EL ACUERDO DE PAZ ENTRE ISRAEL Y JORDANIA ES FUERTE, A PESAR DE LA INGRATITUD DE AMMÁN

Al negarse a renovar el anexo del acuerdo de paz que permite al estado judío arrendar 2 parcelas de tierra, el rey Abdullah está intentando en gran medida evitar la presión política interna


POR AVI ISSACHAROFF

Si bien los titulares sobre la decisión de Jordania de no renovar los anexos del tratado de paz que arrienda la tierra fronteriza al estado judío fueron drásticos, no se espera que el paso desestabilice los lazos del Reino Hachemita con Jerusalén.

El anuncio del domingo del rey Abdullah de que Amman había decidido terminar el contrato no sorprendió a muchos en Jerusalén. La presión del público jordano para hacer el movimiento era evidente, incluso de organismos como el colegio de abogados del país y la mayoría de los miembros del parlamento.

Hace varios meses, el diplomático Marwan Muasher, ex ministro de Relaciones Exteriores jordano que tiene vínculos con la familia real, publicó un artículo en los medios locales diciendo que era importante devolver las tierras a manos jordanas.

Muasher, el primer embajador de Jordania en Israel después de la firma del tratado de 1994, y otros funcionarios de alto rango no publicarían tales artículos a menos que tengan la intención de indicar una tendencia dentro de los círculos internos del rey. Si bien podía tratarse de meros deseos, definitivamente fue publicado en el periódico.

En esta etapa, el movimiento parece estar dirigido a fortalecer el estatus público de la familia real, particularmente entre los opositores a la normalización con Israel.

La decisión significa que Jordania retomará el control de dos áreas arrendadas a Israel por 25 años para uso agrícola en virtud del acuerdo de paz de 1994, una en Naharayim en el norte y otra en la zona de Tzofar en el sur del desierto de Arava. Los contratos de arrendamiento expiran el próximo año y pueden cancelarse con un aviso de un año.

Las áreas son actualmente enclaves israelíes en áreas bajo soberanía jordana, y desde que se firmó el tratado de paz, los israelíes han podido ingresar y salir de ellas fácilmente y cultivar tierras agrícolas. Pero incluso después del anuncio del rey, ambas partes tienen un año para discutir la decisión antes de su implementación.

Jordania ha estado lidiando en los últimos años con la preocupante islamización que inquieta mucho a Ammán. En consecuencia, la opinión pública se ha vuelto cada vez más antiisraelí y beligerante, debido, entre otras razones, a la paralización de las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.

Ocasionalmente, emergen células terroristas islamistas, atacando a las fuerzas de seguridad jordanas y matándolas en números nunca antes vistos. Las autoridades temen que esos ataques estén ganando apoyo público.

También cabe destacar que algunos jordanos se unieron al grupo terrorista del Estado Islámico en los últimos años, y algunos años antes, los ataques terroristas del “mentor” jordano del Estado islámico, Abu Musab al-Zarqawi, inspiraron la creación de la organización yihadista.

El segundo problema de Jordania en los últimos años ha sido el cambio demográfico y económico que está experimentando. El número de refugiados que huyeron de Siria e Irak al reino se estima en 1,5 millones de personas, de un total de casi 10 millones en Jordania. Del mismo modo, gran parte de su población original son palestinos. No se espera que los sirios regresen a sus hogares en el corto plazo debido a la condición actual de la nación devastada por la guerra.

La declaración de Abdullah, espera la familia real, podría al menos temporalmente desviar la opinión pública de los grandes problemas del país, tanto en seguridad como en economía. Entre ellas se incluyen protestas recientes generalizadas contra el rey y contra el entonces primer ministro Hani Mulki por imponer nuevos impuestos, protestas que llevaron a la renuncia de Mulki en junio.

Amman espera que el nuevo anuncio refuerce a Abdullah como monarca que no duda en enfrentarse a Israel cuando hay un claro interés jordano en juego.

Y, de hecho, los medios de comunicación jordanos celebraron el anuncio el lunes, con la trompeta principal del diario Al-Ghad, “La decisión es una victoria para Jordania“.

“El liderazgo Hachemita“, dijo el informe, “siempre pone la defensa de los intereses jordanos, la tierra y los ciudadanos, a la cabeza de la lista de prioridades, a pesar de las dificultades arraigadas en las circunstancias regionales que rodean a Jordania“.

Por ahora, la reacción de Jerusalén ha sido relativamente suave. Israel entiende la delicada situación, y solo después de un año de negociaciones sabremos el resultado final.

Aún así, la declaración del rey es un ejemplo de ingratitud jordana. Israel ayuda enormemente a la familia real diplomáticamente, y los lazos financieros tampoco son malos. Cuando se trata de seguridad, la cooperación entre los países se puede describir entre “excelente” y “excepcional“, una relación que se mantiene cuidadosamente por debajo del radar.

Mientras tanto, Jordania, como de costumbre, está invirtiendo esfuerzos significativos para minimizar la fuerza de esos lazos, al tiempo que emite declaraciones dramáticas como las del domingo.

Fuente: The Times of Israel / Traducción: Silvia Schnessel / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario