda que Nisman murió por

haber hecho esa denuncia contra la máxima expresión del poder político en Argentina en ese momento.

- ¿Hubo avances en la investigación que llevaba a cabo Nisman?

Todos los que continuamos preocupados por este atentado tenemos que seguir presionando a los fiscales de la Unidad de Investigación AMIA para que produzcan más pruebas de la conexión local. Yo creo que la noticia más importante es que en marzo del año que viene va a hacerse nuevamente un juicio oral y público contra Carlos Telleldín, el ex reducidor de autos que entregó la Trafic utilizada como coche bomba, y claramente está demostrado todas las maniobras fraudulentas que hizo en ese vehículo, cambiándole el número de chasis. Creo que es muy importante lo que resolvió la Corte Suprema de Justicia ya hace varios años atrás diciendo que la causa original AMIA estaba contaminada desde el pago de 400.000 dólares a Telleldín en el año 96 para adelante, pero seguía teniendo validez jurídica previo a la maniobra de la SIDE de Menem. Telleldín sigue teniendo una verdad para revelar, así que me parece que el juicio es un hecho muy importante.

- Hace pocos días vimos a Alí Akbar Velayati en Rusia y China, como tiempo atrás a Ahmad Vahidi en varios países de América Latina, aunque la diferencia entre ellos es que uno tiene pedido de captura de Interpol y el otro no. ¿Qué te genera que los implicados del peor atentado terrorista que sufrió nuestro país puedan seguir paseando por el mundo sin ningún problema ni reparo?

Esto demuestra que la única herramienta que tiene la Argentina son las alertas rojas de Interpol, y que la firma del memorándum de entendimiento por parte del Gobierno de Cristina Kirchner hizo que esas alertas rojas se flexibilicen, y aunque Velayati no tenga este pedido de captura internacional, esa es la herramienta que tiene Argentina. Entonces, firmar el acuerdo incluyendo la notificación a Interpol significó claramente eso, y que el Gobierno argentino se metió en un área que no le corresponde por la división de poderes de la República, ya que esto es parte de la Justicia y ese es el camino que hay que seguir peleando, para mantener vivas esas cinco alertas rojas que quedan. El caso Velayati es distinto porque hay que pedir una detención y extradición y eso significa un esfuerzo diplomático, en algunos casos sobre países poderosos como Rusia o China. Para que eso pudiera llegar a suceder, Argentina debería tener otro peso relativo en el concierto internacional. De todas maneras, yo creo que ese es el camino. Que cada vez que estos señores quieran salir de su país tengan que tomar medidas especiales y precautorias, y que otros directamente no puedan salir. Por eso se demuestra que Nisman tenía razón cuando dijo lo de esta negociación de las alertas rojas por parte de el ex canciller Timerman y de Cristina Kirchner.

- ¿El Gobierno de Cristina quería dejar caer las alertas?

No hay duda. Que lo hayan incluido como una notificación automática, más todas las interpretaciones que hubo por parte del asesor legal de Ronald Noble, el ex director de Interpol, diciendo que en otros casos como el de Greenpeace con el Estado de Australia, que si había una negociación diplomática entre Estados o entre las partes intervinientes las alertas rojas se caían. Seguramente todavía hay cosas secretas que las desconocemos, no puede ser que en una Cancillería no haya un solo papel que documente quién escribió el pacto. Susana Ruíz Cerutti, que era la directora de Asuntos Legales del Ministerio de Relaciones Exteriores y una de las máximas autoridades jurídicas en derecho internacional, no fue consultada. Entonces todo eso sigue siendo secreto, lo están ocultando, y esperemos que cumplan con el

deber de contar toda esta parte oscura que no sabemos de la negociación con Irán que empezó en 2011 y terminó con la firma del acuerdo en 2013.

- ¿Qué opinás de la decisión de la querella por parte de AMIA y DAIA, y del Gobierno, de no acusar a los fiscales Mullen y Barbaccia?

Yo estoy de acuerdo que no se haya acusado a Mullen y Barbaccia. Son dos fiscales que conozco personalmente desde hace años, que durante todo ese período difícil después de 1994 arriesgaron su vida y pusieron lo mejor de sí para trabajar. Ellos no sabían del pago a Telleldín, y obviamente, la acusación sobre ellos es endeble.. En cuanto a la acusación que se hizo contra Galeano, lo que puedo decir es que en otros países no se investiga a aquellos que investigaron, excepto que hayan cometido delitos atroces o graves, y esto lo que ha provocado es que desgraciadamente la causa AMIA en Comodoro Py sea como una “causa maldita”, donde los jueces no quieren meterse porque saben que está en riesgo su vida, su carrera. Esta es una opinión muy personal que los demás no tienen que compartir, pero a mi entender esto es contraproducente.

- ¿Crees que en algún momento se puede llegar a lograr justicia?

Yo creo que si no se logra un consenso y se la califica a la causa AMIA como una cuestión de Estado, entre todos los partidos políticos, entre todas las partes intervinientes, va a seguir siendo esto que vemos hoy, con presiones y consecuencias, luchas internas entre argentinos. Si tuviera la posibilidad de dirigir la política criminal en Argentina lo que haría es volver sobre la conexión local, porque el Estado argentino no tiene la capacidad de investigar a nivel internacional, no somos Estados Unidos o Israel que tienen un servicio de inteligencia que puede penetrar en el Líbano o Irán. Nosotros tenemos que hacer el esfuerzo para buscar hasta el último tornillo de la Trafic y siguiendo la pista que dejó Telleldín.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario