EL TIROTEO EN ONCE CONMOVIO A INSTITUCIONES JUDIAS

La balacera entre un ladrón que conducía un auto robado y móviles policiales que lo acosaban, coincidió en momentos del viernes a la noche que mucha gente salia de las sinagogas zonales y a 100 metros de AMIA. El auto robado pasó como un bolido perseguido por patrulleros intercambiando disparos justo en el frente de la sinagoga de la escuela Talpiot para luego doblar por Viamonte, a 50 metros de AMIA y doblar por Uriburu estrellandose en la plaza Houssay. Hubo por lo menos 40 disparos intercambiados y el sábado por la mañana la zona apareció acordonada para ser analizada por los peritos.
Las cámaras de seguridad de Talpiot captaron el preciso momento y serán usadas por la justicia.


Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario