PENÉLOPE, AGENTE DEL MOSSAD, UNA DE LAS 5 MUJERES MÁS LETALES DE LA HISTORIA


El diario La Tercera menciona en sus páginas el papel que han tenido las mujeres en el campo del espionaje, quienes dejaron en claro su valía en esta profesión, donde incluso fueron más efectivas que los hombres, muchas de ellas fueron condecoradas por sus servicios.

Los escándalos de espionaje más conocidos y reveladores han tenido como protagonistas a mujeres que definieron guerras o se beneficiaron de ellas. Estas son cinco de las mujeres más letales de la historia según La Tercera.


Mata Hari (1876-1917)

La verdadera y más famosa mujer espía de la historia fue la holandesa Margaretha Geertudia Zelle, ejecutada por un pelotón de fusilamiento francés al ser acusada de contraespionaje en la Primera Guerra Mundial.


Charlotte Corday (1768-1793).

Marie Anne Charlotte Corday d’Armont, conocida como Charlotte Corday y en textos en español de la época y posteriores como Carlota Corday, fue un personaje importante de la Revolución francesa, seguidora del partido de los girondinos, famosa por haber asesinado a Jean-Paul Marat.


Shi Jianqiao (1906-1979)

Su nombre real fue Shi Gulan, sin embargo lo cambió por el de Shi Jianqiao, que simboliza su promesa de vengar la muerte de su padre, quien fue decapitado por el caudillo Sun Chuanfang en 1925.


Brigitte Mohnhaupt (1949)

Brigitte Margret Ida Mohnhaupt fue una miembro del Colectivo de Pacientes Socialistas alemán (SPK)1 y desde 1971 hasta 1982 fue una activista de la segunda generación del grupo Fracción del Ejército Rojo o Banda Baader-Meinhof, siendo la principal responsable del llamado “Otoño Alemán” de 1977.


Agente “Penélope” (Mossad)

Su verdadero nombre fue todo un misterio hasta que un día desapareció dejando atrás sus pertenencias, que incluían un pasaporte británico con el nombre de Erika Chambers.

Conocida como “Penélope”, se cree que la agente del Mossad estuvo detrás del asesinato de Ali Hassan Salameh, el líder del grupo palestino Septiembre Negro que secuestró y posteriormente asesinó a 11 atletas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972.

En respuesta a los homicidios, la primera ministra israelí, Golda Meir, autorizó la “Operación Ira de Dios”, también conocida como operación Bayoneta, que fue una operación encubierta del Mossad, encaminada a asesinar a los individuos que  participaron, de forma directa o indirecta, en la masacre de Múnich.

Luego de sobrevivir a cinco intentos de asesinato, Salameh finalmente murió, junto con cuatro guardaespaldas y dos transeúntes, cuando un coche bomba fue detonado fuera de su apartamento en Beirut en 1979.

Todo indica que la agente Penélope fue quien detonó el dispositivo. Ella vivía cerca del departamento de Salameh e incluso se especula que entabló amistad con él luego de unirse a Septiembre Negro. Desapareció luego del asesinato de Salameh.

Fuente: Enlace Judío / Con información de: latercera.com
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario