En medio de la sequía, agua desalinizada será transferida al Mar de Galilea


El gabinete aprobó un plan de emergencia para transferir agua desalinizada al lago Kinneret (el Mar de Galilea) por primera vez, en medio de una paralizante sequía en curso.

Israel está sufriendo un raro quinto año consecutivo de sequía, clasificado por algunos expertos como un evento de una vez en 100 años. Los planes de emergencia están destinados a abordar la creciente escasez de agua que amenaza con frenar una economía en auge.


A partir de 2019, pequeñas cantidades de agua desalinizada se bombearán al Kinneret, para alcanzar un eventual volumen anual de 100 millones de metros cúbicos de agua en cuatro años.

La desalinización proporciona a Israel alrededor del 70% de su agua potable, y el Kinneret proporciona una cantidad de agua potable aún menor.

“El plan de emergencia para enfrentar el problema de la sequía (…) tiene dos elementos especiales, y no son convencionales”, dijo el Primer Ministro Benjamin Netanyahu en la reunión del gabinete.

“Una es devolver agua desalinizada al Kinneret”. Normalmente derivamos agua del Kinneret y la llevamos a todo el país. Ahora estamos trayendo agua desalinizada al Kinneret porque cuando desalamos agua en el invierno es un desperdicio, no sirve de nada. Estamos convirtiendo al Kinneret en un depósito de agua desalada”.

La sequía está poniendo en peligro el destino no solo del Kinneret, sino también del río Jordán y el Mar Muerto aguas abajo, importantes sitios turísticos y de peregrinación, y fuentes de agua potable e irrigación de cultivos.

La cantidad de agua que fluye hacia el lago ahora está siendo superada por la cantidad que se bombea desde el lago y la cantidad que se pierde por evaporación. Eso pone en peligro al Kinneret y es evidente por la orilla del lago que va en retroceso.

El 1 de junio, la línea de agua del Kinneret medía a 213,46 metros (700 pies) por debajo del nivel del mar, cinco metros por debajo de la línea roja superior. Eso no ha roto el récord más seco en 2001, cuando el lago alcanzó la cresta inferior a 214.87 metros bajo el nivel del mar, la llamada línea negra. Si el Kinneret se contrae más allá de esa línea, el aumento de la acidez podría causar problemas ecológicos, lo que hace problemático bombear agua de salida.

En respuesta, el Ministro de Energía, Yuval Steinitz, cuya cartera incluye la gestión del agua, anunció la construcción de dos plantas de desalinización, una en Sorek y otra en el oeste de Galilea.

Se espera que la cantidad de agua desalinizada se duplique para 2030, según un comunicado del Ministerio de Energía, con el objetivo de bombear 1.100 millones de metros cúbicos de agua desalinizada al año. Cinco plantas actualmente en operación en Israel ya desalinizan unos 585 millones de metros cúbicos por año.

La construcción de una instalación con una capacidad de 200 – 300 millones de metros cúbicos costaría unos NIS 3 mil millones ($ 840 millones), dijo a Haaretz Giora Shaham, directora general de la autoridad del agua de Israel. Al mismo tiempo, el consumo doméstico de agua aumentó en 150 millones de metros cúbicos por año.

Plantas como esa no estarán operativas por varios años. Y con la creciente demanda, eso apenas hace mella en el problema de hoy.

El ministerio no especificó cómo Israel podría suministrar completamente la cantidad adicional de agua desalinizada.

Una desventaja del plan es que el agua de mar desalinizada carece de magnesio. El mineral esencial es necesario para la salud cardíaca y su falta conduce a un elevado riesgo de mortalidad por ataques cardíacos, sobre todo en áreas donde el agua desalada se consume ampliamente.

Otro problema es que la desalinización es una de las formas más caras y contaminantes de proporcionar agua potable.

El gobierno asignará 100 millones de NIS para rehabilitar siete cursos de agua que comenzaron a secarse en Galilea, incluidos el arroyo Ga’aton, el río Na’aman, el río Kishon, el arroyo Hadera, el arroyo Tzipori, el arroyo Betzet y el arroyo Einan.

El agua que normalmente fluye a través de estas corrientes y acuíferos subterráneos al Kinneret casi se ha desaparecido.

Al mismo tiempo, una campaña publicitaria pública ha estado circulando, instando a los israelíes a adaptar más métodos de conservación ya que “no hay agua que desperdiciar”.

En lo que va del año, la cuota de agua se ha reducido para los agricultores, y los clientes habituales podrían enfrentar interrupciones en el servicio.

Por separado, la Autoridad del Agua planea conectar completamente áreas del oeste de Galilea que están aisladas del sistema nacional de agua. Esos municipios actualmente obtienen agua de fuentes y pozos locales.

Steinitz dijo que la propuesta del gobierno evitaría las peores consecuencias de la sequía.

“El plan… proporcionará soluciones a corto y largo plazo, que incluyen: aumentar la desalinización del agua; rehabilitación de arroyos en el norte del país; promover un plan para conectar las áreas desconectadas del sistema nacional; eliminar los obstáculos burocráticos para acelerar la construcción de la infraestructura del agua; e implementar acciones para reducir el volumen de consumo de agua”.

Fuente: Consulado General H. de Israel – Guayaquil / Diario Judío
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario