SAN LUIS : ASI FUE LA PROFANACION DEL CEMENTERIO Por Natalio Steiner




No fue ni en Francia ni en Polonia. Fue en la Argentina. Una vez más. En una provincia pequeña con una comunidad judía muy reducida.
Carlos, el cuidador del cementerio judío de San Luis, fundado en 1930, entró al predio el pasado domingo como lo hace tres veces por semana para mantenerlo, pero se encontró con lo que no hubiera querido ver : 9 tumbas del sector más antiguo estaban rotas o golpeadas con alguna maza o martillo. Marmoles tirados y restos esparcidos por todo el pequeño lugar. No había pintadas ofensivas.
Comunidades Plus pudo hablar con Gaston Anidjar, vicepresidente de la pequeña comunidad, la única de la provincia, que nuclea a unas 30 familias, inicialmente de origen marroquí, asentadas en esta hermosa provincia. La comunidad se creo en 1925 y luego fueron llegando judíos de diversos lugares del país. Con el auge del turismo llegan no pocos judíos porteños.
“ Estamos ante un hecho grave pero queremos darle su justa dimensión “,dijo Anidjar.
“Consideramos esta profanación como un hecho vanálico no exento de antisemitismo pero nos inclinamos más a pensar en bandas de malvivientes. El cementerio católico esta muy cerca y ha sido profanado más veces que el nuestro “,dijo sin disimular igualmente la indignación ante el hecho. “No tenemos elementos para asociar esta profanación a lo sucedido en Francia o Polonia en la misma semana “.
El cementerio no cuenta con custodia policial ni hay cámaras de seguridad. Solo hay alguna patrulla comunal que ronda la zona. Tampoco cuenta con un vigilador o sereno permanente. Esta ubicado en una zona muy difícil a unas 20 cuadras del centro de la ciudad.
“Hemos tenido ya reuniones con gente de DAIA, Inadi, Intendencia Municipal , Ministrro de Seguridad de la provincia y todos los factores locales. Tenemos una excelente relación con todos los factores políticos de la provincia, la iglesia, la universidad, los sindicatos y el mismo gobierno provincial.”,dijo Anidjar. “ Con asesoramiento de la DAIA hemos empezado a trabajar en un plan de diseño de seguridad para el cementerio y evitar estas situaciones tremendas que golpean a difuntos y familiares y causan temor entre los judíos locales”,expresó.
Hay una denuncia, un seguimiento de un abogado y una investigación en marcha. Nazis o no, esperemos que se pueda detener a los responsables lo antes posible.





Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario