Rabino De Jabad Relata Los Momentos Del Ataque: “Tuve Cara A Cara Al Terrorista”


El rabino que recibió un disparo mientras realizaba servicios en Poway, California, dijo a los medios de comunicación estadounidenses el domingo que su congregación continuaría creciendo a pesar del “horroroso” ataque y no permitiría que el terrorismo gane, mientras describía el enfrentamiento cara a cara con el asesino.

El rabino Yisroel Goldstein estaba en condición estable luego de recibir un disparo en la mano por parte de un hombre armado, identificado por la policía como John Earnest, de 19 años.

Earnest, 19, se entregó a la policía después de irrumpir en Jabad de Poway, al norte de San Diego, el sábado y abrir fuego con alrededor de 100 personas en el interior, matando a Lori Gilbert-Kaye, de 60 años, e hiriendo al rabino Goldstein, Noya Dahan de 8 y Almog Peretz de 34 años, dijeron las autoridades.

“Escuché una gran explosión, un gran ruido”, dijo Goldstein al programa Today del domingo. “Me di la vuelta y me encontré cara a cara con este terrorista asesino que sostenía el rifle y me mira fijamente, y en cuanto me vio, comenzó a disparar hacia mí y fue entonces cuando levanté las manos mis dedos volaron, y luego continuó y mató a Lori Kaye allí mismo”.

“Me di vuelta y vi a un grupo de niños en el salón de banquetes, entre ellos mi nieta, y yo simplemente corrí, sin saber que me habían arrancado los dedos, y saqué a los niños afuera, saqué a todos del santuario a salvo”, dijo Goldstein, notando la presencia de un guardia fuera de servicio en el sitio.

Un agente de la Patrulla Fronteriza fuera de servicio que trabajaba como guardia de seguridad disparó al tirador mientras huía, y aunque lo perdió, este chocó contra su vehículo en la huida.

Poco después de huir, Earnest llamó al 911 para informar sobre el tiroteo, dijo el jefe de la policía de San Diego, David Nisleit. Cuando un oficial lo alcanzó en una carretera, “el sospechoso se detuvo, saltó de su auto con las manos en alto y fue inmediatamente detenido”, dijo Nisleit.

El pistolero no dijo una palabra durante el ataque, dijo el rabino. “Ni una palabra que pueda recordar. No puedo borrar esa cara de mi mente “.

Goldstein instó al gobierno de EE. UU. a aumentar la seguridad en todos los lugares de culto y dijo que la comunidad judía no se sentiría intimidada.

“Estamos muy agradecidos de vivir aquí en este país que protege nuestros derechos a vivir abiertamente y con orgullo como judíos. Una cosa es segura… esto no nos intimidará. El terror no ganará”, dijo el rabino.

“Acabo de salir de la cirugía y muchos pensamientos pasan por mi mente. Este horrible evento debe despertar la alarma y la seguridad de todos los lugares de culto. Nuestro gobierno debe intensificar … y asegurar nuestras casas de culto”.

“Rezo por la curación durante este tiempo de dolor y pena. Y pido que todos hagamos algo, algo para agregar más luz para combatir esta oscuridad maligna que está ahí fuera”.

En la entrevista telefónica, Goldstein recordó a Gilbert-Kaye como una miembro fundadora, “pionera” de la congregación.

Hace tres décadas, cuando era un joven rabino, traté de establecer la congregación, “Lori fue una de las que me ayudó a conseguir el préstamo para la construcción”, dijo el rabino. “Ella ha sido una miembro constante, partidaria, filántropa. Sólo un alma amable. Todos en la comunidad la conocían”.

“Ella es una amiga tan querida. La conozco desde hace 33 años. Estoy tan desconsolado y triste por este asesinato sin sentido”.

Fuera de la sinagoga, antes de que llegaran los servicios de emergencia, dijo Goldstein, continuó su sermón para alentar a los miembros de su comunidad.

“Lo continué [el sermón] afuera, mientras estábamos refugiándonos y esperando en el lugar a que llegasen las autoridades, me levanté allí y hablé desde el corazón y solo les di a todos el valor para saber… fue hace solo 70 años. En el Holocausto nos dispararon de esta manera. Y solo quiero que mis compatriotas sepan, no vamos a dejar que eso suceda aquí. No aquí en San Diego, no aquí en Poway, no aquí en los Estados Unidos de América”.

El mes pasado, Goldstein condenó enérgicamente los ataques mortales en Nueva Zelanda dirigidos a los musulmanes en la oración, en la que murieron 50 personas.

“¡Atacar a personas inocentes es abominable! ¡Es abominable cuando es un shul [sinagoga] en Pittsburg y es abominable cuando está en una mezquita en Nueva Zelanda! Todo ser humano es creado a imagen de Di-s. La vida humana es preciosa. Nuestras oraciones y pensamientos están con la gente de Nueva Zelanda”, escribió en Facebook en ese momento.

El rabino Yonah Fradkin, director ejecutivo de Jabad del condado de San Diego, dijo que “ante el odio sin sentido nos comprometemos a vivir orgullosamente como judíos en este país glorioso. Creemos firmemente que el amor es exponencialmente más poderoso que el odio. Estamos profundamente conmovidos por la pérdida de una verdadera mujer de valor, Lori Kaye, que perdió su vida únicamente por vivir como judía”.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario