La Tecnología Da Vida A Las Imágenes De Sobrevivientes Del Holocausto


Max Glauben tenía 17 años y ya había perdido a su madre, padre y hermano a manos de los nazis cuando las tropas estadounidenses lo rescataron mientras se encontraba en una marcha de la muerte de un campo de concentración alemán a otro.

Los recuerdos del residente de Dallas que, como judío en Polonia, sobrevivió al gueto de Varsovia y los campos de concentración nazis, ahora se conservan de una manera que permitirá a las generaciones futuras venir a hacer preguntas sobre su imagen. Glauben, quien cumplirá 91 años el lunes, es el último sobreviviente del Holocausto registrado de esta manera por la Universidad de Southern California Shoah Foundation. La fundación con sede en Los Ángeles ha registrado 18 testimonios interactivos con sobrevivientes del Holocausto en los últimos años, y el director ejecutivo Stephen Smith dice que están en una “carrera contra el tiempo” mientras trabajan para agregar más, buscando tanto una diversidad de experiencias como testimonios en una variedad de idiomas.

“Pensé que mi conocimiento podría curar el odio y el fanatismo y los asesinatos en este mundo si alguien puede escuchar mi historia, mi testimonio y ser educado incluso después de que me haya ido”, dijo Glauben.

Smith dice que mientras la organización fundada en 1994 por el director de cine Steven Spielberg tiene alrededor de 55.000 testimonios audiovisuales sobre genocidios en docenas de idiomas, la mayoría del Holocausto, la tecnología interactiva se destaca por permitir que los visitantes de los museos dialoguen con los sobrevivientes.

“Son sus preguntas las que están siendo respondidas”, dijo Smith, y agregó que las respuestas, especialmente sobre temas importantes como el perdón, pueden ser especialmente conmovedoras. Él dice: “De hecho, a veces se les ve luchando para saber qué responder”.

Hasta ahora, la fundación tiene sobrevivientes del Holocausto que hablan en inglés, hebreo y español, y el grupo espera que las personas hablen en más idiomas.

“Es tan poderoso cuando está en tu lengua materna y estás mirando a la persona a los ojos y estás escuchando un lenguaje matizado que regresa, ese es tu propio idioma”, dijo Smith.

Durante más de un año, el Museo del Holocausto y el Centro de Educación de Illinois ha presentado las imágenes de los sobrevivientes en un teatro especial. La directora general del museo, Susan Abrams, dice que cuando los visitantes interactúan con las imágenes, el impacto suele ser obvio: “la gente se pone llorosa; la gente ríe”.

“Nuestra audiencia llega a sentir que conocen a estos sobrevivientes de manera un tanto íntima porque están conversando en grupos pequeños, y en ese momento, casi todo lo demás se desvanece”, dijo Abrams.

El museo de Illinois es uno de los cuatro que actualmente muestran las imágenes. Otros museos se encuentran en Houston, Indiana y Nueva York. El museo del Holocausto en Dallas comenzará a mostrarlos a partir de septiembre, luego de que se abra en una nueva ubicación y con un nuevo nombre: el Museo del Holocausto y los Derechos Humanos de Dallas.

Según el presidente y gerente Mary Pat Higgins, el museo de Dallas actualmente reúne a sobrevivientes para hablar con los estudiantes y ha descubierto que a menudo es la parte más significativa de su visita. Esta tecnología asegura que pueda continuar, dijo.

“Nuestros sobrevivientes están envejeciendo, y por lo tanto, en 20 años no tendremos sobrevivientes que aún puedan hacerlo por sí mismos”, dijo.

Smith dijo que las imágenes pueden aparecer en una pantalla plana o proyectarse de una manera que parece ser tridimensional. Al igual que Illinois, Dallas está construyendo un teatro especial para que la imagen aparezca tridimensional en un escenario.

Smith dijo que la tecnología involucrada es más simple de lo que mucha gente piensa.

“En realidad, es un video que responde a los comandos de voz humanos”, dijo. “Y todo lo que está sucediendo es que en lugar de que veas un testimonio lineal, todos los fragmentos del testimonio se dividen, y luego, cuando haces una pregunta, encuentra ese fragmento de video y lo reproduce para ti”.

JT Buzanga, asistente en el Museo del Holocausto de Houston, dijo que la singularidad de los testimonios interactivos da a los visitantes una razón para regresar.

“Es algo que hace la conexión que la gente quiere recordar y quiere volver”, dijo Buzanga.

Glauben, quien cumplió su misión de contarle a la gente sobre el Holocausto, ayudó a fundar el museo de Dallas. Dice que después de perder a su familia, se dijo a sí mismo que “haría todo lo posible por educar a la gente y decirles qué tipo de tragedia fue esta”.

Fuente: YNet News / Israel Noticias

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario