¿QUIÉNES SON LOS DRUSOS DE ISRAEL?

Aunque no son más de 130 mil en un país con ya casi 9 millones de habitantes, su corazón multicolor late por el Estado de Israel desde 1948, y pese a ello, hoy una polémica se cierne alrededor de ellos debido a la nueva Ley Básica “Israel: Estado nación del pueblo judío”.


¿Quiénes son los drusos?

Técnicamente una escisión del Islam, la religión drusa es por ello una monoteísta, como el judaísmo o el cristianismo, cuyo origen se remonta hacia el siglo XI en el Medio Oriente y actualmente sus adherentes, que hablan árabe como lengua materna, viven entre los territorios que corresponden a Israel, Líbano, Siria y Jordania.

De acuerdo a la tradición drusa, su primer líder espiritual fue Jetró, el suegro de Moisés, creen en Dios como la única divinidad existente y tienen un respeto por los escritos y profetas judíos, cristianos y musulmanes.

Aunque sus creencias fundamentales, que tienen un origen místico y filosófico, abarcan aspectos más profundos que están fuera de lo establecido en las tres religiones abrahámicas, aún hoy día muchas de estas son solamente conocidas por un reducido número de sus sabios y líderes espirituales.

Debido a sus creencias particulares, de manera general fueron vistos desde la edad media por las ramas principales del Islam como una “herejía”, y por lo tanto, desde entonces existió cierta distancia entre la comunidad drusa y la población árabe musulmana en las zonas donde vivieron día a día, que culminó trágicamente en persecución en su contra en algunos momentos de la historia, bajo los califatos árabes y el dominio turco otomano.

Hoy en día, la comunidad drusa en su totalidad está compuesta de cerca de 1 millones de habitantes, y poco más de una décima parte de ellos viven en el norte del territorio de Israel desde 1948, cuando se fraguó una alianza entre drusos y judíos al tenor de la Guerra de Independencia de Israel, que los alivió de cualquier persecución hostil en su contra y les permitió una libertad a partir de entonces que persiste hasta hoy en día para ellos.

Enlace Judío pudo charlar con un miembro de la familia Tarif, de donde proviene el actual líder espiritual de la comunidad drusa de Israel, el jeque Mowafaq Tarif, previo a la ceremonia de los 70 años de Israel el pasado mes de abril en el Monte Herzl en Jerusalén.

Fue con el honor otorgado al jeque Tarif de encender una de las antorchas en la ceremonia de Yom HaZikaron, uno de los más grandes homenajes con los que Israel honra a sus ciudadanos de manera anual, como de manera simbólica el Estado enmarcó la amistad y fraternidad con la comunidad drusa en los 70 años del aniversario de su fundación.


Sus característicos tocados de cabeza de color blanco, bigotes prominentes de los líderes y su simbólica bandera de colores a la cual incluso no es raro verla con una Maguén David, son hoy un elemento esencial del Estado de Israel.

Y esto no sólo se queda ahí, ya que existe un gran compromiso de los drusos por el Estado judío, al que defienden enrolándose al ejército para su defensa, y participando activamente en su vida cotidiana social y política. Cerca de 400 drusos han dado su vida en la defensa del Estado de Israel a lo largo de estos 70 años, un compromiso nacional que es muy apreciado por la población judía del país.

Pero pese a este más reciente momento simbólico de hermandad entre judíos y drusos en Israel, que sin duda previó muchos más años de unidad entre ambos, la Ley Básica “Israel: Estado nación del pueblo judío” recientemente aprobada por el gobierno de Netanyahu, ha volcado esto en la percepción de muchos miembros de la comunidad drusa.

La ley, que se planeó desde hace algunos años, consagra a Israel como “el hogar nacional del pueblo judío”, define el asentamiento de comunidades judías como un “valor nacional”, y define al árabe como un idioma con un estatus “especial” en el Estado, eliminando su carácter de oficial que mantuvo por 70 años.

Ahora parte de las Leyes Básicas del país, que fungen como su constitución política, la legislación ha recibido opiniones a favor y en contra, de voces judías y no judías, tanto dentro como fuera de Israel.  Las posiciones a favor resaltan que se equipara el carácter judío con el democrático de Israel sin perjuicio para ninguno de sus ciudadanos, mientras que las opiniones en contra lo ven como una afrenta a las minorías no judías del país, como los árabes o los drusos.

A lo largo de los últimos días se han vivido tensiones en la comunidad drusa en Israel, dentro de la cual muchos de sus integrantes han alzado la voz contra la ley, con legisladores drusos yendo a la Corte Suprema de Israel con el fin de combatirla legalmente, o soldados y oficiales drusos de las FDI lanzando fuertes críticas al sentirse “ciudadanos de segunda clase” por la legislación, al punto de renunciar a su puesto.

El gobierno de Netanyahu ha propuesto un plan para tratar de solventar el problema con la comunidad drusa sin que implique modificar la legislación, que ha sido considera un “momento fundamental” en la historia de Israel de acuerdo al mandatario, y será dentro de los próximos días que veremos el resultado, esperando que la unidad y amistad entre drusos y judíos en Israel siga siendo la misma que la que ha existido por décadas.

Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario