AHED TAMIMI Y SU FAMILIA NO SON LOS “SANTOS” QUE QUIEREN QUE CREAS!


A finales de septiembre de 2017, Ahed Tamimi fue una de los oradoras en una conferencia organizada por el Parlamento Europeo en Bruselas. Entre los panelistas de Ahed Tamimi estaba la ‘pionera’ secuestradora de aerolíneas Leila Khaled, quien dijo a la audiencia: “Los nazis fueron enjuiciados en Nuremberg por sus crímenes. Hoy Israel está pasando por impunidad. Deben llevar a los criminales de guerra ante la justicia y decirle a sus gobiernos que deben cesar toda cooperación con el estado sionista”.

Según los informes, Ahed Tamimi también “enfatizó la importancia del boicot” y declaró: “El mundo debe reconocer la causa palestina. La ocupación no es solo el robo de tierra. Nos oponemos al racismo, al sionismo, a todo el sistema de ocupación y no solo al asentamientos”.

Ahed Tamimi, de 16 años, se hacía fiel eco de las opiniones que su padre había expresado repetidamente. En una larga entrevista con Haaretz en febrero de 2013, Bassem Tamimi afirmó que “Israel ha matado la solución de dos estados”.

Explicó más: “Mi conciencia ha cambiado y me ha llevado a la solución de un solo estado, lo que significa la aceptación, no la eliminación del Otro. En el pasado yo quería toda esta tierra sin ningún israelí. Hoy, también acepto a los israelíes. Si todos podemos cambiar nuestra conciencia, podemos crear un país justo”.

La sinceridad de la afirmación de Bassem Tamimi de que ahora también acepta a los israelíes es obviamente dudosa; después de todo, acepta solo a los israelíes que estarían dispuestos a abandonar la visión de Israel como un Estado Judío. Además, si Bassem Tamimi solo quería una coexistencia pacífica, una solución de dos Estados podría ser más prometedora que la solución de un Estado que dice defender.

No hay duda de que Bassem Tamimi y sus parientes activistas aceptan devotos israelíes antisionistas (de izquierda) como Miko Peled, con quien siempre se puede contar para defender a Hamas, casi tan ardientemente como denuncia a Israel.

Pero como he documentado con considerable detalle en los últimos dos años, la actividad en los medios sociales de los Tamimi revela un ferviente odio hacia los judíos y un entusiasta apoyo al terrorismo, que incluye especialmente los ataques terroristas contra civiles y niños.

En octubre de 2015, Bassem Tamimi enfrentó una reacción violenta cuando compartió una publicación en Facebook promoviendo un meme antisemita viral que alega que “los israelíes detienen a niños palestinos para robar sus órganos“, y que “los sionistas controlan los medios para suprimir esta información“.

Esta publicación fue aún más notable dado el hecho de que Bassem Tamimi alienta regularmente a sus propios hijos a enfrentarse a los soldados israelíes, y ha abogado con frecuencia por la participación de niños en protestas y manifestaciones.

Bassem Tamimi también ha dejado en claro que aprecia al grupo terrorista libanés Hezbollah por luchar contra Israel, y ha recompensado un post glorificando a las brigadas Hamas Al Qassam en la página de Facebook de su hija con un “me gusta”.

Dado que Bassem Tamimi a menudo ha enfatizado cuán importantes son las mujeres para la “resistencia” que defiende, es instructivo ver que dos de las activistas femeninas más prominentes de su familia son totalmente inflexibles en su apoyo al terrorismo.

Nariman Tamimi, la esposa de Bassem y la madre de Ahed Tamimi, casi siempre  recurre a Facebook después de un ataque terrorista para alabar al perpetrador como un héroe. La profundidad aterradora del odio de Nariman Tamimi se refleja en una publicación de Facebook que compartió de un miembro de la familia Tamimi en junio de 2016.

Esa publicación honró al adolescente terrorista árabe de la Autoridad Palestina que acababa de asesinar a Hallel Yaffa Ariel, de 13 años, mientras dormía, después de irrumpir en su casa. En lo que respecta a los Tamimi, el asesinato de la adolescente judía por parte de un palestino unos pocos años mayor que ella ayudó a “devolver a la patria su respeto / dignidad”.

Mientras que Nariman Tamimi generalmente publica en árabe en Facebook, Manal Tamimi ha representado a los Tamimi en las redes sociales en inglés durante varios años. Su producción en Twitter, en particular, refleja un intenso odio a los judíos y un apoyo inquebrantable al terrorismo.

Para Manal Tamimi, Yom Kippur es el día en que “Vampiro sionista” [sic] está celebrando bebiendo sangre palestina” , una práctica que espera que eventualmente resulte mortal. Cuando un terrorista árabe asesinó a dos e hirió a siete en un bar en Tel Aviv el 1 de enero de 2016, Manal Tamimi se regocijó: “#TelAviv bajo fuego. No hay ningún lugar seguro donde estos sionistas puedan esconderse”, escribió en un tweet adornado con emojis de victoria.

Pero el apoyo de los Tamimi al terrorismo ya se abordó, y podría decirse, que se blanqueó, cuando el escritor estadounidense Ben Ehrenreich describió por primera vez a la familia en una portada de la revista New York Times decididamente simpática publicada en marzo de 2013.

La ambición de la familia de comenzar una “tercera Intifada” se destacó prominentemente, y Ehrenreich intentó convencer a sus lectores, aparentemente con bastante éxito, de que su negativa a “derrochar el derramamiento de sangre” y su “gran afecto” por sus parientes asesinos era completamente comprensible. De hecho, Ehrenreich se refirió a los “logros de Nabi Saleh” y luego mencionó “una de las primeras acciones militares después de Oslo, [y] la primera mujer en participar en un ataque suicida”.

Lo que Ehrenreich describe con tanto tacto como “una de las primeras acciones militares posteriores a Oslo” se refiere al asesinato en 1993 y posterior quema de Haim Mizrahi, en el que participaron al menos dos parientes cercanos de Bassem Tamimi. Un informe publicado en The Independent poco después del asesinato concluyó que era “un ataque de extremistas decididos a interrumpir el proceso de paz provocando la ira judía”.

La “pionera” miembro de la familia Tamimi que fue “la primera mujer en participar en un ataque suicida” es Ahlam Tamimi, la mente maestra y facilitadora del bombardeo de la pizzería Sbarro en 2001 en Jerusalém, que asesinó a 15 personas, incluidos siete niños y una mujer embarazada, e hirió a unos 130, dejando a una joven madre en estado vegetativo permanente.

En el verano de 2012, menos de 20 años después de que los Tamimi intentaran por primera vez interrumpir el proceso de paz en 1993, el sobrino de Bassem Tamimi, Nizar Tamimi, que estuvo involucrado en el asesinato de Haim Mizrahi, se casó con Ahlam Tamimi en Jordania. Ambos habían sido liberados en el acuerdo por el soldado israelí secuestrado Gilad Shalit. Bassem Tamimi, su esposa y sus hijos asistieron a la boda. Un vídeo del evento muestra a Ahed Tamimi en el escenario con la pareja terrorista, felizmente aplaudiendo a la música.

Por lo tanto, no sorprende que Ahed Tamimi ahora enumerara casualmente “apuñalamientos” y “operaciones de búsqueda de martirio”, es decir, atentados suicidas, como acciones que fomentan la causa palestina. Y no es sorprendente que su madre, que siempre ha sido particularmente franca en su aprobación de Ahlam Tamimi, publicara con orgullo este “mensaje al mundo” en su página de Facebook.

Tampoco se puede culpar a Ahed Tamimi de cómo fue criada, pero esta no es razón para que adultos responsables pasen por alto el furioso odio a los judíos y el entusiasta apoyo al terrorismo propugnado por los padres de Ahed Tamimi y su numerosa familia.

Incluso si los Tamimi solo estuvieran luchando contra [lo que llaman] “la ocupación israelí de Cisjordania”, su fanatismo no sería un buen augurio para ningún acuerdo de paz. Pero los Tamimi nunca quisieron un acuerdo de paz. Siempre han querido la eliminación del único Estado Judío del mundo.

Por: Petra Marquardt-Bigman, investigadora y escritora alemana-israelí con un Ph.D. en la historia contemporánea. Twitter: @WarpedMirrorPMB | Traduce: © israelnoticias.com
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario