Hamás intenta de nuevo manipular

Mientras Israel permite que el combustible, los bienes y el dinero ingresen a Gaza, Hamas está tratando de llevar a cabo ataques terroristas dentro de Israel.


Por Yoav Limor

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

El jueves Hamas intentó su táctica habitual: la guerra psicológica. La divulgación de información supuestamente relacionada con la operación de las fuerzas especiales de las FDI en Gaza el 11 de noviembre pretende ser una manipulación que Hamas espera que produzca ciertos resultados.

Hamas probablemente tiene varios objetivos en mente. El primero, como siempre, es avergonzar a Israel: señalar un foco en las sombras y mostrar que la operación fracasó, y revelar las identidades de los soldados y convertir a los cazadores en presa.

El segundo objetivo es reunir información. Hamas no puede estar seguro  que la información que tiene sea correcta. Espera que los ciudadanos israelíes difundan la información, la compartan y la charlan, preguntándose naturalmente si reconocen a alguien. Hamas espera que esto lo ayude a verificar o desacreditar la información que tiene.

El tercer y más importante objetivo es entender lo que sucedió. ¿Qué estaba haciendo el equipo de comando encubierto en Gaza cuando fue detectado? ¿Estaban al comienzo de su misión o al final? ¿Cuál era su objetivo específico? Las fotografías difundidas después del incidente indican que Hamas tiene algún equipo que los soldados dejaron atrás y está tratando de reconstruir para qué se usó. Espera que la charla israelí revele más del rompecabezas.

El cuarto y último objetivo es empañar a Israel a los ojos de los jugadores regionales, específicamente Egipto y Qatar, como responsables de comenzar la última ronda de combates. Además, es probable que Hamas quiera señalar a sus socios en la región (principalmente a Irán y Hezbollah) que Israel no está inactivo, incluso después que se detienen los disparos.

Desde esta perspectiva, el censor de las FDI tenía razón al prohibir la publicación de las fotos en Israel. Podemos reflexionar sobre la efectividad de tal medida en un mundo de redes sociales e intercambio de información, pero nadie ha lamentado nunca el daño que no se causó. Si bien no está claro qué tan exitosa será la censura, no hay duda que la operación fue claramente necesaria para la seguridad del país.

Hamas, sin embargo, no es el único capaz de jugar este juego. Pocos minutos después  que el grupo terrorista publicara las fotos de la operación de las FDI, la agencia de seguridad Shin Bet dijo que había descubierto una célula terrorista de Hamas en Hebrón que estaba planeando ataques masivos en el corazón de Israel. Más allá de frustrar un complot terrorista y salvar vidas, el objetivo es empañar a Hamas y su liderazgo, y mostrar que mientras Israel permite que el combustible, los bienes y el dinero ingresen a Gaza, Hamas está tratando de llevar a cabo ataques terroristas dentro de Israel.

La revelación de este complot terrorista arroja luz sobre otros dos detalles interesantes. La primera es que Hamas sigue intentando explotar el humanitarismo de Israel para permitir que las personas enfermas ingresen para recibir tratamiento médico. El segundo y más importante detalle es que los líderes de Hamas en Gaza, no en el extranjero, orquestaron este complot. Si bien esto puede parecer semántico, porque lo que importa cuál de las dos manos en el mismo cuerpo instigó un ataque terrorista, aún ilustra dos cosas: Hamas en el extranjero, bajo el liderazgo de Sala al-Aruri en Turquía, está luchando por poner ataques terroristas en movimiento, y la sede del grupo en Gaza está tratando de suplantarlo a pesar de los obstáculos que impone Israel.

La publicación simultánea de estos dos asuntos es un recordatorio que incluso si las cosas parecen estar en calma, los problemas en Gaza todavía están burbujeando bajo la superficie. El viernes, como un reloj, las masas se reunirán a lo largo de la valla de seguridad para sus enfrentamientos semanales con las tropas de las FDI, y como es habitual, estos enfrentamientos pueden provocar nuevas hostilidades. Aunque ambas partes no quieren que esto suceda, sus acciones podrían llevarlos a una conflagración no deseada. Solo podemos esperar que Israel esté utilizando esta pausa para reforzar sus activos y mitigar los riesgos potenciales, mejorando así su posición inicial antes de que comience la próxima ronda de combates

 Fuente: Israel Hayom
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario