GUARDIA DE UN BANCO SUIZO SALVÓ LOS REGISTROS DE LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO


En 1997, Christoph Meili, un vigilante nocturno en un banco suizo, evitó que se destruyeran documentos que ayudaron a sobrevivientes del Holocausto a recuperar más de mil millones de dólares • Los documentos provocaron una crisis política para Suiza y llevaron a Meili al exilio en los EE.UU.

El vigilante nocturno suizo que encendió un escándalo por la pérdida de riqueza de las víctimas del Holocausto hace dos décadas ahora está reviviendo la terrible experiencia que implicó su sueño de convertirse en héroe después de que el ejemplo de Oskar Schindler se convirtiera en una pesadilla.

A diferencia de Schindler, Christoph Meili no salvó vidas. Pero filtrando documentos del banco suizo destinados a la trituradora, ayudó a sobrevivientes del Holocausto y familiares de judíos asesinados por la Alemania nazi a ganar justicia y recuperar más de mil millones de dólares.

Las acciones de Meili tuvieron un costo. Su vida sigue estando marcada por un escándalo conducido por los medios que le dio fama mundial, pero a la vez lo obligó al asilo político temporal en Estados Unidos, mientras desencadenaba la peor crisis de Suiza desde la Segunda Guerra Mundial.

Ahora con 50 años, Meili dice que volvería a hacerlo todo de nuevo, a pesar del costo de ser expulsado de la estrechamente unida sociedad de Suiza, que tradicionalmente valora la unidad y la conformidad. Desde que regresó a su hogar, hace nueve años, eligió vivir en relativa oscuridad como vendedor de hardware a tiempo parcial y criador de codornices.

Sin embargo, recientemente resurgió en el ojo público esta semana gracias a un documental sobre las cuentas bancarias de la era del Holocausto de Suiza, publicado la semana pasada.

“He disfrutado de un poco de silencio“, dijo Meili a Reuters antes del estreno en Zurich. “No sé exactamente qué sucederá, pero el tiempo cura“.

Meili filtró los documentos en 1997, cuando las víctimas del Holocausto y sus herederos emitieron una serie de demandas contra los bancos secretos de Suiza. Las demandas buscaban activos que los parientes habían guardado en Suiza para su custodia mientras los nazis llegaban al poder en Alemania y las potencias fascistas del Eje rodeaban el país neutral.

Los bancos suizos pusieron un bloqueo pétreo, alegando que quedaban pocos registros, mientras que las búsquedas posteriores de auditores independientes encontraron miles, con algunas cuentas agotadas por años de tarifas y cargos.

Meili, cuyo trabajo como vigilante lo introdujo en bancos y aseguradoras en Zurich, conocía los informes y una orden del gobierno suizo para preservar los registros bancarios. En sus rondas, vio documentos destinados a ser destruidos, pero solo actuó después de ver la película de Steven Spielberg sobre el industrial Oskar Schindler, que ayudó a salvar a los trabajadores de fábricas judías en la Polonia ocupada por los nazis.

Recuerda haber pensado: “Yo era como Schindler, en la misma situación. Podrías hacer algo. Estas personas te necesitan“.

Este pensamiento lo impulsó a contrabandear dos libros contables del Union Bank of Switzerland, ahora UBS, en enero de 1997, y entregarlos a una organización judía local, que a su vez los llevó a la policía.

El pandemónium resultante lanzó al joven esposo y padre a la luz pública mientras se intensificaba el escrutinio del pasado de guerra de Suiza, especialmente su política de refugiados que rechazó a miles de judíos, así como las compras del país de oro saqueado de la Alemania nazi.

Presentado al principio como un héroe, Meili más tarde se enfrentó a amenazas de muerte como un traidor por ayudar a los grupos judíos a buscar compensación de los bancos suizos que finalmente acordaron resolver las demandas de Estados Unidos por $ 1,25 mil millones. Algunos ciudadanos suizos vieron esto como un chantaje.

Thomas Borer, el diplomático suizo que se convirtió en el hombre clave en la crisis, también asistió al estreno de la película del jueves. “Christoph Meili hizo lo correcto cuando descubrió estos documentos y los llevó a las autoridades“, dijo Borer a Reuters.

“Después, desafortunadamente, debido a su corta edad, inocencia e inexperiencia, fue seducido“, dijo Borer, culpando al abogado de Meili y a los políticos de EE.UU. deseosos de capitalizar el escándalo.

Meili describió que le habían prometido $ 1 millón por su ayuda, pero dijo que pronto se redujo en medio de la confusión personal. Los abogados tomaron su parte, se divorció dos veces y sus inversiones se arruinaron.

Desilusionado con la vida en Estados Unidos, donde se convirtió en ciudadano pero nunca se arraigó realmente, Meili regresó a casa.

Cristiano devoto, Meili está casado nuevamente y trabaja tres días al mes vendiendo talacros en una tienda de bricolaje. Culpa a la persistente malicia suiza por evitar que obtenga un empleo mejor.

“Logramos mucho para las víctimas, pero también vimos mucha política“, dijo. “Mucho dinero, mucha política“.

Fuente: Israel Hayom – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario