Se conocieron fotos inéditas de la batalla con la que comenzó la II Guerra Mundial

Imágenes nunca antes vistas muestran al acorazado alemán SMS Schleswig-Holstein lanzando el primer fuego de la Segunda Guerra Mundial.


Una serie de fotografías tomadas por un marino alemán muestran los primeros disparos de la Segunda Guerra Mundial, lanzados la mañana del 1 de septiembre de 1939 por el acorazado nazi SMS Schleswig-Holstein contra la base polaca de Westerplatte en la ciudad de Danzig (actualmente Gdansk).

El acorazado nazi disparó a quemarropa dejando el puerto completamente destruido. El ataque marcó el comienzo de la batalla de Westerplatte, la primera de la contienda, que después de siete días de lucha provocó que Polonia cayera ante los nazis. En las imágenes también se pueden apreciar las consecuencias del bombardeo en Danzig: el muelle en llamas y las instalaciones portuarias destruidas.

Las fotos pertenecían a un historiador británico desde la década de 1960, pero jamás habían sido publicadas hasta el momento. Se prevé que el álbum se venda por alrededor de 329 dólares.


La batalla de Westerplatte fue desigual. La base polaca estaba defendida por 210 soldados (27 de ellos reservistas civiles) al mando del comandante Henryk Sucharski, que durante una semana demostraron una bravura pocas veces vista. Adolf Hitler no eligió al azar ese lugar para iniciar la contienda. Era una de las pocas salidas al mar con las que contaba Polonia.

Las fuerzas polacas habían establecido aguantar 12 horas hasta que llegaran refuerzos. No poseían gran armamento: un cañón de campaña de 75 mm, dos cañones antitanque de 37 mm, cuatro morteros y algunas ametralladoras.

Los alemanes llegaron al lugar con una mentira. Le pidieron permiso a Polonia poder entrar al puerto con un barco en "visita de cortesía". El barco era nada menos que el acorazado SMS Schleswig-Holstein,  armado con 22 cañones y con una tripulación con 225 infantes de Marina.

Además, por tierra llegaron 1.275 soldados de las SS bajo el mando del general de la policía Friedrich Eberhardt.


La batalla comenzó a las 4.45 del 1 de septiembre de 1939. Era el comienzo de la II Guerra Mundial. Empezaba la invasión a Polonia, llamada "Operación Blanco". El Schleswig-Holstein comenzó a bombardear el lugar con ferocidad. En 8 minutos cayeron casi 700 proyectiles de largo alcance. 

El líder alemán creía que en unas horas todo estaría terminado. Se equivocaba. En el primer día de combate el ejército nazi perdió 82 hombres.

Los días siguientes, el ejército alemán detuvo el ataque.  Esperó el apoyo de la Luftwaffe (la fuerza aérea nazi), que llegó y empezó a devastar. Mató ocho soldados, destruyó el búnker número 5, la emisora de radio, las bombas de los depósitos de agua, los morteros y los antitanques. Pero no podían con los polacos que al quinto día de defensa ya no tenían agua ni víveres.


Hitler, en Berlín, estaba desesperado. No podía creer que una pequeña guarnición resistiera de esa manera. Y sus tropas, el sexto día, lanzaron un tren en llamas contra la fortaleza polaca, pero el maquinista tuvo miedo y no logró hacer chocar el convoy contra la paredes del fuerte.

Pero el hambre y la sed hicieron que los polacos se rindieran al séptimo día. Los soldados nazis admirados por la valentía de ese grupo de defensores, formaron una doble fila e hicieron la venia cuando los polacos pasaron entre ellos. .

Los polacos sufrieron 15 bajas y 50 heridos. El ejército nazi, en la primera batalla de la II Guerra Mundial sufrió 150 bajas y 100 heridos. Victoria pírrica. El comienzo de seis años que marcarían el descenso a los infiernos en el planeta...

Fuente: Clarín
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario