Arrojan nueva luz sobre el sitio en el que la Biblia ubica el Arca de la Alianza

Las excavaciones arqueológicas en Israel también permitieron confirmar que la colina en la que se encontraba fue hecha por el hombre.


Excavaciones realizadas en la colina de Kiryat Yearim (Israel) aportaron información sobre el sitio en el que habría estado el Arca de la Alianza y sobre su cuál habría sido su finalidad.

Encabezadas por el profesor Israel Finkelstein, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv e integrante de la Academia Nacional de Ciencias, las investigaciones sugieren que el reino de Israel utilizó la colina para controlar a Judá y no al revés, como figura en la Biblia. En ese marco, señalaron que el Arca habría sido un símbolo de la unidad entre esos dos reinos.

Para llegar a esta conclusión, publicó el diario Haaretz, centraron las tareas en la colina en la que en la actualidad se encuentra la iglesia de Nuestra Señora del Arca de la Alianza y el convento de una orden francesa, en las afueras del poblado de Abu Ghosh.

Una colina artificial
“Antes de comenzar a excavar, vi que la colina no era natural, fue hecha por el hombre”, expresó Finkelstein, al señalar que en la parte superior hay un montículo levantado por cuatro muros de contención —hallados durante las tareas—, que crearon una plataforma que fue rellenada con tierra. Ese lugar, mencionado en la Biblia, era el centro de gobierno de Kiryat Yearim.

En cuanto a las paredes, el especialista explicó que tienen entre “110 por 150 metros y seis metros de altura”. “Van de norte a sur y de este a oeste en una línea completamente recta, con un error de un máximo de un grado. Eso no es coincidencia”, agregó. El trabajo que costó construirla sugiere que se trataría de un importante lugar de culto, además de ser el centro administrativo para el control de Judá y Jerusalén.

Una vez que se supo que la colina había sido construida por el hombre, los investigadores intentaron definir cuándo fue hecha. Para ello utilizaron un método llamado luminiscencia ópticamente simulada, que estableció como fecha de origen el período entre el año 1150 a.C. y el 770 a.C. Respecto de quien ordenó su creación, aseguraron que todo apunta a Jerobam, quien gobernó el norteño Reino de Israel, descartando a Judá y a Asiria. En la época del rey David, el sitio ya había sido abandonado.

Tras analizar todas las variables, Finkelstein concluyó que el Arca muestra una ideología de unificación entre los dos reinos hebreos. “El reino de Israel bajo Jerobam desarrolló un sistema de santuarios clave que estaban conectados a sus importantes tradiciones”, dijo, y agregó que “en Kiryat Yearim estaba el santuario del Arca de la Alianza”. “Estaba ubicado en la frontera entre los dos reinos y ubicar un centro administrativo en esa frontera era un acto simbólico de unificación”, concluyó.

Fuente: RT / UnidosxIsrael
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario