Pasado y presente de Gaza. Por Teniente Coronel Ret. Dr. Dany Shoham

Los primeros filisteos (que no deben confundirse con los palestinos de hoy día) fueron marinos invasores originarios de Kaphtor (Chipre o Creta) que llegaron a la costa de Gaza, cerca del arroyo Grar.


 Estos eran agresivos y decididos. Después de establecer un punto de apoyo en el territorio, se corrieron gradualmente hacia el norte a la zona de Sorek y más allá. La Filistea Bíblica contenía los “Cinco Señores de los Filisteos” (desde el sur hasta el norte): Gaza, Ashkelon, Gath (entre Kiryat Gat y Beit Shemesh hoy día), Ashdod y Ekron (cerca del actual Kiryat Ekron).

Durante la ronda más reciente de combates entre Israel y Gaza (mayo, 2019) Hamás atacó con frecuencia Ashkelon, Kiryat Gat, Beit Shemesh, Ashdod y Kityat Ekron. Su objetivo, como siempre, era asesinar civiles judíos, aunque esta vez con un propósito adicional de condensar sus barreras en un esfuerzo por aplastar el sistema israelí Cúpula de Hierro. Esta no fue la primera vez que Hamás, que ha gobernado Gaza desde el año 2007, ha atacado a Gush Dan en la última década.

Existe un poderoso eco histórico en referencia a estos enfrentamientos. La tribu bíblica de Dan, que por supuesto era israelita, vivió durante años directamente enfrentada a los Filisteos del Norte, dominio a dominio, cabeza a cabeza. Los filisteos de la época monopolizaban la industria del hierro y lograron prohibir la producción de armas comunes de los israelitas, obligando a los jueces que combatieron contra ellos – (Shamgar ben Anath o Sansón) – a emplear medios inusuales. Shamgar ben Anath salvó temporalmente a los israelitas asesinando a 600 filisteos con un hacha de buey, por ejemplo.

Si bien se desconoce el origen tribal de Shamgar ben Anath apodado Sansón – quien encarnaba el poder físico supremo y astucia espiritual, pertenecía a de la Tribu Dan. El tratado de las confrontaciones de Sansón con los filisteos se encuentra entre lo más impresionante de la Biblia, y subraya su pensamiento creativo táctico y estratégico.

Sansón “atacó [a los filisteos] despiadadamente”; “atrapó a 300 zorros, ató antorchas encendidas en sus colas, los soltó dentro de los campos de los filisteos y quemó toda su cosecha”; y “se topó con una quijada de burro, con la que atacó y golpeó a 1000 filisteos”. Los habitantes de Gaza finalmente lograron, con la ayuda de Dalila, agotar a Sansón y forzar su rendición, pero este derrumbó el templo Dagon en Gaza por encima de la cabeza de todos, matándose a sí mismo y a miles de filisteos junto a él.

Esto, de ninguna manera, fue el fin de la situación de los israelitas con los filisteos. Estos se expandieron hacia las afueras desde Filistea, llegando a Shiloh en el dominio de la Tribu Efraim y colocaron fuerzas de guarnición en Mikhmash y Geva junto al dominio de la Tribu Benjamín. El primer rey de los israelitas Saúl, quien estuvo afiliado a la tribu de Benjamín, se rebeló en contra de los filisteos. En el proceso, se convirtió en el primero en establecer un ejército ordenado para el pueblo israelita, liderado por Avner ben Ner. Saúl atacó fuerte a los filisteos en Mikhmash y su hijo Jonatán les propinó un extenso golpe en Geva. Saúl eventualmente también atacó Ammón, Moav, Tsova y Amalek, pero finalmente fue derrotado por los Filisteos.

Antes de convertirse en rey, David ofreció enfrentarse a Goliat el filisteo, un formidable gigante que aterrorizaba a los israelitas. Por medio de un arma increíblemente simple, la honda de su pastor, David lanzó una piedra directamente hacia la frente de Goliat, su única parte expuesta y lo mató. Los horrorizados filisteos huyeron y el ejército israelí saqueó sus campamentos.

Cuando David fue coronado rey en Hebrón, los filisteos dominaban territorios muy apreciados fuera de Filistea. Sin embargo, cuando llegó a gobernar su reino en Jerusalén, este se propuso traer de vuelta a los filisteos hacia Filistea. Pero si bien el reino de David se extendía hasta Sidón e incluyó una parte considerable de lo que eventualmente se llamaría Transjordania, no incluía a ninguno de los propios ciudadanos de Filistea. Los cinco Señores de los filisteos permanecieron intactos.

Tal estado de cosas continuó hasta el año 770 a.C., cuando el rey Usías de Judea capturó Gath y Asdod, llegó hasta Yavne y construyó asentamientos y fortalezas a lo largo de la costa. No capturó Ashkelon ni Gaza (y aparentemente no lo intentó). Esta conquista le otorgó a Ussía la capacidad de monitorear las transacciones no solo en los puertos marítimos, sino también a lo largo de parte del camino de Filistea entre Egipto e Israel. Gracias a esta ventaja, más el dominio que logró en Kadesh y Eilat, Ussía obtuvo el control sobre la ruta por la cual los bienes se introducían entre la cabecera de la Bahía de Eilat y Filistea. Este también fue capaz de monitorear rutas que conectaban a los filisteos con los países de la península árabe y controlar las rutas comerciales terrestres desde Egipto hacia el norte, hacia Filistea y más allá.

Jonatán el hasmoneo conquistó Gaza en el año 145 a.C., pero lo hizo como gobernador nombrado por el Imperio Seléucida y no como una entidad independiente. En el año 101 a.C., Alejandro Janeo conquistó Gaza – luego de un año de bloqueo, luego de tomar Anthedon (entre Gaza y Ashkelon), Rafah y Rhinokoroura (que ahora se conoce como el-Arish).

Cuatro años más tarde, a Alejandro Janeo se le ordenó destruir Gaza, una ciudad portuaria e importante intersección comercial internacional – en lugar de utilizarlo. El objetivo era ahogar el comercio de Gaza aislándolo del mar y fortalecer así el poder comercial de Judea. Al hacer esto, este evitó perjudicar al cercano Ashkelon respeto a la alianza entre esa ciudad y la dinastía ptolemaica, lo que ayudó a Judea a mantener buenas relaciones con Egipto y con Cleopatra III.

Luego de suprimir la revuelta en Bar Kojba en el año 135 a.C. y a pesar del hecho de que los territorios de Filistea no estaban incluidos en las áreas que se rebelaron, los romanos cambiaron el nombre de la provincia de Judea a Siria-Palestina, de donde se originó el nombre que conocemos hoy día como “Palestina”.

Hacia el final de la era Hasmonea, una comunidad judía se inició en Gaza que experimentó altibajos hasta su destrucción final durante los pogromos de 1929. Durante la era talmúdica, existió una aldea hebrea en el corazón de la Franja de Gaza, entre Gaza y Khan-Younes. En esta aldea habitaba el Tanna Rabbi Eliezer Ben Yitzhak de Kfar Darom. Muchos años después, un renovado Kfar Darom, junto a Gush Katif, albergó una considerable población judía en la Franja de Gaza, donde se toparon con un incremento en el terrorismo árabe.

Los gobernantes extranjeros que ocuparon la Tierra de Israel, desde los asirios hasta los británicos, también estuvieron expuestos a los desafíos de Gaza. Durante la cristianización del Imperio de Bizancio, por ejemplo, Gaza resistió firmemente la presión a abandonar su cultura y religión pagana. Solo por la fuerza el gobierno central en Bizancio logró imponer el cristianismo como la religión predominante en Gaza. Las tropas del Imperio Británico también tuvieron una larga y difícil lucha con los habitantes en sus manos antes de que lograran tomar Gaza de los otomanos en el año 1917.

Durante la Guerra de Independencia israelí en (1948), el ejército egipcio logró avanzar a lo largo de la llanura costera hasta la zona de Ashdod, pero se detuvo en el puente Ad-Halom. La Operación Yoav, que incluyo una combinación de actividades ofensivas terrestres, aéreas y marinas, empujó al ejército egipcio hacia su retirada al sur, trayendo el dominio israelí a Ashdod y Ashkelon en octubre, 1948. La Franja de Gaza permaneció en manos egipcias. Después de la guerra, Egipto ocupó la Franja de Gaza, pero no la consideró como territorio egipcio, sino que decidió establecer una administración militar en la zona.

En 1967 (y de hecho, también en 1956), las FDI conquistaron la Franja de Gaza de Egipto, pero en las entradas sur de Gaza sucedieron duras batallas entre los defensores de la ciudad, afiliados a la 20ª división “palestina” del ejército egipcio y las FDI. En la mañana del 6 de junio, luego que la Fuerza Aérea israelí bombardeara objetivos en Gaza, las tropas israelíes atacaron desde el este. En paralelo, tras enfrentar una feroz resistencia en el área de Khan-Younes, otra fuerza israelí maniobró hacia el norte. A mediodía, se había completado la conquista de Gaza.

Gaza fue utilizada como principal estación de comando de las tropas pertenecientes a las FDI que ocupaban la Franja desde 1967 hasta 1994. Con la excepción de los años 1970-71, cuando la OLP logró agitar una ola terrorista que fue rápidamente reprimida por las fuerzas de seguridad israelíes, la Franja estuvo relativamente en calma hasta diciembre, 1987 cuando estalló la intifada siendo la ciudad de Gaza uno de sus focos. Durante la intifada, que duró hasta la firma de los Acuerdos de Oslo en otoño de 1993, la situación económica de Gaza se deterioró enormemente debido a las limitaciones impuestas a la movilidad de los habitantes de Gaza que entraban en Israel.

En 1994, como parte de los Acuerdos de Oslo, Israel puso fin a su control sobre la población palestina en Gaza, que quedó bajo tutela de la Autoridad Palestina, recientemente establecida por la OLP. El Presidente de la OLP y Presidente de la Autoridad Palestina Yasser Arafat, estableció sus oficinas centrales en Gaza y la primera sesión del Consejo Nacional Palestino (el semi-parlamento de la OLP) en el territorio de la Autoridad Palestina tuvo lugar en marzo, 1996.

En el verano del 2005, Israel completó su retirada total de Gaza eliminando unilateralmente a los 8000 fuertes residentes de las pocas decenas de aldeas israelíes que existían en el extremo sur de la Franja durante décadas, lo que llegó a provocar una dolorosa disputa dentro de Israel. En el 2007 Hamás, que obtuvo la victoria en las primeras elecciones parlamentarias palestinas el año anterior, le arrebató por la fuerza el control de la Franja a la OLP/Autoridad Palestina. En respuesta, Israel declaró la Franja como “entidad altamente hostil”.

En los 12 años que han transcurrido desde el año 2007, se han producido muchos cambios de diversos grados de importancia en la Franja de Gaza – pero el antiguo centro que encarna Gaza, el último de los Cinco Señores de los Filisteos, permanece de pie. Si bien los actuales habitantes de la Franja no descienden de los antiguos filisteos no-árabes, estos traen consigo hacia el presente, el pasado antiguo de Gaza – y su resistencia intratable a la pacífica coexistencia con el estado judío.

El Teniente Coronel (ret.) Dr. Dany Shoham, microbiólogo y experto en guerra química y biológica en el Medio Oriente, es investigador asociado principal en el Centro de Estudios Estratégicos Begin-Sadat. Es ex-analista de inteligencia en las FDI y del Ministerio de Defensa israelí.

Fuente: Hatzad Hashení
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario