Macri prepara un decreto para declarar a Hezbollah grupo terrorista


El gobierno de Mauricio Macri prevé definir por decreto un nuevo listado de grupos terroristas que incluya a la organización proiraní Hezbollah por su participación en los atentados contra la embajada de Israel y la AMIA . Estados Unidos e Israel hicieron un pedido conjunto a la Argentina para que califique de terrorista a la agrupación libanesa.

La decisión implicaría un endurecimiento de las restricciones políticas y financieras de los miembros de Hezbollah en territorio argentino. Concretar la idea por la vía del decreto es actualmente la alternativa que cosecha mayores adhesiones en el Gobierno.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, aterrizará el próximo martes en Buenos Aires para una visita de menos de 48 horas, durante las cuales se reunirá con Macri y rendirá homenaje a las 85 víctimas de la AMIA, a 25 años del ataque terrorista en la sede de la calle Pasteur.

El endurecimiento de la postura ante Hezbollah aparece asociado a la visita del funcionario de Trump e implica un giro clave en la política exterior.

"Estamos evaluando alternativas, y una de ellas es la de un decreto", coincidieron ante LA NACION fuentes del Ministerio de Seguridad que encabeza Patricia Bullrich y la Unidad de Información Financiera (UIF), de Mariano Federici, encargados de buscar "la vía más rápida" para incluir a Hezbollah, organización con sede y accionar político en el Líbano, en la lista de organizaciones que promueven el terrorismo. Quedó desechada, por ahora, la vía de una ley del Congreso que delegue en el Poder Ejecutivo esa inclusión, y que repara el vacío legal existente en la materia.

"No tenemos mayoría en el Parlamento, y tardaría demasiado en salir", explicaron altas fuentes gubernamentales. Por eso, la idea es generar un registro propio de organizaciones terroristas, más allá del que ya tiene en vigencia la ONU, y con el cual la Argentina se ha regido hasta el momento.

El jueves, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se refirió al tema y dejó abierta la posibilidad de encontrar una fórmula para apuntar a Hezbollah, en coincidencia con la visita del canciller de Trump y un nuevo aniversario del ataque, perpetrado el 18 de julio de 1994. "A lo largo de los días hacia el aniversario iremos trabajando distintos temas (...) En el momento que se tome una decisión se comunicará, es un tema que tiene diversas complejidades, pero de aquí al 18 de julio serán varias las cosas que iremos contando y haciendo para honrar la memoria de las víctimas y dejar claro el lugar de la Argentina en su lugar en el concierto internacional", afirmó Peña ante una pregunta de LA NACION en la conferencia de prensa que siguió a la reunión de gabinete ampliado encabezada por el presidente Mauricio Macri en el CCK.

En 2003, la Justicia argentina culpó a Irán de estar detrás del ataque a la AMIA y a Hezbollah por su ejecución. En 2006 fue el Estado argentino el que acusó a Teherán por el ataque y solicitó a Interpol la búsqueda de ocho funcionarios y exfuncionarios del régimen iraní por su presunta responsabilidad en el atentado. Desde el Gobierno destacaban que la eventual creación del registro y la inclusión de Hezbollah deberá necesariamente pasar por el tamiz de la mesa que integran, además de la UIF y el Ministerio de Seguridad, las Fuerzas Armadas y de Seguridad, que estarían habilitadas a perseguir a esa organización. "En última instancia, quien decide es el poder político", resumió un alto funcionario.

Endurecimiento

La llegada de Pompeo coincide con el endurecimiento en las relaciones entre Estados Unidos e Irán. "La última expansión del programa nuclear de Irán llevará a más aislamiento y más sanciones", dijo el propio Pompeo anteayer, enojado por la continuidad del programa de enriquecimiento de uranio por parte de Teherán. Trump, que jugó fuerte en el tablero de Medio Oriente con el traslado de la embajada norteamericana a Jerusalén, considera a Irán "el mayor peligro para el mundo". La idea de Pompeo es que Brasil y Paraguay también se sumen a la ofensiva contra Irán.

Israel, por su parte, también renovó recientemente sus pedidos públicos al Estado argentino para que limite la actividad de Hezbollah en el país. "En estos tres años (de gestión) no conseguimos traer justicia a los sobrevivientes ni a los familiares de los dos atentados. Veo esto como un error, una falla a nivel global y personal (...) Hezbollah no es considerada una organización terrorista en la Argentina, si alguien quiere poner una bandera de Hezbollah en la puerta, es legal. Si quiere donar plata, también es legal. Irán, el país que hizo los atentados, todavía sigue teniendo su embajada en Palermo, y el embajador iraní, parte del aparato terrorista, sigue yendo a eventos", afirmó el embajador israelí Ilán Sztulman, a principios del mes pasado y a punto de finalizar su gestión diplomática en el país.

Irán y Hezbollah serán tema de la cumbre de antiterrorismo organizada por la Cancillería en el Palacio San Martín, de la que Pompeo tomará parte el viernes 19. El secretario de Estado norteamericano no estará -por cuestiones de seguridad- en el acto conmemorativo del día anterior en la calle Pasteur, pero sí rendirá homenaje a las víctimas del atentado en la plaza seca del edificio comunitario, junto al canciller Jorge Faurie y el actual titular de la AMIA, Ariel Eichbaum.

El presidente de la AMIA también se sumó a las voces que piden condenar a Hezbollah en el país. "Estamos teniendo avances en Inglaterra y Estados Unidos con Hezbollah siendo declarada como organización terrorista, y ahora esperamos que la Argentina adopte una medida en tal sentido. Las naciones no pueden tolerar de ninguna manera que el terrorismo tenga fuentes de financiamiento en sus países", dijo Eichbaum ayer a la Agencia Judía de Noticias.

Desde el Gobierno aseguran que el registro no incluirá organizaciones nacionales, como los RAM de Neuquén o los grupos anarquistas que protagonizaron ataques en noviembre pasado.

Por Jaime Rosemberg
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario