LOS NUEVOS DESAFÍOS DEL PARLAMENTO EUROPEO PARA ISRAEL Y LOS JUDÍOS

Los miembros del Parlamento Europeo (eurodiputados) de los partidos radicales de izquierda invitaron y aplaudieron a oradores del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y portavoces del terrorismo.


POR SHIMON SAMUELS

En mayo de 2004, el entonces presidente polaco Aleksander Kwasniewski organizó una gran fiesta en Varsovia para celebrar la entrada de ocho países de Europa del Este en la Unión Europea, el llamado proceso de “ampliación“.

Invitó a ocho oradores a abordar los principales desafíos, entre ellos un líder del Congreso Mundial Musulmán para hablar sobre la “islamofobia” y yo sobre el “antisemitismo“.

Yo estaba eufórico. Los judíos siempre habían prosperado dentro de una identidad supranacional. De hecho, los únicos yugoslavos, checos o eslovacos sin guión en los apellidos eran los judíos.

Muchos percibían erróneamente que “soviético” era más protector que “judío“. “Británico” era más simple que “inglés“. En ese día en Varsovia, sentí que todos los europeos ahora compartirían la condición judía a medida que las fronteras se derrumbaban y la mayoría adoptaba una moneda común: el euro.

¡Qué equivocada estaba!

A medida que el antisemitismo se inflaba de charla de cócteles a cócteles molotov, y el terror antisemita se extendía por todo el continente occidental, el mundo judío desarrolló una sospecha de una UE unida, una preocupación confirmada por sus funcionarios de relaciones exteriores, la baronesa Catherine Ashton y su sucesora Federica Mogherini.

Los miembros del Parlamento Europeo (eurodiputados) de los partidos radicales de izquierda invitaron y aplaudieron a oradores de la Autoridad Palestina,  como el presidente Mahmoud Abbas, y portavoces del terrorismo.

Por otro lado, los partidos populistas / nacionalistas, como el UKIP británico (ahora denominado “Partido Brexit”) y los partidos de extrema derecha, especialmente los del gobierno en Europa del Este, tienden a tomar posiciones pro israelíes.

A nivel nacional, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu ha logrado establecer relaciones especiales para Israel con sub-bloques dentro de la UE, como el Grupo Visegrad (República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia), los países bálticos y Grecia-Chipre debido, entre otras cosas, al comercio de alta tecnología, pero también a intereses estratégicos comunes, como en el último ejemplo contra Turquía.


Israel es percibido por estos países como una clave de acceso a los Estados Unidos y su presidente. Para los europeos orientales antirrusos, Israel también es visto, cuando es necesario, como un canal de retorno al Kremlin. Pueden aparecer manchas en la pantalla, como la actual crisis con Polonia (cuyo partido gobernante se encuentra en el Parlamento Europeo) en relación con la investigación de su complicidad en tiempos de guerra para asesinar a judíos.

La ironía es el crecimiento de ambos regímenes populistas de Italia a Hungría y los partidos de Alemania y Francia a Austria que comparten intereses con Israel.

Algunos expresan una antipatía hacia la UE, empeñada en la homogeneidad, ya que anhelan narraciones nacionales “perdidas” ante una generación educada en la versión de Wikipedia de la historia.

Mientras que los últimos consideran al “estado judío” como una anormalidad fósil, los populistas admiran a Israel como el enemigo de su propio enemigo islamista.

Al mismo tiempo, articulan su historia rehabilitando a los “héroes” anti-bolcheviques de la Segunda Guerra Mundial que resultaron ser colaboradores nazis en el asesinato masivo de judíos.

Estas elecciones europeas fueron revolucionarias y generacionales, como lo demuestran los baby boomers contra los partidos centristas, y los Verdes de la Generación X, que se preocupan por las causas radicales. Orientados hacia el futuro, tienden a ser históricamente desinteresados, o incluso analfabetos y atrapados en la red de “interseccionalidad“, es decir, todas las “víctimas” de la guerra, catástrofes naturales o incluso enfermedades. Sean indígenas o palestinos, todos son “hermanos“.

Los judíos, especialmente bajo el especto de “sionistas“, agrupados con el capitalismo, la banca, los medios de comunicación, el colonialismo, el apartheid, etc., son inevitablemente su enemigo.

Existe un factor de spoiler en una UE atacada por caballos de Troya en el interior, desde el Rally Nacional de Francia hasta el Partido Británico Brexit y los populistas de Europa del Este.

Tal vez los eurodiputados estarán tan ocupados reafirmando sus respectivas narrativas y rediseñando el Proyecto Europeo que la cuestión judía quedará temporalmente archivada.

Lamentablemente, el mayor desafío es creer eso!

El escritor es director de relaciones internacionales en el Centro Simon Wiesenthal.

Fuente: The Jerusalem Post – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudío
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario