El acuerdo Israel-Hamas: escape de Oslo


Salirse de los parámetros de “paz” del presidente Clinton de diciembre de 2000 es un interés supremo de Israel. Irónicamente, este objetivo se ha hecho posible gracias al acuerdo de cristalización con Hamas sobre la Franja de Gaza.

Tanto los oponentes nacionales como externos del acuerdo cristalino entre el gobierno israelí y Hamas ven el acuerdo naciente como una antítesis de la solución de dos estados, y ambos sostienen que todos los asuntos de Gaza, incluido el tema de seguridad, deben ser manejados por Ramallah, base de la Autoridad Palestina (PA). Por el contrario, el Primer Ministro Netanyahu y el Ministro de Defensa Liberman consideran que la preservación de la división de una década entre  Cisjordania gobernada por la Autoridad Palestina y la Franja de Gaza controlada por Hamas es lo mejor para Israel.

¿Por qué, entonces, deberían los dos mantener su objetivo estratégico oculto en lugar de deletrearlo? Porque desean explotar al máximo las ventajas estratégicas de la ambigüedad. La estrategia sagaz siempre se ha basado en la astucia, sus dimensiones ocultas son más importantes y significativas que las abiertas. La verdadera astucia a menudo se manifiesta en un trato cuya dimensión abierta implica ostensiblemente concesiones innecesarias o incluso pérdidas, mientras que debajo de la superficie contiene ganancias masivas. En las palabras de los antiguos Sabios judíos, “No hay bendición excepto por lo que está oculto a la vista”.

Sin duda, debido a la necesidad de disfrazar motivos y objetivos ocultos, a menudo es difícil responder eficazmente a la crítica que se centra exclusivamente en la dimensión abierta de las cosas (por ignorancia de sus aspectos encubiertos o motivos ulteriores). Esta es la posición en la que Netanyahu y Liberman se encuentran en estos días.

La líder de la oposición de la Knesset, Tzipi Livni, ha estado atacando el acuerdo Israel-Hamas, mediado por Egipto, por eludir al “moderado” presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas. Así es como se les presentan las cosas a quienes se apegan obstinadamente al proceso de Oslo, que marcará su 25 ° aniversario el próximo mes. Pero desde el momento de su presentación hace unos ochenta años, la solución de dos estados no tenía una mayoría judía inequívoca, por no mencionar el rechazo total por parte de los líderes árabes palestinos del Hajj Amin Husseini a Abbas (a pesar del doble discurso de este último sobre el tema) La separación de una década entre Gaza y Ramallah bien puede ser un obstáculo para la realización del proceso de Oslo, pero es una oportunidad para aquellos que desean liberarse de ese camino desastroso.

Aquellos que se adhieren a la lógica de Oslo, tal como lo describen los parámetros de “paz” de Clinton en diciembre de 2000 y aceptados por los primeros ministros Barak y Olmert, describen la amenaza potencial de no retirarse a las líneas de 1967 en términos dicotómicos: “O Israel lo hará y no seguirá siendo un estado judío o no seguirá siendo un estado democrático “.

 Pero mientras tanto ha habido grandes acontecimientos que han puesto en duda esta afirmación, especialmente la transferencia del 95% de los residentes palestinos de Cisjordania y toda la población de la Franja de Gaza a la Autoridad Palestina y al gobierno de Hamas

Por supuesto, es posible que Israel se encuentre confinado a la estrecha franja costera, lo que pondrá en peligro su propia existencia, no solo por las formidables amenazas estratégico-militares, sino también por la sofocación de los requisitos espaciales para su población en rápido crecimiento. E incluso si las FDI puedan defender a Israel en el futuro inmediato como desde 1967 y tal como prometieron los acólitos de Oslo (algo que no se puede dar por sentado), ¿Cómo pueden estar seguros  que todavía podrá hacerlo en la próxima décadas?

Merece la pena escuchar a Mahmoud Abbas, que identifica la cristalización del acuerdo Israel-Hamas como una oportunidad para reiniciar el proceso de Oslo. Si tal eventualidad no es favorable para Abbas o, para el caso, para Muhammad Baraka, jefe del Comité de Monitoreo de los árabes israelíes, una organización que rechaza la identidad judía de Israel, debe haber algo en ella que mantenga la esperanza para quienes buscan un nuevo camino. Irónicamente, la liberación del desastroso curso establecido por el proceso de Oslo ha llegado a depender en esta coyuntura particular sobre la cristalización del acuerdo de Gaza con Hamas.

Por Maj. Gen. (res.) Gershon Hacohen es investigador sénior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió en el ejército israelí durante cuarenta y dos años. Él ordenó tropas en batallas con Egipto y Siria. Anteriormente fue comandante de cuerpo y comandante de las Fuerzas Armadas de las FDI

Fuente:  https://besacenter.org/perspectives-papers/israel-hamas-oslo/

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario