Los Dos Prisioneros Sirios Que Israel Va A Liberar Piden No Ser Devueltos A Siria


El sábado se confirmó  que Israel estaba liberando a dos prisioneros sirios como un gesto de buena voluntad después del regreso del cuerpo de Baumel, negando que fuera parte de cualquier acuerdo. Sin embargo, el enviado de Rusia a Siria dijo el viernes que Israel acordó liberar a los sirios a cambio del cuerpo de Baumel y que las fuentes sirias confirmaron el acuerdo a Reuters.

El cuerpo de Baumel fue recuperado por las fuerzas rusas de un campo de refugiados palestinos en Siria a principios de este mes después de haber desaparecido durante 37 años.

Los drusos en los Altos del Golán expresaron enojo y frustración cuando se reveló la identidad de los dos prisioneros.

Israel tiene presos a varios drusos pro-Assad que viven en las aldeas drusas de los Altos del Golán por delitos de seguridad, y había esperanza de que fueran liberados. El más prominente de ellos que tiene Israel, la persona que más se espera que sea liberada, es Sidqi al-Maqt, quien ya cumplió una condena de 27 años.

Al-Maqt trabajó para un canal de noticias afiliado al régimen de Bashar Assad, y publicó un artículo que afirmaba que Israel estaba cooperando con las fuerzas de oposición sirias. En 2017, fue condenado por espionaje para Siria y condenado a 11 años de prisión.

Hablando con Haaretz, la familia de al-Maqt dijo que recibió sugerencias de que su hijo estaba incluido en el trato, pero que no se dio ninguna confirmación oficial. Dijeron que además de él, Israel tenía otro residente del Golán. La familia no sabía que Israel tenía otros ciudadanos sirios.

Los prisioneros que serán liberados son ambos ciudadanos sirios.

El agente de Fatah, Ahmad Khamis, de 35 años, fue condenado a 18 años de cárcel en 2005 después de cruzar la frontera y entrar en un puesto militar israelí en los Altos del Golán para secuestrar soldados.

Según fuentes palestinas, los oficiales de seguridad israelíes informaron a Khamis a principios de esta semana que está programado para ser liberado en los próximos días como parte de un acuerdo de intercambio de prisioneros mediado por el presidente ruso Vladimir Putin.

Khamis, que está recluido en el pabellón de Fatah de la prisión de seguridad de Ketziot, debía haber sido puesto en libertad el jueves, pero aún no ha sido liberado.

Según las fuentes, Khamis dijo a los oficiales de seguridad que se niega a regresar a Siria y solicitó ser enviado a Hebron.

Khamis, que proviene del campamento de refugiados palestinos de Yarmouk en Siria, se unió a Fatah en el 2000, según la acusación, y recibió entrenamiento en Yarmouk, así como en el campamento de Ein al-Hilweh en el Líbano, donde recibió entrenamiento en armas. Él no es considerado como alto en las filas de Fatah.

Según la acusación, Khamis se negó a llevar a cabo un ataque contra la Embajada de los Estados Unidos en Siria por temor a que dañara a los guardias de seguridad sirios, ofreciendo en cambio dañar un puesto de avanzada en el Golán.

La operación estaba programada para el 14 de abril de 2005, lo que significó el aniversario de la muerte de Abu Jihad, el difunto diputado del sanguinario terrorista egipcio Yasser Arafat. Khamis llevó consigo un rifle de caza y balas y logró cruzar la frontera cavando debajo de la cerca.

Sin embargo, cuando Khamis llegó al puesto militar, un oficial lo notó y lo detuvieron. Fue sentenciado a 18 años y fue puesto en libertad en 2023.

El segundo prisionero que Israel debe liberar es Zidan Tawil, de 58 años, de la ciudad siria de Khader. Fue arrestado en julio de 2008 por cruzar a Israel mientras transportaba grandes cantidades de drogas, incluyendo 13.5 kilogramos (29 libras) de heroína y un kilogramo (2.2 libras) de cocaína, por la cual se suponía que recibiría $ 20,000.

Durante su juicio, Tawil afirmó que había cooperado anteriormente con las fuerzas de seguridad israelíes y, por lo tanto, es “perseguido por las autoridades sirias”.

En su testimonio ante el tribunal, Tawil se quejó del gobierno de Assad.

“He sido buscado por el régimen sirio durante 15 años”, dijo al inicio de su juicio en enero de 2010. “Mataron a mi hermano, a su esposa y a mi sobrino. Siria capturó mi pueblo. Hubo asesinato y caos entre nosotros. Soy la persona que capturó a un oficial sirio responsable de las líneas de frente allí [en Khader]. Capturaron mi casa y se llevaron a mi familia”.

Testificó que en 2008 fue interrogado por el servicio de seguridad israelí Shin Bet, pero afirmó que no había cooperado y que le dijo a sus interrogadores que sabían más que él. Negó haber participado en el contrabando de drogas.

“Siria me acusó de ser un agente de Israel, Israel me acusa de ser un narcotraficante. Cada uno tiene una acusación diferente. Rechazo todos los cargos sirios e israelíes”.

Más tarde dijo que Siria “mató a mi hermano y desde entonces me he vengado del Estado de Siria. Hicieron daño a mi casa, a mi familia, a mis sobrinos y a mis hermanas”.

Los jueces dijeron en el veredicto que, si Tawil asistía a las fuerzas de seguridad israelíes, esto no lo ayudaría a él. “El reclamo del acusado de que contribuyó a la seguridad del Estado y cooperó con los agentes israelíes y se le pagó por hacerlo no fue probado y no proporciona circunstancias atenuantes, ya que si su reclamo es correcto, entonces él explotó su libertad de movimiento a lo largo de la frontera y violó la confianza en él para cometer delitos cuyo daño a los residentes israelíes fue grave”.

Tawil resultó herido por el fuego israelí cuando fue capturado y quedó discapacitado.

La jueza Esther Helmo tomó en consideración la lesión de Tawil durante su arresto y las dificultades anticipadas de su ciudadanía siria. “Las dificultades anticipadas para el acusado en el cumplimiento de su sentencia en ausencia de una familia de visitantes que lo apoye y, dado que en el futuro es dudoso que pueda reunirse con su familia, todos estos son datos que deben tenerse en cuenta en la sentencia y él no debe ser sometido a toda la fuerza de la ley”.

Fue sentenciado a 11 años y sería liberado en julio de 2019. Cumplió su condena en la prisión de Tsalmon, que no tiene presos de seguridad.

Tawil también fue condenado por otros dos delitos de tráfico de drogas desde Siria a Israel, incluida heroína, cocaína y hachís.

Su abogado le dijo a Haaretz el sábado que no había recibido ninguna notificación de que su cliente iba a ser liberado.

Un funcionario israelí dijo que la liberación de los prisioneros fue  aprobada por el fiscal general sin una decisión del gobierno. La ley israelí dicta que tal movimiento pase por el gabinete cuando se derive de consideraciones diplomáticas.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario