Israel debe tomar una decisión sobre Gaza


Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron

Durante más de una década, Israel ha evitado decidir si sus intereses están mejor atendidos manteniendo el estado actual de los “dos estados palestinos”, o al ver que Gaza se reincorpora a la Autoridad Palestina. El resultado es una situación de crisis crónica insostenible que empodera a Mahmoud Abbas y es una pérdida para Israel.

En enero de 2006, los residentes de la Autoridad Palestina (AP) acudieron a las urnas por la insistencia del gobierno de Bush, que quería que se celebraran elecciones allí como parte de su política para democratizar el Medio Oriente. El pensamiento de los estadounidenses era que los palestinos, que tenían, según los estándares árabes, una clase media relativamente grande y bien educada, eran buenos candidatos para la democratización. La esperanza era que si los palestinos, que eran pesos ligeros tradicionales en el mundo árabe, pudieran democratizar con éxito su sociedad, sería un catalizador para una democratización similarmente exitosa de los pesos pesados ​​del mundo árabe, como Irak, Egipto y Siria.

Tanto Israel como varios estados árabes, incluyendo Jordania, Arabia Saudita y Egipto, recomendaron posponer las elecciones con el argumento que había un peligro real que Hamas ganara. Le dejaron en claro a la administración de los Estados Unidos que Hamas, el afiliado de la Hermandad Musulmana Palestina, promovió una agenda jihadista radical. Los estadounidenses insistieron en que las elecciones continuaran, y dado que ni Israel ni los estados árabes querían oponerse a los Estados Unidos, aceptaron lo que consideraban una mala decisión.

Las elecciones se llevaron a cabo. Por supuesto, Hamás ganó, dando a la Hermandad Musulmana su primera victoria electoral en un estado árabe (el AKP, que se considera a sí mismo como el afiliado turco de la Hermandad Musulmana, ha estado en el poder en Turquía desde 2003). Este evento sembró vientos de cambio que eventualmente se convertirían en la “Primavera Árabe”, un apodo erróneo si alguna vez hubo uno.

Fatah, que había gobernado la Autoridad Palestina desde su inicio en mayo de 1994, y antes  que dominara la política palestina desde fines de la década de 1960, se negó a entregar pacíficamente el poder. Un año después de la elección, la milicia de Hamas (Izz ad-Din Qassam) se apoderó de Gaza por la fuerza, matando o expulsando a todas las fuerzas de la Autoridad Palestina. Desde entonces, Gaza ha sido una entidad política separada de facto.

Israel nunca ha decidido si sus intereses serían mejor servidos perpetuando y formalizando el status quo de dos estados palestinos, o viendo a Gaza revertir al status quo. Durante más de una década, Jerusalén se ha limitado a las respuestas tácticas. Cuando la agresión de Hamas alcanza niveles inaceptables, las FDI montan incursiones militares limitadas para contener a Hamas y evitan asiduamente formular una estrategia coherente.

Inicialmente, esta política puede haber tenido algunos beneficios por encima de la conveniencia en la política nacional. Sin embargo, los acontecimientos recientes en los últimos 12 a 24 meses han dejado claro que su vida útil ha caducado.

La priorización de la conveniencia política sobre los intereses de seguridad nacional ha creado una situación en la que Israel ha puesto el destino de los residentes del noroeste de Negev en manos del pato cojo líder de Cisjordania, Mahmoud Abbas. Él decide si más de 60,000 israelíes duermen en sus habitaciones o en cuartos de seguridad y refugios, y si atienden sus cultivos o los ven arder. Si decide que le interesa reducir las tensiones, permite que más ayuda y fondos ingresen a Gaza, aliviando de alguna manera las condiciones extremas que existen. Si siente que le interesa aumentar las tensiones, actúa para reducir el flujo de suministros humanitarios. En respuesta, debido a que, gracias a una década de mala administración de Hamas, las condiciones son tan malas en Gaza, unos pocos días de destrozos son suficientes para poner a Gaza al borde de una crisis humanitaria que amenaza el gobierno de Hamas.

La única manera de terminar este juego del gato y el ratón que se juega en la espalda de los residentes de las ciudades y comunidades rurales adyacentes a Gaza es que Israel tome una decisión. Debe elegir si sus intereses radican en perpetuar y formalizar la separación de Gaza de Cisjordania, o en ver cómo retorna a un control total de la Autoridad Palestina. Hasta que tome esta decisión, no puede comenzar a desarrollar una estrategia coherente, un requisito previo para lograr cualquier resultado deseado.

La historia ha demostrado que la estrategia israelí basada en acciones puramente unilaterales por lo general falla, y no hay razón para creer que esta vez sea diferente. En otras palabras, cualquier estrategia israelí basada en una acción unilateral, independientemente de si su objetivo es la reunificación o la separación formalizada, probablemente sea inviable.

En cambio, Israel debe formular una estrategia en consulta con los estados sunitas moderados con los que está desarrollando una alianza de facto, y asegurarse  que Jerusalén y esos estados estén en la misma página a este respecto. Este es un requisito previo para obtener el apoyo internacional, o al menos la aceptación internacional, que sería vital para garantizar un resultado exitoso, independientemente de la opción que se elija en última instancia.

Una estrategia de reunificación requeriría un derrocamiento de la administración de Hamas. Desde una perspectiva puramente militar, Israel puede lograr esto. Sin embargo, a menos que Israel pueda estar seguro  que no tendrá que cargar con la responsabilidad de volver a ocupar y administrar Gaza, sería una locura de la primera magnitud emprender tal tarea. La Autoridad Palestina es apenas capaz de proporcionar un gobierno mínimamente funcional en Cisjordania, y mucho menos asumir la tarea masiva de rehabilitar las infraestructuras colapsadas de Gaza. Esto significa que Israel debe forjar un acuerdo internacional que incluya un compromiso férreo para proporcionar una fuerza internacional que asumiría la responsabilidad de Gaza, garantizar la seguridad pública y proporcionar el nivel de gobierno competente requerido para su rehabilitación física.

Debido a que no hay almuerzos gratuitos, y mucho menos cuando se trata de la diplomacia del Medio Oriente, Israel tendría que hacer algún tipo de compromiso con la Autoridad Palestina en Cisjordania. Como incluso los compromisos relativamente modestos que requeriría un acuerdo interino minimalista son un anatema para la base fundamental del gobierno actual, esto requeriría que el gobierno elija entre el interés estratégico y la conveniencia a corto plazo. Este es el tipo de elección que los políticos aborrecen y tienden a evitar durante el mayor tiempo posible.

Una estrategia de separación puede parecer más aceptable políticamente, pero este no es necesariamente el caso. Cualquier acuerdo que otorgue a Hamas el reconocimiento internacional, la legitimidad y la ayuda financiera que anhela debe incluir al menos una desmilitarización parcial. Si no lo hace, es un acuerdo de bombardeo en lo que respecta a Israel.

Hamas solo estaría de acuerdo  si teme que la alternativa sea su expulsión forzosa del poder. Hamas sabe muy bien que, si bien Israel puede derribarlo fácilmente, no puede permitirse los costos económicos y políticos de convertirse nuevamente en la potencia ocupante responsable de gobernar a una población empobrecida y predominantemente hostil de más de 1,5 millones. Por lo tanto, sin la amenaza del apoyo internacional, eso sería un requisito previo para derrocar a Hamas si rompe el acuerdo, cualquier acuerdo de este tipo sería un desperdicio de tinta y papel.

Lograr tal apoyo podría plantear un problema político interno, ya que no sería sin costo. Independientemente de la estrategia que elija el gobierno israelí, requerirá algún tipo de pago diplomático, lo que volverá al tema: conveniencia política frente a intereses estratégicos nacionales.

No decidir puede ser conveniente en lo que respecta a la política de la coalición, pero ha perdido su último trocito de viabilidad desde un punto de vista estratégico. El status quo ha dejado a Jerusalén sin opciones efectivas para garantizar la paz y el bienestar del sur de Israel, ya que no puede derrocar a Hamas ni alcanzar un acuerdo aceptable y viable con ella.

Peor aún, ha creado una situación en la que Israel podría verse obligado a hacer el trabajo sucio de Abbas por él. Quiere recuperar el control de Gaza, pero sabe que no tiene el poder para lograrlo. Sin embargo, al congelar los salarios y vetar los suministros humanitarios a Gaza, tiene el poder de intensificar las tensiones hasta el punto en que Israel y Hamas terminan peleando una guerra. El único ganador de tal guerra sería Abbas, ya que terminaría con Israel invadiendo Gaza y eliminando a Hamas, algo que nunca puede esperar lograr por sí mismo. Luego aceptaría magnánimamente liberar a Israel de la carga de asumir la responsabilidad de gobernar la población de Gaza. Israel habría desperdiciado la sangre y el tesoro, y Abbas cosecharía los frutos.

Hasta que el gobierno israelí priorice la estrategia por encima de la conveniencia, tome una decisión, formule una estrategia adecuada y efectiva para lograr esa decisión y actúe para implementarla de manera efectiva, el status quo actual, que no sirve a nadie más que a Abbas, permanecerá en vigor.

Por Jonathan Ariel. Es un nativo de Sudáfrica que se desempeñó como oficial de inteligencia en el ANC y posteriormente trabajó con Mandela. En Israel, fue editor de noticias de Makor Rishon , editor en jefe de Ma’ariv International y editor en jefe del sitio web en inglés de Jerusalem Online Channel 2 News

Fuente: https://besacenter.org/perspectives-papers/israel-gaza-plannning/
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario