Anticipando el “Trato del siglo” de Trump. Por Daniel Pipes


El plan de paz del presidente Trump para el conflicto palestino-israelí surgió hace dos años y hasta la fecha, notablemente, solo él y un puñado de ayudantes conocen sus detalles precisos. Sin embargo, un flujo de filtraciones contiene suficiente consistencia interna que su compilación, complementada por conversaciones con funcionarios de la administración, proporciona un esquema plausible de los contenidos del plan.

Estos sugieren que el plan se reduce a un gran intercambio de concesiones: Los estados árabes reconocen a Israel e Israel reconoce a Palestina, ambos con ciudades capitales en Jerusalén. Este enfoque se basa en elementos enviados por el presidente de Egipto, Abed El-Fatah A-Sisi en 2016, la administración de Obama en 2009, la Iniciativa de Paz Árabe de 2002 e incluso mi plan de simetría de 1990.

Estos planes previos hicieron que Israel fuera la primera o solicitase pasos simultáneos; En contraste, Trump tiene a los estados árabes iniciados, con Israel respondiendo. Este cambio hizo que Mahmoud Abbas, de la Autoridad Palestina (AP), rechazara de inmediato el “acuerdo del siglo” cuando se reunió con Trump en mayo de 2017; un informe señaló que “Abbas ha temido durante mucho tiempo tal plan” y “se opuso con vehemencia” a él.

A pesar de esa reacción, el supuesto acuerdo contiene muchos elementos favorables para los palestinos:

  • Palestina consta de las Áreas A y B en Cisjordania en su totalidad y partes del Área C; en total, constituirá el 90 por ciento de Cisjordania;
  • La capital está dentro o cerca de los amplios límites municipales de Jerusalén, tal vez en un área que se extiende desde Shuafat a Isawiya, Abu Dis y Jabal Mukaber;
  • Un organismo internacional supervisará una administración conjunta de la Autoridad Palestina y Israelí que gobernarán la Cuenca Santa de Jerusalén (incluida la Ciudad Vieja);.


No existe una definición formal de la Santa Cuenca. Aquí hay una versión, la de Shaul Arieli de la Iniciativa de Ginebra.

  • Un cuerpo conjunto de la Autoridad Palestina y Jordania controlará los santuarios islámicos de Jerusalén;
  • Egipto, Jordania y el Líbano otorgan más derechos a sus residentes palestinos;
  • Los residentes judíos en ciudades más pequeñas de Cisjordania serán reubicados;
  • Un pasaje terrestre conectará Cisjordania y Gaza;
  • Gaza se unirá a Palestina cuando la AP recupera el control de ella;
  • Washington organizará un gigantesco paquete de ayuda económica (quizás $ 40 mil millones, o aproximadamente $ 25,000 por residente palestino de Cisjordania) para la Autoridad Palestina;
  • Los palestinos disfrutarán de acceso temporal a puertos marítimos y aeropuertos israelíes seleccionados hasta que los fondos extranjeros construyan instalaciones exclusivas de AP.

A cambio, a los palestinos aparentemente se les pedirá que acepten varias limitaciones:

  • Continuo control militar israelí sobre las fronteras de Palestina, su acceso aéreo y marítimo y el Valle del Jordán;
  • Reconocimiento legal por parte del gobierno de los Estados Unidos (y quizás la anexión por Israel) de pueblos judíos más grandes (los bloques territoriales) que representan el 10 por ciento de Cisjordania;
  • Renunciar al “derecho de retorno” para los palestinos que viven fuera de Israel a cambio de una compensación;
  • Suponiendo que este esquema sea correcto en lo esencial, plantea tres preocupaciones principales.

Primero, los beneficios para Israel son ilusorios. Sus tratados de paz con Egipto (firmados hace 40 años) y Jordania (hace 25 años) no condujeron a un comercio significativo, o a relaciones diplomáticas amistosas o a un aumento en el contacto humano. Más bien, intensificaron los sentimientos antisionistas entre los egipcios y los jordanos mientras mejoraban los arsenales de sus gobiernos. El mismo patrón de hostilidad aumentada también siguió a otros acuerdos diplomáticos árabes con Israel – Líbano en 1983, la OLP en 1993; ¿Por qué el reconocimiento saudí o bahreiní debería jugar de otra forma? En otras palabras, el reconocimiento del estado árabe difícilmente beneficia a Israel y podría hasta dañarla.

Poner fin al reclamo palestino de un “derecho de retorno” es otro beneficio ilusorio para Israel. Simplemente, recordemos el absurdo cambio de los estatutos de la OLP en la década de 1990 para abandonar su llamado a la destrucción de Israel para anticipar un vacío teatral que se avecinaba.

En segundo lugar, a pesar que los palestinos obtienen beneficios reales e irreversibles (dinero, territorio, legitimidad), con seguridad continuarán con su patrón centenario de rechazar a Israel a través de campañas de deslegitimación y violencia, como ha sido el caso desde el primer acuerdo palestino-israelí en 1993. Eso se debe a que la idea desacreditada de “Nuevo Medio Oriente” de Shimón Peres, que enriquecer y recompensar a los palestinos los hará pacíficos, subyace en el proyecto del plan Trump. La larga experiencia, sin embargo, muestra que estos beneficios los hacen más propensos a eliminar el estado judío. En resumen, la Autoridad Palestina se embolsará “Palestina” e intensificará su antisionismo.

Tercero, si los israelíes se quejan ante Trump por la deslegitimación y violencia palestina, él probablemente responderá con molestia: El conflicto palestino-israelí ahora está “fuera de la mesa” y “ustedes deberían seguir adelante”. Si persisten, su furia predecible dañará no solo a Israel, sino también a la campaña contra Teherán y los esfuerzos antiislamistas en general.

En resumen, el plan reportado repite el gran error de cálculo de la diplomacia tradicional palestina-israelí al pedir muy poco a los árabes y demasiado a los israelíes. Predigo que fracasará, al igual que los de Clinton, George W. Bush y Obama.

Por lo tanto, los estadounidenses preocupados por Israel, Irán y el islamismo deben prepararse para la inminente revelación de lo que podría ser un plan problemático. Sí, hasta ahora, Trump ha sido “el presidente más pro-israelí”, pero, como la Biblia nos recuerda, “no confíes en los príncipes”.


Por Daniel Pipes (DanielPipes.org, @DanielPipes) es presidente del Foro de Medio Oriente. © 2019 por Daniel Pipes.

Fuente: Hatzad Hasheni / Washington Times
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario