Israel Se Retira Formalmente De La UNESCO


Al comenzar el nuevo año, Israel abandonó oficialmente la UNESCO (la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), a pesar de los esfuerzos recientes del jefe de la agencia para combatir su politización y sesgo contra Israel.

La retirada entró en vigor a la medianoche, hora de París (1 de la mañana en Israel).

“La UNESCO es un organismo que continuamente reescribe la historia, incluso borra la conexión judía con Jerusalem”, dijo el lunes el embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, al diario The Times of Israel.

“Está corrompido y manipulado por los enemigos de Israel, y continuamente se enfoca en el único Estado Judío para la condena. No vamos a ser miembros de una organización que actúa deliberadamente contra nosotros”.

En octubre de 2017, pocos días después de que la administración de los Estados Unidos anunció su retiro de la UNESCO debido, entre otras cosas, a su supuesta obsesión con Israel, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu declaró que estaba siguiendo el liderazgo de los Estados Unidos.

“Esperamos que la organización cambie sus formas pero no estamos confiando en que suceda; por lo tanto, mi directiva de dejar la organización es válida y seguiremos adelante para llevarla a cabo”, declaró unos días después.

Israel se unió a la UNESCO el 16 de septiembre de 1949 y alberga seis sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO, entre ellos Masada, la Ciudad Vieja de Acre, los Templos Bahai en Haifa y la “Ciudad Blanca” de Tel Aviv. Estos sitios permanecerán en la lista, dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores en Jerusalem.

Jerusalem y Washington ignoraron los arduos esfuerzos de la nueva directora general de la agencia, Audrey Azoulay, para que ambos países lo reconsideren, incluidos los acuerdos de intermediación que hicieron que las resoluciones contra Israel se retrasaran o suavizaran.

En octubre, por ejemplo, la Junta Ejecutiva de la agencia aprobó dos decisiones que criticaban a Israel, pero lo hizo de manera que respondiera a algunas de las preocupaciones de Jerusalem.

La agencia cultural celebró el movimiento como un signo de “buena voluntad”, pero Danon todavía lo criticó como una prueba más de las “mentiras y prejuicios” de la organización contra el Estado Judío.

Los dos textos sobre “Palestina ocupada” criticaron duramente a Israel, llamando al Estado Judío, una “potencia ocupante” en su totalidad, por varias políticas con respecto a los árabes que desde 1967 se autodenominan palestinos. Por ejemplo, la Decisión 28 “lamenta profundamente los desarrollos militares en curso alrededor de la Franja de Gaza y su elevado número de víctimas civiles”, y se refiere a la Tumba de los Patriarcas en la Ciudad Vieja de Hebrón “una parte integral del Territorio Palestino Ocupado”.

En la decisión 29, el Comité Ejecutivo de la UNESCO está profundamente “preocupado por las violaciones del ejército israelí contra las universidades y escuelas palestinas”, y se refirió a los Altos del Golán como territorio sirio ocupado.

Sin embargo, en lugar de someterlos a un voto contencioso que aún habría terminado con su aprobación, la UNESCO en cambio agrupó los textos en un anexo no vinculante que fue aprobado por consenso, un proceso que Israel ha alentado en el pasado como un logro diplomático.

En abril, después de que se aceptaran dos resoluciones de la misma manera como parte de una solución de compromiso, el embajador de Israel ante la UNESCO dijo que el estado de ánimo era “como una boda”.

Azoulay, que tomó el mando de la UNESCO en octubre de 2017, pocas horas después de que Estados Unidos e Israel anunciaran su retiro de la organización, elogió “el espíritu de diálogo y el sentido de responsabilidad”, al hablar de una “tendencia hacia el consenso … y la buena voluntad”.

En abril de 2017, el entonces embajador de Israel ante la UNESCO, Carmel Shama Hacohen, celebró el acuerdo para aprobar resoluciones antiisraelíes en anexos no vinculantes sin un voto como un logro importante en la batalla del Estado Judío contra la mayoría árabe automática en organismos internacionales.

El embajador suplente palestino ante la UNESCO, Mounir Anastas, derecha, Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, izquierda, y el embajador israelí de la UNESCO, Carmel Shama Hacohen, hablaron después de una reunión en París, Francia, el 12 de abril de 2018. Diplomáticos de la UNESCO están aclamando un posible avance en Las antiguas tensiones entre israelíes y árabes en la agencia cultural de la ONU. (Foto AP / Christophe Ena)

“Estoy más que feliz” con el resultado, dijo en ese momento .

Shama Hacohen se fue de París y fue elegido alcalde de Ramat Gan. Fue reemplazado por un diplomático de carrera.

En septiembre, Netanyahu consideró asistir a un evento de la UNESCO y reunirse con Azoulay en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, pero luego  sorprendentemente rechazó la invitación , citando el “sesgo persistente y notorio contra Israel”.

Según los informes, Netanyahu se retiró del evento porque no quería enojar a los EE . UU., que ha tomado una línea dura con la UNESCO.

Fuente: Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario