Lidiando con la amenaza de los drones


La Industria Aeronáutica de Israel-la más grande de las industrias de defensa del país- presentó este jueves a la prensa lo que asegura es el sistema más avanzado del mundo para lidiar con el fenómeno de los drones, que pueden constituir una amenaza de seguridad, causar accidentes aéreos o invadir la privacidad a distintos niveles. “Drone Guard”, desarrollado originalmente hace ya 3 años por Elta (una compañía independiente que es al mismo tiempo una división en la IAI) , ha ido sofisticándose desde entonces y la versión actual difiere de la original, dado que se adapta continuamente a la necesidad de dar respuestas a los cambios en la amenaza misma, en distintos tipos de drones.


Hoy en día, quien siguió recientemente las noticias sobre los drons que amenazaron los aeropuertos de Heathrow y Gattwick en Gran Bretaña y luego Newark en Estados Unidos, tiene claro por qué es necesario poder alejarlos. ISIS por su parte, se ha encargado de dar pruebas del uso que se puede hacer de un dron para perpetrar un ataque terrorista. Esto impone un desafío. Y el concepto en base al cual se ha desarrollado el sistema, es el uso de diversos tipos de sensores para detectar un dron en vuelo acercándose a donde uno no desee que esté.

Ya se han vendido más de 100 de estos sistemas a por lo menos 10 países, pero en estos campos, no se suele detallar a quién y se mantiene discreción. Lo que sí pueden confirmar aquí oficialmente, dado que lo publicaron fuentes del país que lo compró, fue que Argentina usó este sistema durante la cumbre de G20 y también en los Juegos Olímpicos Juveniles.

Gabriel Junowicz, nacido en Uruguay y residente en Israel desde los 11 años, es el Director para América Latina de ELTA. Nos explicó cómo funciona el sistema y cómo puede ayudar en Latinoamérica. Recuerda el reciente atentado contra la Escuela de Oficiales en Colombia y piensa que si hubieran tenido el “Drone Guard”, los drones que sobrevolaron el lugar y recabaron información de Inteligencia habrían sido neutralizados y  el resultado podría haber  sido otro.


Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario