LAS HUELLAS DEL NAZISMO EN CROACIA


(Puede que no tenga nada que ver con el fútbol, y hay que felicitar a los deportistas croatas por sus logros notables, pero aprovechemos el entusiasmo para hablar de esto, aunque no sea tan importante para muchos)

El Gobierno croata actual es una coalición integrada por los partidos políticos HDZ (Unión Democrática Croata), de centro derecha; HSP (Partido Croata de los Derechos), de derechas con una plataforma etnocéntrica, y HCSP (Partido Croata de los Derechos puro), de extrema derecha. Durante su gestión, iniciada hace cuatro meses, se profanaron monumentos a las víctimas del Holocausto y del genocidio, actos que han quedado totalmente impunes.

Además, no se castiga a quienes utilizan el saludo ustasha "Za dom spremni" (Listos por la patria), y algunos de sus militantes no esconden sus simpatías por un régimen pronazi croata. Este saludo se pronunció en una manifestación ultranacionalista en Zagreb, donde participó el vicepresidente del Parlamento croata y líder del HSP, Ivan Tepes, en enero pasado, y es coreado también con creciente frecuencia en los estadios de fútbol y conmemoraciones históricas sin que haya sanciones.

La primera propuesta lanzada por el flamante presidente del Parlamento croata, Zeljko Reiner (HDZ), fue que la Cámara recuperara el nombre de "Drzavni Sabor", tal y como se llamaba durante el régimen ustasha.

La Ustacha fue una organización terrorista basada en el racismo religioso nacionalista croata, aliada del nazismo y fundada en 1929 por Ante Pavelić. Se caracterizó por el uso continuado de la violencia terrorista con crueldad extrema para alcanzar su fin último: la independencia de Croacia y la formación de un Estado croata, basando su política en la diferenciación racial y la supremacía étnica del pueblo croata, al que consideraban germano.

Como ejemplo de la actividad de la Ustacha estuvo la creación del Campo de Concentración Jasenovac que el régimen croata usó para encarcelar, torturar y matar judíos, serbios, rumanos, partisanos (croatas que luchaban contra el régimen Ustachá), y cualquiera que ellos consideraran un enemigo. Es difícil establecer el número exacto de prisioneros asesinados en esta versión croata de Auschwitz, pero la cifra oficial y generalmente aceptada es de aproximadamente 70.000 a 85.000 personas. El comandante del campo fue un hombre llamado Dinko Šakić, quien logró salir de Europa para esconderse en Argentina una vez que el régimen Ustaša cayó en 1945.

El 17 de junio de 1998 Dinko Sakic fue extraditado por su participación en los crímenes de lesa humanidad cometidos en el campo de Jasenovac. La justicia croata lo condenó a 20 años de prisión de los cuales había cumplido 10 al momento de su muerte. Su funeral fue motivo de escándalo pues se le permitió ser enterrado con su uniforme de ustacha y además en dicho evento el clérigo que lo presidió, Vjekoslav Lasic, dijo que la ‘corte que sentenció a Dinko Sakic condenó a Croacia y a la nación croata' y que ‘cada croata honorable debería enorgullecerse del nombre de Sakic’.

Fuente: Red Filosófica del Uruguay
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario