El ataque de ayer en Siria es de un tipo nuevo. Y el cohete sirio disparado contra el Hermón israelí. Por Ron Ben-Yshai


Los disparos de hoy (ayer) en el norte pueden marcar un cambio en el modus operandi: prevención y disuasión en lugar de destrucción. El avión iraní que giró y regresó a Teherán pertenece a “Mehann Air” y es utilizado por las Guardias Revolucionarios. El cohete sirio fue interceptado en el Hermón, y fue disparado en un bombardeo antiaéreo para engañar a Israel.

Las circunstancias inusuales en las que se produjo el ataque a Israel en el área de Damasco durante el día de hoy (ayer), y la respuesta siria, pueden marcar nuevos desarrollos en el marco de la “campaña de entreguerras” y nos plantea preguntas sobre los objetivos del atacante y del respondedor.

El ejército ruso en Siria dijo que fueron los aviones israelíes los que lanzaron misiles aire-tierra sobre el Mediterráneo, hacia objetivos en el área del Aeropuerto Internacional de Damasco. Al contrario de la mayoría de los ataques que se atribuyeron a Israel en el pasado, y que el Primer Ministro Binyamin Netanyahu asumió la responsabilidad de algunos de ellos, el ataque de hoy tuvo lugar por la tarde. Mientras esto sucedía, un avión de pasajeros y de carga iraní se acercaba para aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Damasco. El avión era propiedad de la compañía iraní Mahan Air.

El centro de la compañía está en Teherán, opera desde el aeropuerto de Imam Khomeini y tiene una gran flota de aviones, unos sesenta en total, casi todos ellos de fabricación europea. En 2009, se sabía que la compañía había secuestrado dos Boeing 747 de la European Blue-Sky Company a través de notas de ventas falsificadas. La empresa se negó a devolver los aviones. Como se sabe, existe un boicot estadounidense a la venta de aviones de cualquier tipo, hechos en Estados Unidos, a Irán desde la Revolución Islámica de 1979.

La compañía también hace vuelos nacionales e internacionales. Lo interesante de esto es que en diciembre de 2011, el Tesoro de los Estados Unidos la declaró como una compañía prohibida porque apoyaba al terrorismo y porque servía a la Guardia Revolucionaria de Irán. En su boicot a la compañía, el Tesoro de los Estados Unidos dijo que sirve principalmente a la Fuerza Quds de las Guardias Revolucionarias, que opera en la arena internacional y del Medio Oriente, y es la que asiste a Hezbollah y al ejército sirio, que opera contra Israel y está tratando de establecerse en Siria.

El mes pasado, Alemania anunció oficialmente que planeaba prohibir que los aviones “Mahan Air” aterrizaran en su territorio luego de recibir pruebas que los aviones de la compañía, incluido el Boeing 747 (Jumbo), habían transferido armas y operativos de la Fuerza Quds a Siria.

El objetivo ésta vez fue disuadir a los aviones iraníes de camino a Damasco

A la luz de esta información, es razonable suponer que la acción atribuida a Israel tenía la intención de disuadir al avión de tal empresa, en su camino desde Teherán a Damasco para aterrizar en su destino. Esto se ve reforzado por el hecho que este era el único avión que debía aterrizar en el aeropuerto de Damasco.

El avión estaba cerca de aterrizar, y es razonable suponer que Israel alertó a los rusos sobre el ataque y los rusos lo enviaron de regreso a Teherán. La sospecha de que esto fue una acción para impedir el aterrizaje del avión fue el hecho que las fuentes sirias habituales, como el Centro Sirio para los Derechos Humanos en Londres y otras fuentes, sirias y libanesas, no informaron ni distribuyeron fotografías de ataques de misiles israelíes contra objetivos específicos.

La televisión siria incluso se jactó que el 100% de los misiles israelíes habían sido interceptados por el sistema antiaéreo sirio, que no necesariamente indica la verdad, pero puede indicar que los misiles no alcanzaron objetivos significativos.

No hay forma de saber qué o qué había en el estómago del avión que estaba dando vueltas, pero es razonable suponer que quien atacó estaba interesado en disuadirlo y quería hacerlo volver al destino de partida, con una tarjeta roja para la persona que lo envió. Al parecer, todo esto se hizo para no irritar a los rusos y para hacerlos socios de la prevención.

Respuesta: Disparar a Israel, incluso después que termino el ataque

La respuesta siria también es interesante. Fue un disparo de cohete tierra-tierra, aparentemente en forma de un misil antiaéreo no guiado para engañar a Israel. Uno de los cuales era un cohete tierra-tierra dirigido al Monte Hermón, después que los aviones israelíes estaban fuera de alcance, o incluso cuando ya habían aterrizado en sus bases en Israel, asumiendo que Israel atacó a Siria.

En el pasado, los sirios ya han disparado algunos de sus misiles antiaéreos contra territorio israelí, aunque no tenían un objetivo claro como una represalia dirigida para hostigar y agotar a civiles, creando pánico y posiblemente dañando el turismo en el Golán. Así ocurrió hace unas semanas, cuando Israel atacó y los misiles tierra-aire de Siria fueron disparados contra Israel pero no alcanzaron ningún objetivo. Del mismo modo ocurrió hoy, cuando los cohetes fueron derribados por Cúpula de Hierro y se vieron claramente en el cielo de Hermón mientras miles estaban en la nieve.

Este método de represalia muestra que el régimen de Assad aparentemente está buscando formas de responder a los ataques atribuidos a Israel, especialmente después que Israel eliminó gran parte del velo de ambigüedad sobre estos ataques.

La eliminación del velo de ambigüedad realizado por el ex jefe del estado mayor Gadi Eizenkot y por el primer ministro Netanyahu está destinado a hacer que los rusos disuadan a los iraníes y les dejen en claro que Qassem Suleimani, comandante de la Fuerza Qods, los está arrastrando en una peligrosa aventura. Está tratando de vengar el daño al prestigio de su régimen, aparentemente sin forzar demasiado la cuerda con Israel, y los rusos lo están presionando para que no haga nada que pueda conducir a una amplia confrontación.

Fuente: Yediot Ajaronot / Hatzad Hasheni
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario