Impulsan candidatura de un médico argentino al Nobel de la Paz


Se trata de Alejandro Roisentul, quien atiende en suelo israelí a los heridos de la guerra civil siria.

La Fundación "Friends of Ziv" lanzó esta semana una campaña global para postular a los médicos al servicio de Israel al Premio Nobel de la Paz. La idea surgió en el famoso presentador de la TV Americana Conan O´Brien, quien quedó impactado por el testimonio del médico argentino Alejandro Roisentul, del Hospital Israelita Ziv, ubicado cerca de la frontera con Siria.

Roisentul, de 53 años, es cirujano maxilofacial y director de la Unidad de Cirugía Maxilofacial de lo que se ha transformado en un hospital de guerra. Durante años busco una explicación a su decisión de permanecer en una zona de alto conflicto, siempre en medio de los bombardeos y la aridez de la guerra constante, cuando su capacidad como médico podría haberlo llevado a destinos de confort y crecimiento económico.

“Es una cuestión humanitaria. Esta gente está totalmente desamparada porque no hay hospitales en Siria. Más de 15 mil médicos han dejado el país desde que empezó la guerra civil. Más de 80% de las instalaciones sanitarias están dañadas”, contó el médico.

Pero una tarde, según relató, llegaron a la emergencia hospital siete pacientes sirios extremadamente heridos. Huesos rotos, golpes, lastimados hasta la médula y desamparados. Si bien jugaban para el equipo de los "enemigos", dentro del hospital fueron atendidos con los mismos protocolos que los propios israelíes.

A partir de 2013, en silencio y bajo la bandera del mismo conflicto durante los siguientes cinco años unos 4.00 sirio -el 17% de ellos, niños- fueron atendidos por manos enemigas del otro lado de la frontera. En la mayoría de los casos, los pacientes llegan inconscientes, después de haber estado dos o tres días heridos en el territorio, descompensados, sin identificación y, mucho menos, historia clínica.

"Recuerdo haber estado operando mientras el hospital era bombardeado", recordó Roisentul.

Un día atendió a una niña siria de seis años con problemas de diabetes. Asistió al hospital a buscar insulina que luego llevaba a su pueblo y la enterraba para no ser descubierta. Al salir del hospital, la nena se despidió emocionada, agradecida por el trato recibido y entonces Roisentul comprendió que la medicina podía ser el remedio para la paz.

"Cuando esa niña sea adulta y le toque decidir entre seguir en guerra contra los que la sanaron o firmar la paz, yo espero que elija la Paz", dijo Roisentul.

Esta semana, en Miami Beach, Roisentul habló con un grupo de personas del proyecto "Life & Hope Project", comprometido a aumentar la conciencia sobre el trabajo humanitario de Israel médicos en Israel y en todo el mundo. Entre ellos se encontraban el rabino Moshé Pitchon, el pediatra argentino Andy Cotton, la médica argentina y fundadora de "Latinas For Health" Jazmín Treni, los benefactores Eduardo González y Jerry Cody, Graciela Perez Lastra, Walter Moyano y empresarios locales como Luis Bebchick y su esposa Laura.

"Debido a que los profesionales de la salud de Israel están construyendo relaciones de persona a persona, uno contra uno, ningún otro esfuerzo es tan exitoso para lograr el diálogo y la cooperación y sembrar las perspectivas de paz y comprensión, por eso merecen el reconocimiento del mundo y el Premio Nobel de la Paz", explicó en su discurso el rabino Moshé Pitchon, de la Fundación Friend of Ziv

La fundación busca recaudar 2 millones de Dólares para ampliar el Hospital. Para ello realizarán una gala en el hotel Fointanblue de Miami el 9 de diciembre de este año.

Sobre Alejandro Roisentul

Nació en 1964 en Buenos Aires. Egresó como odontólogo en la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 1986.

En 1990 se unió al Ejército israelí como dentista, hasta que en 1998 comenzó a trabajar en el Hospital Ziv, en la ciudad de Safed. En el medio se especializó en Inglaterra como cirujano oral y maxilofacial.

En 2013, cuando estalló la guerra civil en Siria, comenzaron a llegar al hospital israelí, ubicado a 40 km, heridos del otro lado de la frontera. Hasta hoy, son 4 mil los que han cruzado, 17% de ellos niños.

Roisentul, fue honrado por la Asociación Estadounidense de Cirujanos Orales y Maxilofaciales con el Premio Especial de la Junta de Fiduciarios, y posteriormente declarado Personalidad Destacada en el campo de los Derechos Humanos por la legislatura de Buenos Aires en Argentina.

Fuente: AJC
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario