Saeb Erekat, Airbnb y el movimiento BDS. Por Embajador Alan Baker


En recientes tuits y declaraciones, el propagandista y secretario general de la OLP y principal negociador palestino Saeb Erekat ha celebrado una decisión tomada por la compañía internacional líder en alojamientos “Airbnb” de eliminar del listado de apartamentos vacacionales en ciudades, aldeas y asentamientos de Israel en Cisjordania que la compañía considera se encuentran “en el centro de una disputa entre israelíes y palestinos”.

La decisión por parte de Airbnb se basa en una carta enviada en enero del 2016 por Erekat en nombre del “Estado de Palestina” al presidente de la compañía Airbnb condenando la “colonización ilegal de Palestina” y la promoción de alquiler de casas “en los asentamientos ilegales dentro del ocupado Estado de Palestina”.

La frecuentemente repetida y tediosa propaganda del Sr. Erekat sobre este tema, así como también de otros temas relacionados con la situación palestino-israelí, se basa en determinaciones, exageraciones y mentiras defectuosas, parcializadas y altamente partidistas. De hecho, todo esto desmiente su activa participación a la hora de negociar los Acuerdos de Oslo con Israel.

Las distorsiones de Saeb Erekat

Saeb Erekat debería saber que no debe distorsionar los hechos, las leyes y la historia… por lo que manipular a Airbnb y a otras compañías y organismos para que se involucren en temas que no tienen ninguna conexión y sobre las cuales no ayuda, en absoluto, a contribuir positivamente en algun tema.

Al contrario, al permitirle a Airbnb ser manipulad por el Sr. Erekat, este está perjudicando a una gran mayoría de clientes judíos, cristianos y musulmanes, que trabajan juntos en las áreas que Airbnb viene boicoteando. De hecho, los hogares en Cisjordania que ahora están siendo boicoteados por Airbnb son tema de continuas negociaciones que están bajo los Acuerdos de Oslo.

Pero, sobre todo, Airbnb se ha mostrado políticamente motivada e involucrada de una manera más partidista, señalando únicamente a Israel. Este apoya y motiva a un movimiento abiertamente hostil que intenta causarle un daño económico y cultural a Israel y aliarse con organizaciones y grupos hostiles que apoyan actos de violencia y de terrorismo en contra de Israel.

@Airbnb dice que ya no se beneficiará económicamente de los asentamientos ilegales sobre los territorios palestinos robados. El líder palestino defensor del BDS dijo que la decisión es un “paso importante” pero llamó a todas las compañías que trabajan dentro del área de turismo a no lucrarse más de los asentamientos ilegales israelíes.

Airbnb afirma “creer que la práctica de viajar al estilo persona-a-persona posee un valor considerable y nosotros deseamos ayudar a reunir gente en tantos lugares como sea posible alrededor del mundo”.

En lugar de dedicarle tales incansables y negativos esfuerzos para tratar de socavar y minar a Israel y a su liderazgo en todos los foros y oportunidades posibles, uno pudiera esperarse que Saeb Erekat, el principal negociador palestino y secretario general de la OLP, dedique sus esfuerzos a alentar y llevar a su pueblo a la convivencia pacífica entre ellos mismos al igual que con Israel.

De hecho, basado en su propia y extensa experiencia negociadora, su conocimiento de los problemas y sus conexiones íntimas con todos los niveles del liderazgo israelí, uno pudiese haber esperado que este sirviera como un puente entre los palestinos e Israel, para infundir confianza mutua en lugar de desconfianza y abogar por una coexistencia pacífica en lugar de abogar por el boicot y la deslegitimación.

Las erróneas, engañosas y parcializadas representaciones y determinaciones de Saeb Erekat hacia la empresa Airbnb deben ser corregidas:


  • Aunque Erekat habla en nombre del “Estado de Palestina”, tal estado no existe ni nunca ha existido. Es incompatible con las ya aceptadas normas en derecho internacional para la creación de un estado.
  • Si es que en alguna oportunidad tal estado existiera es tema de negociación entre palestinos e Israel sobre la condición permanente de los territorios, según lo acordado en los Acuerdos de Oslo, los cuales fueron negociados y redactados por el propio Saeb Erekat.
  • El liderazgo palestino apoya su afirmación de estado en la no-vinculante Resolución de la Asamblea General de la ONU No. 67/19 aprobada en el 2012, que recomendó mejorar el estatus de la delegación de observadores palestinos de la ONU a “condición de estado observador no-miembro en las Naciones Unidas”. Ellos han manipulado a los organismos internacionales para que crean que esta resolución es la fuente de autoridad del estado palestino. Sin embargo, la Asamblea General de la ONU no tiene el poder ni la autoridad legal para establecer estados ni tampoco determinar su condición de estado.
  • Esta resolución no fue más que una recomendación política no-vinculante, sin ninguna autoridad legal.
  • Esto se confirma por el hecho de que la propia resolución pide reanudar las negociaciones sobre un acuerdo de paz general entre las partes palestina e israelí. Dado que estas negociaciones tienen la intención de determinar el estatus permanente del territorio y la naturaleza de la entidad palestina que gobernará el territorio, claramente cualquier afirmación de que la resolución estableció un estado no posee sustentación alguna. Cualquier reclamo sobre el establecimiento o la existencia de un estado palestino es claramente prematuro y prejuzga el resultado de las propias negociaciones exigidas por la resolución.
  • Como no existe un estado palestino, no existe ningún “estado palestino ocupado” o “territorio palestino ocupado” tal como afirma Erekat. La solución al problema de los territorios en disputa y su condición y fronteras futuras, así como también el estatus de las partes israelí y palestina, se acordaron sobre los temas de negociación, negociados por el propio Erekat.

Como tal, las maliciosas acusaciones de Erekat respecto a la “colonización ilegal” y violaciones del Cuarto Convenio de Ginebra y el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional son incompatibles con los compromisos propios y de los palestinos en los Acuerdos de Oslo, según lo redactado por Erekat. Tales compromisos de Oslo incluyen la división interna de poderes y autoridad en las áreas entre una Autoridad Palestina e Israel y el compromiso de negociar el tema de los asentamientos y el estatus permanente de los territorios.

La confianza de Saeb Erekat en las disposiciones del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional asume falsamente que la corte posee jurisdicción sobre los territorios en disputa. Esto se presenta como algo deliberadamente engañoso. Dado que no existe un estado palestino y por lo tanto, un territorio palestino, el tribunal no puede ejercer jurisdicción sobre un área cuyo estatus depende de las negociaciones.


  • La intención palestina de convertirse en parte del Estatuto de Roma y facultar a la Corte Penal Internacional con jurisdicción tiene una connotación legalmente defectuosa, ya que solo los estados soberanos pueden ser parte de los Estatutos y la Corte. La postura palestina frente a la Corte, así como también el estatus de las muchas quejas que estos han emitido contra los líderes israelíes, son de hecho legalmente defectuosas y aún tienen que ser examinadas jurídicamente.


El hecho de que Airbnb se haya dejado manipular y presionar al señalar a Israel y unirse a un boicot de las ciudades y pueblos de Israel en Cisjordania es muy lamentable.

Es aún más lamentable ya que todo esto se basa en las acusaciones erróneas, engañosas y maliciosas de Saeb Erekat. Se espera que Airbnb de alguna u otra manera percibirá esta desafortunada manipulación.

Fuente: Hatzad Hasheni
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario