El atrevimiento de Hamas y los dilemas de Israel

Condenan la reacción de Israel a sus ataques, pretendiendo que no responda a los globos. incendarios


Israel se encuentra en una compleja encrucijada, que nada tiene por cierto de nueva: sigue lidiando con los terroristas de Hamas en la Franja de Gaza, pero se ve obligado a tomar medidas que perjudican más que nada a la población civil, lo cual no sirve a sus intereses ni tampoco le gusta desde un punto de vista político y moral.

Desde el martes de mañana y hasta nuevo aviso, por decisión del Coordinador de las Actividades en los Territorios-un brazo del ejército que se encarga de la coordinación de los asuntos relativos a la población civil palestina- , no se permite introducir combustibles a la Franja de Gaza. La razón : la multiplicación del lanzamiento de globos incendiarios y explosivos desde Gaza hacia Israel, que han provocado en los últimos días numerosos incendios. Fueron 16 incendios el lunes y 20 el martes. Cientos de hectáreas quemadas por esta nueva táctica terrorista, que parece inocente y es letal. Uno de los incendios estalló dentro de uno de los poblados aledaños a la frontera, cerca de las casas particulares.


Hamas tiene el tupé de advertir a Israel que se arriesga a una escalada. “Le conviene a Israel tener cuidado de no volcar sobre nosotros sus crisis internas”, dijo uno de los jefes de Hamas en Gaza Khalil el-Haya, dando a entender que toma medidas por su crisis política. Increíblemente-aunque ya no deberíamos estar sorprendidos- advirtió que “si Israel continúa jugando con la zona pesquera y con la entrada de combustibles, habrá una seria escalada”.

La referencia es a la reducción periódica de la zona de pesca autorizada en el agua territorial de Gaza, que Israel hace cada tanto-y a los pocos días vuelve a ampliar- a raíz de los incendios.

Es una verdadera encrucijada porque está claro que los pescadores no tienen la culpa, ni tampoco todos los palestinos que tienen menos electricidad en sus casas cuando no entra combustible desde Israel. ¿Pero acaso Israel tiene la responsabilidad principal por ello, o es a Hamas que hay que ir con quejas?

Hamas intenta imponer una ecuación en la que ellos se permiten hacer cualquier cosa contra Israel, incluyendo los ataques de los terroristas con globos dirigidos hacia territorio Israel para quemar bosques y cosechas, e Israel debe permitirles supuestamente hacer lo que quieran sin reaccionar.

La precupación por la población civil palestina, por los pescadores que viven de su trabajo y por la gente que precisa electricidad, debería venir ante todo de sus autoridades que dedican tiempo y recursos a dañar a Israel,  y no a aportar a su propia gente.

Este martes, una unidad de Hamas dedicada al lanzamiento de los globos incendiarios, publicó un video (que reproducimos aquí abajo) en el que anuncian: “Continuamos enviando los globos incendiarios hacia los territorios ocupados hasta que sea levantado el bloqueo o sean implementados los entendimientos. En segundo término, si no dejan de hostigar a nuestros hermanos en Cisjordania, los dejaremos en ridículo a ustedes ante todo el mundo. Quemaremos vuestros campos. Van a verlo con nuestros propios ojos, no solamente oirán de nosotros”.


Sugerimos prestar atención a la terminología. Hablan de “territorios ocupados” al referirse a los globos que van en camino al sur de Israel. Para Hamas, Israel todo es “territorio ocupado”, el estado judío no tiene derecho a existir. Esa es la base del problema.

El General Kamil Abu Rukun, Coordinador de Actividades en los Territorios, transmitió este martes un mensaje en árabe directamente a los habitantes de Gaza, a través de su página en árabe en Facebook, asegurando a la población de Gaza que es el terrorismo el responsable de que tengan menos electricidad. “Todas las semanas entran a la Franja entre 75 y 85 camiones con combustible, lo cual ayuda considerablemente a aumentar las horas de electricidad. Es el terrorismo el que ahora lo está impidiendo”, advirtió.

No sabemos con exactitud-ya que no se lo publicó en detalles y hay muchas cosas que Israel nunca dijo-qué incluyeron los “entendimientos” pactados tiempo atrás con mediación egipcia,  que Hamas alega Israel “viola” al recortar el combustible debido a los globos. Pero parece estar claro que gran parte del problema es la falta de reacción terminante de Israel a diferentes tipos de ataques de Hamas, incluyendo los globos incendiarios y explosivos. Las reacciones que Israel aprueba-a menos que ya se lance a un ataque militar a raíz de misiles- afectan a la población. Está claro que a Hamas no le falta nunca nada.

El precio central hay que cobrárselo con ingenio a Hamas. Hasta que los jefes terroristas no sientan en carne propia la respuesta israelí, nada cambiará.

Por Ana Jerozolimski
Fuente: Semanario Hebreo Jai
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario