¿Ha Comenzado La Batalla Final Por Jerusalem?


“La Intifada silenciosa“, leía el titular de un artículo en el sitio de noticias Arutz Sheva, el jueves, sobre los recientes ataques terroristas árabes palestinos en Israel.

El artículo trata sobre un informe realizado por el grupo Boomerang Fighting for Israel que menciona que desde principios de 2019 se han producido 360 ataques terroristas contra israelíes, entre ellos ataques con embestidas y ataques automovilísticos.

El reciente aumento del terror árabe en Judea y Samaria, así como en Gaza, está relacionado con una nueva crisis sobre el control musulmán sobre el Monte del Templo, donde los musulmanes tomaron el área de la Puerta de la Misericordia a fines de febrero, pero también tienen otras causas fundamentales.

El viernes 22 de febrero, miles de musulmanes forzaron violentamente su camino hacia el área de la Puerta de la Misericordia, también conocido como el Sha’ar HaRachamim en hebreo.

La puerta y el área circundante se habían cerrado al público desde 2003, cuando Hamas y la rama norte del Movimiento Islámico utilizaron el sitio para actividades antiisraelíes.

La razón por la que las masas musulmanas ahora decidieron expandir su control sobre el Monte del Templo fueron las frecuentes visitas de “colonos” (léase judíos israelíes) al lugar más sagrado del judaísmo que “profanan” la mezquita de El-Aqsa, según el oficial de Fatah Abdel Khader.

La verdadera razón, sin embargo, fue la toma del Waqf, el custodio jordano del Monte del Templo, o Har HaBayt en hebreo, por parte de funcionarios de la Autoridad Palestina y miembros de la Hermandad Musulmana.

El nuevo consejo de Waqf ahora está formado por jordanos, representantes de la Autoridad Palestina y miembros de la Hermandad Musulmana y ordenaron la nueva violencia y la toma de la Puerta de la Misericordia con el pretexto de que Israel planeaba construir una casa de oración para los judíos allí.

Por supuesto, no existe tal plan, pero Mahmoud Habash, asesor de asuntos religiosos del líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, no obstante, consideró necesario llamar a sus compañeros musulmanes a defender el Monte del Templo.

Habash afirmó que la Puerta de la Misericordia era parte de “la doctrina islámica” y advirtió a los musulmanes que no concedieran una pulgada de Jerusalem y del Monte del Templo ya que eso sería igual a “conceder la Meca y el Corán”.

Las tensiones aumentaron aún más esta semana después de que un tribunal israelí en Jerusalem ordenó al Estado cerrar la Puerta de la Misericordia y exigió que el Waqf explicara sus acciones en el Monte del Templo.

No hace falta decir que el Waqf se negó a cumplir con la orden de la corte y dijo que Israel no tiene jurisdicción sobre el Haram esh-Sharif, como los musulmanes llaman al Monte del Templo.

Hamas y la Autoridad Palestina ahora están intensificando la incitación contra Israel, con el grupo terrorista con sede en Gaza pidiendo un día de furia en Jerusalem mañana cuando miles de musulmanes asciendan al Monte del Templo para las oraciones obligatorias del viernes.

El portavoz de Hamas, la estación de televisión al-Aqsa, había liderado la campaña de incitación contra Israel y había transmitido un video de incitación instando a la matanza de judíos.

La estación de televisión fue designada una “organización terrorista” por el gobierno de Israel esta semana, un movimiento elogiado por Palestinian Media Watch que expuso a al-Aqsa TV.

Como de costumbre, el liderazgo árabe palestino y el Waqf están utilizando una mentira sobre la mezquita al-Aqsa para incitar a la violencia contra Israel y esta ronda ahora podría terminar en una nueva ‘Intifada’, el término árabe favorito para la guerra asimétrica contra Israel.

Las FDI advirtieron recientemente que las facciones árabes palestinas podrían estar preparándose para una nueva ola de violencia, una advertencia que ha sido ampliamente ignorada por el establecimiento político en Israel.

El hecho del asunto es que Hamas ha estado tratando de lanzar un ‘levantamiento’ como este desde marzo de 2019 después de la reconciliación con Irán.

La llamada “Gran Marcha del Retorno”, la violencia orquestada a lo largo de la frontera entre Israel y Gaza, se ha librado sin cesar y ahora podría iniciar una nueva guerra con Israel después de que Hamas renovara su “Jihad de globos”, los ataques terroristas con globos incendiarios que cada vez son más numerosos en el territorio israelí.

Hamas también está involucrado en el aumento del terror en Judea y Samaria y está detrás de la reintroducción de ataques de tiroteo y embestidas de autos en el corazón bíblico de Israel.

La inteligencia egipcia, además, reveló el jueves que a Hamas se le proporcionan armas y municiones a través del Desierto del Sinaí, según un informe de la emisora ​​de televisión israelí MAKO.

El informe no mencionó de dónde provienen las armas, pero la Península del Sinaí se ha utilizado a menudo para transportar armas iraníes con destino a Hamas, que fueron enviadas a Sudán y desde allí se pasaron de contrabando a Hamas a través de Sinaí.

Irán quiere que Hamas se enfrente a Israel en una guerra de desgaste antes de la guerra de múltiples frentes planeada para llevar a la aniquilación deseada del Estado judío como lo declararon recientemente los líderes iraníes y Hassan Nasrallah, el líder de Hezbolá en el Líbano.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió a Hamas el jueves con una “respuesta vigorosa” en caso de que Hamas continúe su agresión contra Israel.

La Autoridad Palestina, mientras tanto, está trabajando en conjunto con Jordania para crear hechos sobre el terreno en Jerusalem.

La cooperación para aumentar el control musulmán en el Monte del Templo es uno de los hechos que los dos socios quieren crear. El otro apunta a sabotear un intento israelí de mejorar las condiciones de vida en la Jerusalem árabe y un plan para cambiar los programas de matriculación en las escuelas árabes de la ciudad.

La Autoridad Palestina llama al programa de rehabilitación masiva un “complot sionista” para desarraigar el carácter musulmán de Jerusalem.

Para complicar aún más las cosas, los actores extranjeros están trabajando activamente para establecer el control total de los musulmanes sobre la Jerusalem árabe y el Monte del Templo.

Turquía es uno de estos actores extranjeros y los otros dos países musulmanes que intentan establecerse en la Jerusalem árabe son Marruecos y Arabia Saudita.

El régimen islamista del presidente Recep Tayyip Erdogan utiliza a Dawa (organización benéfica con el objetivo de persuasión y proselitismo) y trabaja conjuntamente con la Hermandad Musulmana para lograr su objetivo de dominación en la Jerusalem árabe.

La organización islamista Hizb ut-Tahrir (Partido de la Liberación) es un importante actor no estatal que también intenta radicalizar a los árabes de Jerusalem. La organización está llevando a cabo patrullas de modestia en los vecindarios árabes y trata de imponer la adhesión de la Sharia (ley islámica) en lo que generalmente se llama “este de Jerusalem”.

La Autoridad Palestina está utilizando cada vez más el Islam como un factor para justificar su comportamiento beligerante y recientemente advirtió a los Estados árabes contra la normalización con Israel porque eso sería igual a la “traición”.

Tanto Jordania, que es el hogar de la mayoría de los árabes palestinos, como la Autoridad Palestina se oponen enérgicamente a la nueva iniciativa de paz estadounidense aún no publicada de la Administración de Trump.

El líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, declaró recientemente que preferiría la muerte en lugar de hacer concesiones a Israel y prometió que no pasaría a la historia como “un traidor“.

Abbas es quizás el mejor ejemplo de la radicalización entre los árabes palestinos.

El líder de la Autoridad Palestina, considerado por Occidente como un moderado, insiste en continuar con su tan criticada política de “pagar para matar“, los estipendios mensuales para los terroristas palestinos en las cárceles israelíes, incluso si esto significa que no podrá pagar a los funcionarios públicos en los territorios bajo su control.

Israel el mes pasado anunció que detendría la transferencia de los impuestos y aranceles que recauda en nombre de la Autoridad Palestina hasta que la OLP deje de pagar a los terroristas y sus familias.

Todo esto deja en claro que la sociedad palestina es un polvorín a la espera de explotar y que la batalla final esperada por mucho tiempo para Jerusalem podría comenzar pronto.

Por Yochanan Visser
Fuente: Arutz Sheva / Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario