El Senado distinguió al rabino Fishel Szlajen con la Mención de Honor "Domingo Faustino Sarmiento"

Es la primera vez que la cámara alta le entrega su máximo reconocimiento a un rabino. Fue homenajeado "por su contribución académica a la sociedad argentina"


El doctor Fishel Fernando Szlajen recibió la Mención de Honor "Domingo Faustino Sarmiento", el máximo reconocimiento del Senado a toda persona física o jurídica del país. La ceremonia fue un hecho sin precedentes: es la primera vez que un rabino es distinguido por el órgano legislativo nacional con su principal condecoración. El acto de premiación se celebró en el Salón Arturo Illia del Palacio Legislativo ante un auditorio que ovacionó al académico.

El rabino Fishel Szlajen es considerado una de las autoridades y referentes más notables en el campo de la filosofía judía aplicada, una disciplina basada en el erudito y metodológico análisis del acervo cultural judío. Conjugó su formación religiosa y científica con el desempeño en la investigación académica y la docencia universitaria, "ampliando el conocimiento e instrumentándolo técnicamente para encontrar alternativas resolutorias a las diversas problemáticas contemporáneas en diferentes ámbitos tales como ética, bioética, educación, medio ambiente, política, género y multiculturalismo", según su propio juicio.

La distinción le fue entregada gracias a iniciativas de las senadoras María Cristina Fiore Viñuales, de Salta, y María Belén Tapia, de Santa Cruz. La senadora Fiore, presidenta del Partido Renovador salteño, lo catalogó como un gran defensor de la vida y argumentó los motivos de la premiación: "Por su aporte a la filosofía judía aplicada, y porque asiste desde el judaísmo y para toda la sociedad a la construcción de un ser humano con mayor dignidad".

La senadora fue la primera expositora de la gala. Centró su discurso de agradecimiento en la disertación del rabino en el debate sobre la legalización del aborto. "Fue verdaderamente un placer escuchar al rabino Szlajen cómo defendió la vida y la contribución que nos dio a los legisladores. Conozco el aporte valioso que ha dado al judaísmo y la filosofía judía pero yo les quería decir a todos ustedes muchísimas gracias por prestárnoslo un ratito, porque ha sido impresionante lo que nos ha enseñado y de lo que de él hemos aprendido". Dijo que los conocimientos del rabino pueden ser útiles para lograr la unión de los argentinos: "Nos puede dar grandes respuestas para las inquietudes de hoy y sobretodo para avanzar en esa asignatura pendiente que tenemos los argentinos: dejar de lado las diferencias y empezar a ver qué nos hermana para luchar por una sociedad más justa y equitativa".

"Les quiero agradecer profundamente a las senadoras no sólo por mi nominación sino también por haberse tomado el tiempo de evaluar mi trayectoria tanto en el campo académico como en el comunitario. Ambas han demostrado un coraje cívico y moral en los últimos debates legislativos dignos de ser emulados, estando a la altura de las circunstancias, resistiendo estoicamente al corriente proceso de deshumanización, de cosificación y descarte, sobreponiéndose a la colonización ideológica y defendiendo los valores fundamentales, base de la civilización occidental", respondió el rabino en diálogo con Infobae.

En su discurso, además de retribuirle la gratitud a las senadoras que promovieron su reconocimiento, agradeció a Dios por haberle dado la posibilidad de llegar a ese momento y a su esposa y madre de sus cuatro hijos por su inspiración y el tiempo robado a su familia para dedicarse a sus labores académicos. Se pronunció sobre la crisis axiológica de la sociedad argentina que según su interpretación atraviesa todos los dominios y se refleja "en una ética de la mismidad que sugiere la posibilidad de hacer y deshacer lo que se desee, revistiéndolo luego de justificaciones racionales o bien, y ante su carencia, formulando falacias y tergiversaciones de la propia realidad".

El doctor Fishel Fernando Szlajen desarrolló su ponencia: "Es, básicamente, un escenario donde el yo ejerce una fuerza tan subordinadora y alienante que simula una nueva naturaleza, resultado de la esclavización del hombre por sus propios vicios y, en particular, una desmedida autonomía como nueva norma cultural donde la pasión del propio sujeto es el valor supremo. Así se explica la pauperización argumental, la mentira generalizada, la vileza de carácter y la exacerbación ideológica, conllevando una degradación globalizada sólo pudiendo revertirse a través de una rectificación en los paradigmas retomando los postulados comunes que dieron origen a la humanidad como tal".

El homenajeado es rabino y doctor en Filosofía, profesor en la Universidad de Buenos Aires, director del Departamento de Cultura de la AMIA y docente en filosofía judía en diversas universidades y otras instituciones educativas nacionales y extranjeras. El año pasado fue nombrado por el papa Francisco como miembro ordinario de la renovada Pontificia Academia para la Vida (VAN) y se convirtió así en el primer religioso judío en integrar la prestigiosa entidad vaticana.

Publicó sus investigaciones en libros, papers y artículos, disertó en varios congresos y simposios, cosechó premios, distinciones y becas nacionales e internacionales por sus destacados aportes y contribuciones desde la perspectiva judía a las diversas problemáticas actuales. Como consecuencia de su laureada trayectoria, el Senado decidió otorgarle su más valioso reconocimiento "por su contribución académica a la sociedad argentina". La Mención de Honor "Domingo Faustino Sarmiento" es una distinción que se entrega desde 2004 a personas físicas o jurídicas del quehacer cultural, deportivo, profesional, artístico y académico, por su obra destinada a mejorar la calidad de vida de las instituciones y sus comunidades.

Fuente: Infobae
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario