Portales opositores sirios: Irán consolida su presencia al este de Siria y al oeste del Éufrates, para formar una línea continúa desde Irán a través de Irak y Siria, hasta el Mediterráneo


A lo largo de los 7 años de crisis en Siria, Irán ha aprovechado la inestabilidad en el país para consolidar su presencia en el lugar. A nivel militar, envió a las milicias chiitas a Siria[1] y estableció bases militares allí.[2] En otros niveles, colaboró con el régimen sirio para modificar el origen demográfico del país y convertir a su mayoría sunita en una mayoría chiita y actuó en obtener el apoyo de la población local a través de la prédica y dispensando ayuda material.

En los primeros años de la crisis, estos esfuerzos se concentraron en las áreas del centro y oeste de Siria.[3] Luego de derrotar a las fuerzas opositoras allí, el régimen y sus aliados se dirigieron hacia Siria oriental y a las regiones cercanas a la frontera iraquí y a finales del 2017 anunciaron que recuperaron los enclaves mayores del EIIS en esas regiones, las ciudades de Deir Al-Zor y Al-Bukamal. El este de Siria es de gran importancia estratégica para Irán, porque completa la continuidad territorial que se extiende desde Irán hasta el Mediterráneo. Además, las fuerzas estadounidenses que apoyan a las milicias kurdas se concentran en esa región, al este del Éufrates. La presencia de Irán allí amenaza a estas fuerzas y por ende, puede servir como una carta bajo la manga en las negociaciones que se suceden respecto a los Estados Unidos. Cabe señalar que en las últimas semanas, Siria e Irak han estado discutiendo la apertura del cruce de la frontera Al-Bukamal, que permitirá libre circulación de movimiento de las fuerzas iraníes en la zona.

Sin embargo, a Irán no le es suficiente con el paso libre a través de su frontera, sino que actúa tratando de consolidar su presencia en la zona este de Siria por los mismos medios que empleó en las partes central y occidental del país. Según los medios de comunicación opositores sirios y los diarios árabes que se oponen al régimen de Assad, desde finales del 2017, Irán ha estado reforzando sus milicias chiitas en la región (iraquí, la afgana y otras) y ha instalado en el lugar a milicianos y sus familias allí y también ha actuado sembrando a los chiitas entre los lugareños a través de la prédica y el proveer asistencia social, modificando de esta manera las condiciones demográficas de la región con el propósito de crear una mayoría chiita, en lugar de una sunita.

Este documento dará un repaso a los informes en los medios de comunicación de la oposición siria y los medios de comunicación árabes opuestos al régimen de Assad sobre los esfuerzos de Irán para consolidar su presencia al este de Siria.

Fuerzas del CGRI y milicias chiitas desplegadas hacia el oeste del Éufrates

El 13 de octubre, 2018 el centro de Investigación Nors, que se opone al régimen de Assad, publicó el mapa que se muestra a continuación, señalando el despliegue de las fuerzas en el área de Deir Al-Zor para ese momento. Según el mapa, “las milicias de Assad e Irán” controlan el área al oeste del Éufrates (marcado en color rojo), mientras que las milicias kurdas controlan el área al este del río (en color amarillo), y el EIIS controla un área entre las dos (denotado en color gris).[4]

Las fuerzas iraníes al este de Siria incluyen las fuerzas del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) y las milicias chiitas leales a Irán, la principal de ellas Liwa Fatimiyyoun (una milicia de combatientes afganos) y Al-Nujaba y Abu Fadl Al-‘Abbas, siendo estas parte de las Unidades de Movilización Popular (UMP). Se dice que los combatientes de Hezbolá también se encuentran presentes allí. Según Ahmad Ramadan, director del canal de noticias anti-Assad Furat Post, las fuerzas iraníes y respaldadas por Irán se encuentran desplegadas en la orilla occidental del Éufrates, entre Deir Al-Zor y Al-Bukamal y también en la ciudad de Hatla en la orilla este del río, muy cercana a las fuerzas kurdas.[5] La sede del CGRI en la región está ubicada en Al-Bukamal y el comandante regional del CGRI es Hajj Suleiman.[6]

Para proteger a las fuerzas de ataques aéreos tales como el ataque ocurrido el 18 de junio, 2018 contra el cuartel general de las milicias al sur de Al-Bukamal, en el que murieron decenas de combatientes, muchas de las fuerzas están estacionadas en puestos temporales y en barrios residenciales en Al-Mayadin y Al-Bukamal.[7] Sin embargo, informes afirman que las milicias en ocasiones ondean sus banderas sobre sus posiciones,[8] presumiblemente para mostrar su presencia a la población local. Se dice que las fuerzas en Al-Mayadin están concentradas en una zona muy sellada, en la que solo pueden ingresar sus miembros y que se encuentra fuertemente protegida, incluso por drones.[9] Según un informe, la llamada a los rezos escuchada en esa área ahora es la versión chiita de ello.[10]

Las fuerzas del régimen sirio y las fuerzas iraníes compiten por el control del territorio

Aunque las fuerzas iraníes y las milicias respaldadas por Irán cooperan con las fuerzas del régimen sirio, según informes, también existen tensiones entre ellos y competencia por el control de las áreas al este de Siria, tal como sucedió anteriormente en otras partes del país.[11] En algunos casos, las tensiones han conducido incluso a intercambios de fuego y arrestos. Las fuerzas iraníes y respaldadas por Irán generalmente poseen ventaja, lo que sugiere que son ellos quienes tienen el control efectivo. En agosto, 2018 por ejemplo, varias milicias chiitas intercambiaron disparos con las Fuerzas de Defensa Nacional (FDN) del régimen como parte de las luchas por el control del territorio y donde murieron combatientes de ambos lados. Según un informe, el PMU iraquí incluso despachó una fuerza para capturar una posición de las FDN en la frontera entre Siria e Irak.[12] En octubre, 2018 se repitieron los enfrentamientos y las milicias respaldadas por Irán detuvieron a miembros de las FDN.[13] Algunos afirman que las milicias respaldadas por Irán castigan a las fuerzas del régimen que persiguen a los locales,[14] que pueden ser parte del esfuerzo realizado por estas milicias para obtener apoyo de los habitantes locales.

Las relaciones de las fuerzas iraníes con Rusia: Coordinación junto a las luchas de poder

Las milicias chiitas iraníes y las respaldadas por Irán también compiten con los rusos por el control del territorio, aunque ambas partes intentan evitar los enfrentamientos armados. Parece ser que en este caso es Rusia quien posee la ventaja y las milicias generalmente obedecen sus directivas. En octubre, los portales opositores sirios informaron que las milicias chiitas habían evacuado varias posiciones en Al-Mayadin y Al-Bukamal a favor de las fuerzas rusas y se retiraron a las áreas cercanas en Siria e Irak.[15] Varios días después, los comandantes del ejército ruso se reunieron con funcionarios del CGRI, incluyendo el comandante de la organización en la región Hajj Suleiman, en la sede del CGRI en Al-Bukamal para formular un “mecanismo de operación conjunto” para las fuerzas de la región.[16]

La reunión y eliminación de las milicias respaldadas por Irán podrían haber tenido la intención de evitar que estas milicias se enfrentaran directamente con las fuerzas kurdas en la región y con las fuerzas estadounidenses que las apoyan. Sin embargo, varios días después, a principios de noviembre, los portales de oposición sirios informaron que las milicias habían regresado al área de Al-Bukamal. Según informes, Irán envió considerables refuerzos a la región, incluyendo vehículos pesados, artillería y militantes que habían sido desplegados en las gobernaciones de Alepo y Hama.[17] No está claro si esta acción había sido coordinada con Rusia. La maniobra de reemplazar las fuerzas respaldadas por Irán con las rusas también se llevó a cabo en el área de Homs. Según los portales de oposición siria, en octubre Irán retiró fuerzas de la base T-4, luego que Rusia le pidiera que distanciara a sus milicias del sistema antiaéreo S-300 para no darle a Israel y a los Estados Unidos una excusa para bombardearlo.[18]

Indicaciones a las intenciones de los iraníes de mantener una presencia duradera en el este de Siria

Las medidas tomadas por Irán en el este de Siria, como en otras partes del país, indican que significa mantener su presencia allí durante un período de tiempo mucho más considerable, no solo hasta la derrota del EIIS y la oposición siria, que es el objetivo declarado de La presencia iraní en Siria.

Estableciendo familias chiitas en la región

Tal como se indicó anteriormente, una de las medidas tomadas por Irán para consolidar su presencia al este de Siria es el asentamiento de los milicianos chiitas y sus familias en la zona. Por ejemplo, según informes recientes, 50 familias de agentes del CGRI se mudaron a Al-Mayadin[19] y en noviembre decenas de familias de agentes del CGRI y milicianos chiitas afganos se establecieron en Deir Al-Zor y Al-Bukamal.[20] A fin de proveerles con viviendas y aparentemente también como inversión económica, Irán ha estado comprando bienes raíces en la región a través de la compañía Jihad Al-Binaa.[21] Los informes de mayo, 2018 indicaron que esta empresa había abierto una sucursal en Al-Bukamal[22] y estaba comprando bienes raíces con el conocimiento del régimen sirio y bajo la supervisión del gobernador del régimen en Deir Al-Zor.[23]

Para ver el despacho en su totalidad en inglés junto a las imágenes, copie por favor el siguiente enlace en su ordenador: https://www.memri.org/reports/syrian-opposition-websites-iran-consolidating-its-presence-eastern-syria-west-euphrates-form

[1] Véase la serie de MEMRI Investigación y Análisis No. 1157 – Irán aprieta su férreo control sobre Siria utilizando fuerzas sirias y extranjeras, 4 de mayo de 2015.

[2] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 7464 – Informes en los medios de comunicación árabes sobre bases iraníes en Siria, 10 de mayo, 2018.

[3] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 7770 – Portales anti-régimen sirio: El régimen le otorga ciudadanía a millones de iraníes, agentes de Hezbolá para cambiar la distribución demografía del país de una mayoría sunita a mayoría chiita y oculta presencia de combatientes en Siria, 21 de noviembre, 2018.

[4] Norsforstudies.org, 13 de octubre, 2018.

[5] Zamanalwasl.net, 16 de septiembre, 2018.

[6] Facebook.com/EuphratsPost, 23 de octubre, 2018.

[7] Al-Quds Al-Arabi (Londres), 8 de noviembre, 2018.

[8] Zamanalwasl.net, 16 de septiembre, 2018.

[9] Syriahr.com, 22 de octubre, 2018.

[10] Syriahr.com, 2 de diciembre, 2018.

[11] Véase la serie de MEMRI Despacho Especial No. 6482 – Tensión entre las fuerzas de Assad y Hezbolá desata intensas batallas entre estos en el área de Alepo, 16 de junio, 2016.

[12] Facebook.com/Badia24, 30 de agosto, 2018.

[13] Nedaa-sy.com, 14 de octubre, 2018; smartnews-agency.com, 16 de octubre, 2018.

[14] Orient-news.net, 13 de octubre, 2018.

[15] Smartnews-agency.com, 8 de octubre, 14, 2018.

[16] Facebook.com/EuphratsPost, 23 de octubre, 2018.

[17] Baladi-news.com, 3 de noviembre, 2018.

[18] Al-Jarida (Kuwait), 18 de octubre, 2018, Zamanalwasl.net, 20 de octubre, 2018.

[19] Facebook.com/EuphratsPost, 2 de noviembre, 2018.

[20] Syriahr.com, 7 de noviembre, 2018; facebook.com/EuphratsPost, 8 de noviembre, 2018.

[21] Esta es una empresa de construcción propiedad de Hezbolá que ha estado en la lista terrorista de Estados Unidos desde el año 2007. Según el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, esta empresa está financiada directamente por Irán y se encuentra subordinada al Consejo Shura de Hezbolá, encabezado por el secretario general de la organización Hassan Nasrallah. Treasury.gov, 20 de febrero, 2007.

[22] Orient-news.net, 16 de mayo, 2018.

[23] Smartnews-agency.com, 17 de mayo, 2018.

Fuente: MEMRI
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario