Irán Reinicia Enriquecimiento De Uranio, Afirma El Jefe Nuclear Iraní


El jefe del programa nuclear de Irán dijo el domingo que la República Islámica ha iniciado “actividades preliminares para diseñar” un proceso moderno para lograr el 20 por ciento de enriquecimiento de uranio en su reactor de investigación de 50 años en Teherán, lo que señala un nuevo peligro para el Acuerdo Nuclear.

Reiniciar el enriquecimiento a ese nivel significaría que Irán se retirará del acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales, un acuerdo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya sacó a Estados Unidos en mayo.

Sin embargo, los comentarios de Ali Akbar Salehi a la televisión estatal parecían apuntar a decirle al mundo que Irán reiniciará lentamente su programa. Si así lo decide, podría reanudar el enriquecimiento masivo en sus instalaciones principales en la ciudad central iraní de Natanz.

“Las actividades preliminares para el diseño del combustible moderno del 20% (uranio enriquecido) han comenzado“, dijo Salehi a la televisión estatal.

Salehi dijo que agregar el “combustible moderno” aumentará la eficiencia en el reactor de investigación de Teherán que consume un 20% de combustible enriquecido.

“Estamos a punto” de estar listos, dijo, sin dar más detalles.

En junio, Irán informó al organismo de control nuclear de la ONU que aumentará su capacidad de enriquecimiento nuclear dentro de los límites establecidos por el acuerdo de 2015 con las potencias mundiales. Irán sigue cumpliendo con los términos del acuerdo, según la ONU, a pesar de la retirada estadounidense.

Salehi encabeza la Organización de Energía Atómica de Irán, cuyo campus de Teherán posee el reactor de investigación nuclear que Estados Unidos entregó al país en 1967 bajo el Guobierno del shah. Pero en el tiempo transcurrido desde la donación estadounidense de “Átomos para la paz”, Irán se vio convulsionado por su Revolución Islámica de 1979 y la posterior toma de posesión y la crisis de los rehenes en la Embajada de los Estados Unidos en Teherán.

Desde hace décadas, las naciones occidentales han estado preocupadas por el programa nuclear de Irán, acusando a Teherán de buscar armas atómicas. Irán ha dicho desde hace mucho tiempo que su programa tiene fines pacíficos, pero enfrentó años de severas sanciones.

El acuerdo nuclear de 2015 que Irán alcanzó con las potencias mundiales, incluido Estados Unidos bajo el presidente Barack Obama, tenía como objetivo aliviar esos temores. Bajo el mismo, Irán acordó almacenar sus centrifugadoras en exceso en su instalación subterránea de enriquecimiento en Natanz bajo la vigilancia constante del organismo de control nuclear de la ONU, la Agencia Internacional de Energía Atómica. Irán puede usar 5.060 centrifugadoras IR-1 de modelos más antiguos en Natanz, pero solo para enriquecer uranio hasta un 3.67%.

Ese enriquecimiento de bajo nivel significa que el uranio se puede usar para alimentar un reactor civil, pero está muy por debajo del 90% necesario para producir un arma. Irán también puede poseer no más de 300 kilogramos (660 libras) de ese uranio. Eso se compara con los 10.000 kilogramos (22.046 libras) de uranio enriquecido más alto que una vez tuvo.

Trump, quien hizo campaña con la promesa de romper el acuerdo nuclear, dijo que finalmente sacó a Estados Unidos del acuerdo sobre el programa de misiles balísticos de Irán y su influencia maligna en el Medio Oriente.

En una entrevista en septiembre con The Associated Press, Salehi advirtió que Irán podría comenzar la producción en masa de centrifugadoras más avanzadas si el acuerdo fracasa.

“Si tenemos que regresar y retirarnos del acuerdo nuclear, ciertamente no volveremos a donde estábamos antes”, dijo Salehi en ese momento. “Estaremos en una posición mucho más alta”.

Fuente: The Times of Israel / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario