La reunión trilateral Israel-EE. UU.-Rusia: motivos y ramificaciones


Por Zvi Magen

La reunión de los asesores de seguridad nacional de los Estados Unidos, Rusia e Israel a fines de junio es un logro de la política de Israel, que navega entre los intereses de Moscú y Washington y es parte en el diálogo de las superpotencias sobre el futuro de Siria y La intervención iraní en ese país. Para los Estados Unidos y Rusia, este es otro paso en sus esfuerzos por crear vínculos más estrechos y centrar el diálogo entre ellos en asuntos de disputa.

La elección de Israel como sede de la reunión fue para enfatizar su papel regional, y también es posible que tanto Washington como Moscú tengan interés en expresar su apoyo a Israel en el contexto de Siria y de Irán. Israel tiene interés en participar en conversaciones sobre temas regionales, pero al hacerlo, también podría estar invitando a una medida de riesgo.

Los asesores de seguridad nacional de los Estados Unidos, Rusia e Israel se reunirán en Israel a fines de junio. Esto marca un logro para la política de Israel, que ha logrado navegar entre los intereses de Moscú y Washington y ser parte en el diálogo de las superpotencias sobre el futuro de Siria y sobre la intervención iraní en ese país. Para Estados Unidos y Rusia, este es otro paso en sus esfuerzos por crear vínculos más estrechos y centrar el diálogo entre ellos en asuntos que están en disputa. Este artículo pretende despejar al menos algo de la niebla que nubla la reunión.

La agenda de esta reunión, cuyo formato es inusual, aún no se ha hecho público. Los informes de los medios internacionales sugieren que pretende ser una discusión sobre un acuerdo sobre Siria. Este marco implicaría la discusión de la continua intervención de Irán en ese país. Pero se puede suponer que, dado el discurso mejorado entre Rusia y los Estados Unidos, la reunión tendrá un valor diplomático inherente en sí misma, y ​​que también abordará los problemas globales en las respectivas agendas de los poderes.

La intención (por parte de los Estados Unidos e Israel, al menos) parece ser discutir el desarrollo de una política compartida sobre Siria e Irán. En cuanto a Siria específicamente, se puede suponer que tratarán de promover un acuerdo sobre la base de las conversaciones lideradas por la ONU en Ginebra, en contra de las conversaciones celebradas en Astana en las que Rusia, Irán y Turquía participaron. Aquí, el objetivo sería avanzar la reforma política en Siria. Rusia, por su parte, exigiría un acuerdo de Estados Unidos para el papel oficial del presidente Bashar al-Assad y para su candidatura en las próximas elecciones presidenciales en Siria. Dado el empeoramiento de la crisis entre Irán y los Estados Unidos en la región del Golfo, los Estados Unidos esperan que Rusia apoye su política sobre la cuestión iraní,

No debe descartarse que el pivote en la política de Oriente Medio de Rusia, expresado en su acercamiento y estrecha cooperación con Israel después de un período visiblemente frío, así como en la creciente tensión con Irán y el régimen de Assad, se deba principalmente a su apuesta por crecer más cerca de los Estados Unidos. La reunión programada para llevarse a cabo en Israel es aparentemente otra manifestación de esto.

El creciente acercamiento entre Washington y Moscú es evidente recientemente por los contactos regulares entre altos funcionarios de ambos lados. Una reunión entre el presidente Donald Trump y el presidente Vladimir Putin también está programada al margen de la cumbre del G20 en Tokio. Sin embargo, aún es demasiado pronto para evaluar el éxito de este proceso, entre otras cosas debido a la presión doméstica que se aplica a cada presidente para evitar gestos que podrían mejorar las relaciones.

El presidente Trump puede sentirse más libre, al menos después de la publicación del informe del Asesor Especial Mueller, al menos cuando se trata de mantener un diálogo con Rusia. También parece que la administración Trump está actualmente interesada en tratar de aprovechar la disposición de Rusia para discutir la remoción de las fuerzas iraníes de Siria, en cooperación con Israel, e incluso tomar medidas frente a Irán para mitigar las tensiones en el Golfo y Alentar a Irán a aceptar nuevas negociaciones sobre el acuerdo nuclear. Un factor que contribuye al interés de Rusia en mejorar los lazos con los Estados Unidos es su deseo de lograr un rápido final de la crisis siria mientras se cobran las fichas que obtuvo en el país, así como de mejorar las relaciones con Occidente, a saber, Europa. con respecto a la esfera postsoviética, con la esperanza de que se eliminen las sanciones,

Aún así, sigue sin estar claro si la esperanza estadounidense de redactar entendimientos con Rusia se cumplirá. Cabe recordar que Rusia e Irán son socios en la lucha de la guerra siria junto con el régimen de Assad, aunque, como ya se dijo, las brechas en sus posiciones sobre la configuración del futuro de Siria se han ido incrementando gradualmente. Las tensiones también han aumentado entre ellos recientemente, a la luz de la crisis entre Irán y los Estados Unidos.

La intención de Rusia de cambiar el patrón de su cooperación con Irán mientras se acerca a Occidente y a Israel parece haberse decidido ya hace un año. Por ejemplo, el ruso propuso a Estados Unidos e Israel tanto en la cumbre de Helsinki de julio de 2018 como en la conferencia de París que se celebrará más adelante en noviembre, que obligaría a Irán a abandonar Siria. Sin embargo, parece que la implementación del plan encontró resistencia entre los jugadores influyentes dentro de Rusia, quienes temían un acercamiento con los Estados Unidos y un abandono de Irán y, por lo tanto, preferían una confrontación continua entre las superpotencias, con Irán como un socio anti-occidental. No obstante, parece que el presidente Putin recientemente logró progresar con esto, a pesar del hecho de que las brasas de la recalcitación de la oposición todavía están ardiendo. Por lo tanto, es demasiado pronto para evaluar qué tan serio es el liderazgo ruso sobre el plan. Su implementación todavía está muy lejos debido a la oposición de Irán y el régimen sirio.

El liderazgo ruso también ha hecho esfuerzos para mejorar las relaciones con Israel. Este esfuerzo ha sido especialmente notable dada la oposición dentro de Rusia a cambiar su política en el Medio Oriente. La crisis entre los países tras el incidente en el que un avión de reconocimiento ruso fue derribado sobre Siria en septiembre de 2018 fue avalada por la oposición. Terminó a fines de febrero de 2019, cuando, durante una reunión entre el presidente Putin y el primer ministro Netanyahu, Rusia le ofreció a Israel un nuevo marco para cooperar en la creación de un acuerdo en Siria que implicaría la eliminación de las fuerzas extranjeras, principalmente Irán, del territorio del país. . Es posible que este movimiento esté destinado a ayudar a avanzar los entendimientos entre Moscú y Washington.

Parece que Rusia también intentará alentar la salida de las fuerzas estadounidenses de Siria, aunque también exigirá que coordinen su salida con Moscú para que pueda hacer arreglos para llenar el vacío que los estadounidenses dejarán en el área noreste del país . El control de Assad es buscado por el régimen de Assad; los iraníes, que quieren controlar la frontera entre Irak y Siria y los campos minerales en el este de Siria; Combatientes kurdos bajo las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF); y Turquía, que hará cualquier cosa para impedir la autonomía kurda en el norte.

En resumen, parece que la reunión ruso-estadounidense-israelí programada constituirá otra etapa en la renovación del diálogo entre Estados Unidos y Rusia, cuyo propósito principal es abordar asuntos que son cruciales para ambas partes en las esferas internacionales. En el marco de la reunión, se planea una discusión para redactar una política común con respecto a la influencia iraní y siria en ella, la eliminación de fuerzas extranjeras del territorio del país, así como un intento de reunir la voluntad de una acción conjunta para resolver los desafíos de la región. . En cuanto a Siria específicamente, las conversaciones se centrarán en la estabilización y en un acuerdo político para el país, pero es dudoso que Estados Unidos esté dispuesto a cooperar con Rusia a cambio de reconocer el régimen de Assad o ayudar a financiar la reconstrucción de Siria. En cuanto a Irán,

La elección de Israel como sede de la reunión fue para enfatizar su papel regional, especialmente dado el hecho de que el acercamiento ruso-estadounidense aún no ha ganado un amplio apoyo en los Estados Unidos ni en Rusia, para el caso. Es posible que tanto Washington como Moscú tengan interés en expresar su apoyo a Israel en el contexto de Siria y de Irán. Israel, que tiene un papel en este diálogo, tiene interés en participar en conversaciones sobre asuntos regionales relacionados con Siria e Irán. Sin embargo, al hacerlo, Israel también podría estar invitando a una medida de riesgo, ya que las conversaciones podrían conducir a acuerdos que se relacionarán principalmente con un acuerdo político y el apuntalamiento de la estabilidad de Siria, sin abordar los intereses israelíes en ese contexto.

De cualquier manera, la reunión en Israel de los asesores de seguridad nacional representa un logro diplomático para Israel. Incluso si los participantes no llegan a acuerdos prácticos sobre el futuro de Siria y la remoción de las fuerzas iraníes del país, el hecho mismo del evento mejora el estado de Israel y la posibilidad de que pueda ejercer influencia sobre un futuro alojamiento en Siria . Rusia ya ha prometido limitar la actividad iraní y, en ocasiones, toma medidas importantes para demostrar que está cumpliendo su promesa, incluso redistribuyendo las fuerzas y representantes de Irán lejos de la frontera con Israel.

Durante la reunión, el asesor ruso intentará ganar legitimidad para el continuo gobierno de Assad en Siria y reconocer que ganó la guerra civil y que es insustituible, al menos en los próximos años. Por lo tanto, es recomendable que Israel exija, a cambio de un reconocimiento del gobierno de Assad, el establecimiento de un canal de enlace militar con el régimen sirio, a fin de coordinar las expectativas: para evitar malentendidos; asegurar que el régimen impida la acción de grupos terroristas y representantes iraníes en los Altos del Golán; y para evitar una escalada debido a que cualquiera de los dos lados lea erróneamente las intenciones y acciones del otro.

Fuente: The Institute for National Security Studies
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario