Por qué Israel necesita la ley del Estado nacional. Por Tte. Cnel. (Re) Dr. Mordejai Keidar


Mucho se ha publicado en contra de la nueva Ley Básica israelí: Israel como Estado-nación del pueblo judío. Muchos, tanto en Israel como en el extranjero, se preguntan: ¿Por qué es necesario? ¿Cómo puede ser compatible con la democracia? ¿Dónde deja a las minorías, en particular a los árabes musulmanes, que constituyen el 20% de la población israelí?

Para entender la necesidad de la nueva ley de Estado-nación, debemos entender los desafíos a la existencia de Israel en el Medio Oriente. Primero que nada, está el aspecto religioso. Según el Islam, el judaísmo y el cristianismo son Din Al-Batel (religiones falsas o anuladas), mientras que solo el islam es Din Al-Haqq (religión de la verdad). El judaísmo ha sido nulo desde el momento en que el Islam vino al mundo, por lo que no hay razón para establecer un estado judío.

Además, de acuerdo con el Islam, los judíos (y los cristianos) deberían vivir bajo el dominio islámico como Dhimmis (“protegidos mientras se comporten de acuerdo con las reglas del Islam”) y “pagar la Jizya sin control alguno mientras estén completamente callados” (Corán 9:29). Por lo tanto, los judíos no tienen derecho a un estado, ejército o policía, y deben vivir en un estado de humillación perpetua a merced de los musulmanes.

El siguiente es el aspecto nacional. El hecho de que Israel es el estado-nación del pueblo judío es rechazado por todos los vecinos árabes de Israel sin excepción. Consideremos, por ejemplo, el Artículo 20 de la Carta Nacional Palestina, que dice (con mis interpretaciones entre paréntesis): “El Mandato para Palestina, y todo lo que se ha basado en él” (decisiones internacionales para establecer un Estado judío) “se consideran nulo y sin efecto. Las afirmaciones de vínculos históricos o religiosos de judíos con Palestina son incompatibles con los hechos de la historia y la verdadera concepción de lo que constituye la condición de Estado” (no hay historia judía en Tierra Santa). “El judaísmo, al ser una religión, no es una nacionalidad independiente. Tampoco los judíos constituyen una sola nación con una identidad propia; son ciudadanos de los estados a los que pertenecen” (por lo tanto, los judíos debemos abandonar la tierra de nuestros antepasados ​​y regresar a Polonia [Auschwitz], Alemania [Dachau], Iraq, Marruecos…).

La nueva ley pretende dejar lo más claro posible que los judíos son una nación. Como dice la nueva ley, “La Tierra de Israel es la patria histórica del pueblo judío en el que se estableció el Estado de Israel; el Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío en el que cumple su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación; y el derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío”.

Así como Italia es el estado-nación del pueblo italiano y Francia es el estado-nación del pueblo francés, Israel es el estado-nación del pueblo judío.

Sin embargo, hay judíos israelíes que se oponen a la Ley del Estado-Nación por varias razones. La primera es una razón política: debido a que a muchos del lado izquierdo del mapa político no les gusta Binyamín Netanyahu en general, se oponen a todo lo que él y su coalición hacen por rutina.

La razón más importante es lo que ha sucedido desde la década de 1990, cuando Aharon Barak era presidente del Tribunal Supremo. Comenzando en 1992, Barak se enfocó en avanzar y dar forma a la Revolución Constitucional de Israel (una frase que él acuñó), prefiriendo y promoviendo los derechos humanos a expensas del carácter judío del estado. El mejor ejemplo de esta revolución fue lo que sucedió con el Movimiento árabe al-Ard, cuyo objetivo era abolir la naturaleza judía de Israel (es decir, subvertir el Estado de Israel). Al-Ard intentó postularse para la Knesset (el Parlamento israelí) en 1965, pero fue rechazado por el Tribunal Supremo. Treinta y un años más tarde, en 1996, la Corte Suprema bajo Barak permitió que el partido Balad se postulara para la Knesset aunque tenía y todavía tiene una plataforma similar a la de al-Ard en la década de 1960.

Israel también tiene su parte de acólitos multiculturales que naturalmente se oponen a la ley. Cuando los israelíes ven el daño causado en Europa por el multiculturalismo, quieren asegurarse de que están lo más alejados posible de esta idea destructiva. Si los europeos están empeñados en cometer suicidio cultural, es su prerrogativa hacerlo. Pero los israelíes no desean perder su identidad nacional, su patria ancestral, su estado y su cultura. La Ley del Estado-nación está destinada a garantizar que Israel no sea sacrificado en el mismo altar en el que Europa se está suicidando.

Por Dr. Mordechai Kedar, es miembro asociado de investigación senior en el Centro Begin-Sadat de Estudios Estratégicos. Sirvió durante 25 años en la inteligencia militar de las FDI especializado en Siria, el discurso político árabe, los medios de comunicación árabes, los grupos islámicos y los árabes israelíes, y es un experto en la Hermandad Musulmana y otros grupos islamistas

Fuente: PorIsrael.org / https://besacenter.org/perspectives-papers/israel-needs-nation-state-law/

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario