¿Por qué no vamos a vencer en la próxima guerra?


Por Ron Ben Yshai (Yediot Ajaronot)

La negativa a aceptar las pérdidas de vidas de nuestros soldados, la politización de la seguridad, la cultura de decapitación de los comandantes que luchan en el campo de batalla, la desproporcionada sensibilidad ante los secuestros y la peligrosa participación de los padres de los soldados en las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), ya sea contra Hamás, Hezbollah, Siria o todos ellos. No ganaremos…

Israel no será derrotado en la próxima guerra, pero no triunfará. Ya sea una batalla en Gaza, la Tercera Guerra del Líbano o la Primera Guerra del Norte (Siria y el Líbano), o una posible combinación entre ellos, estamos destinados a acabar sin una decisión clara, con una sensación de amargura, cuando el enemigo emergerá desde los escombros, sacudiéndose el polvo y con sus dedos haciendo la V de la Victoria.

Lograremos una disuasión que durará algunos años, y el fin de las hostilidades acordadas por los mediadores internacionales será razonable para nosotros, pero la ausencia de una clara victoria militar y consciente en el campo de batalla erosiona la disuasión y, en consecuencia, acorta la calma hasta la próxima gran confrontación militar. Los largos períodos de calma entre las principales rondas de lucha son importantes porque permiten el crecimiento económico y garantizan la calidad de vida de los ciudadanos israelíes.

Pocos días después de asumir el cargo, el Jefe del Estado Mayor del FDI, Aviv Kojavi, convocó una sesión de lluvia de ideas, que duró varios días, con la participación de altos oficiales de las FDI. Su objetivo era uno: Aclarar y definir el significado práctico del término “victoria”. En otras palabras, lo que las FDI deben lograr en la próxima guerra, para que al final quede claro quién ganó y quién perdió, las conclusiones de la reunión tienen implicaciones operacionales y, por lo tanto, son confidenciales, pero me atrevo a predecir que Israel no ganará la próxima guerra.

¿Cuál es la diferencia entre una “victoria militar” y una “victoria”?

Nosotros no triunfaremos y no porque las FDI no estén listas para la guerra y no porque no tenga la fuerza para derrotar a su enemigo. Hasta donde puedo estimar, las FDI son actualmente fuertes y están en un alto nivel de preparación en todos los aspectos de la

guerra asimétrica o convencional en dos o tres frentes simultáneamente. Lo que evitará una victoria y una victoria militar son fenómenos sociales, mentales y políticos que se desarrollaron en la sociedad civil y en las relaciones entre la sociedad y el ejército en Israel después de la Guerra de Yom Kipur.

En aquella guerra, que Egipto y Siria abrieron con sorpresa en octubre de 1973, pagamos grandes pérdidas en temas de fijación mental, que resultó de la arrogancia complaciente de la Dirección de Inteligencia de las FDI, la falta de preparación de las fuerzas y la mala gestión militar de la campaña. A pesar de la situación de partida, que se grabó como un trauma en las mentes del público israelí, la lucha terminó a 101 kilómetros de El Cairo y 40 kilómetros de Damasco, y se convirtió en una aplastante victoria física y mental.

Después de esa guerra, el presidente Anwar Sadat y el rey Hussein llegaron a la conclusión que Israel no podía ser borrado del mapa de Medio Oriente por un ataque militar convencional y más tarde, firmaron acuerdos de paz con nosotros.

El efecto de la guerra de Yom Kippur en el público israelí fue más complejo y se expresó en dos fenómenos:

· Por un lado, se debilitó nuestra ansiedad existencial desde que David Ben-Gurion declaró el establecimiento de un estado judío en la Tierra de Israel. El lugar de una preocupación por nuestra capacidad para sobrevivir físicamente, llegó una sensación de que sucediese lo que ocurriese, “ellos” no podrían con nosotros. El resultado fue que la mentalidad espartana que había caracterizado al público israelí desde los primeros días del movimiento sionista ha sido reemplazada por una mentalidad mucho más relajada, que se encuentra en el corazón del bienestar del individuo y el cumplimiento de sus deseos y caprichos. Al mismo tiempo, la seguridad y los involucrados en ella dejaron de ser vacas santas.

· Por otro lado, el público en Israel se ha vuelto más sensible a las bajas entre los soldados, y se ha desarrollado una actitud irracional, que limita con la histeria pública, sobre el tema de los prisioneros de guerra y los desaparecidos en combate.

Estos dos fenómenos han conducido a procesos en la sociedad israelí que dañan la fortaleza nacional, y están saboteando claramente nuestra capacidad de ganar guerras y disuadir a nuestros enemigos.

Sensibilidad ante la pérdida y castración

Particularmente grave es el daño a la seguridad que resulta de la sensibilidad desproporcionada a las víctimas. Desde la Operación Escudo Defensivo en 2002, esta preocupación ha socavado la discreción de los tomadores de decisiones en el ámbito político-civil y su disposición a asumir riesgos cuando vienen a aprobar las operaciones de las fuerzas terrestres. La motivación de los comandantes en el terreno, su voluntad de combatir en contacto directo y su determinación de llevar a cabo la misión se han

erosionado gravemente, como resultado de la presión pública que deben preferir para proteger la vida de su gente sobre cualquier otra consideración.

En la Segunda Guerra del Líbano, por ejemplo, que se llevó a cabo con falta de profesionalismo y comprensión tanto por parte de los estadistas como por los militares, la evacuación de las víctimas recibió prioridad en casi todos los casos para llevar a cabo la misión militar. Una y otra vez, tan pronto como nuestra fuerza encontró y absorbió las víctimas de los ataques de Hezbollah, sus hombres se centraron en tratar a los heridos y evacuarlos en lugar de esforzarse por llevar a cabo la misión (también porque las definiciones de las misiones en esa guerra eran en su mayoría vagas y poco claras). No es de extrañar que en el Líbano, en 2006, se creara un perjuicio mental, en el público israelí, que “la paz de nuestros hijos” (soldados) precede a la paz de los ciudadanos que se han propuesto defender. Este rasguño mental todavía existe hoy.

Es posible explicar la incapacidad y el poco deseo del público israelí de aceptar las pérdidas de la vida de los soldados en la pérdida de la fe en los líderes políticos y en la crítica que los medios de comunicación representan constante e injustamente a los comandantes de las FDI en todos los niveles, causando indirectamente que durante los días de combate los comandantes deben, muy seguido, confrontarse con las familias en duelo que los acusan de ser los responsables de la perdida de sus seres queridos.

La mayoría de las familias en duelo entienden que el comandante comparte el dolor y la pena tanto como ellos, pero recientemente el fenómeno de familias que reemplazan su dolor y la rabia en una búsqueda vengativa obstinada dirigida a herir al comandante o los comandantes que lo enviaron de buena fe a una misión de la que no han regresado.

Cuando las FDI deciden promover al oficial después de un arduo y exigente servicio, las familias afirman que no es apto para ser ascendido debido a las circunstancias en que su hijo perdió la vida. Otro ejemplo de cómo la sociedad civil en Israel destruye lenta pero seguramente la capacidad, iniciativa y creatividad de los comandantes de campo.

El trauma de los rehenes y los cuerpos

La necesidad de regresar a casa a cualquier precio a los prisioneros de guerra, los cuerpos y las personas desaparecidas, crearon una motivación a largo plazo para que nuestros enemigos secuestren y mataran a soldados y civiles, y para llevar a cabo negociaciones humillantes y agotadoras sobre los cuerpos y los prisioneros, y atraer al enemigo para que nos presione exactamente donde nos duele. Desde el secuestro de Guilad Shalit y la liberación de más de 1,000 terroristas, Hamás y Hezbollah han convertido el secuestro de israelíes, soldados y civiles en el objetivo final de su lucha.

Cada abducción que tiene éxito, incluso de un cuerpo se convierte con nuestra ayuda activa, en otro triunfo para la conciencia de nuestros enemigos.

Se vio un ejemplo de esto cuando las FDI entraron en la Franja de Gaza durante la Operación Margen Protector, un RPG fue disparado contra uno de los transportes blindados de personal de Golani y perdieron la vida siete soldados. Es el tipo de cosa que sucede en la guerra, en cada guerra, y a pesar del dolor y la tristeza, quien quiera ganar y mantener alejada la próxima guerra tiene que morderse los labios, hacer un cambio en el plan operativo si es necesario y seguir adelante para alcanzar la meta sistémica.

Este no fue el caso con nosotros. El encabezado histérico que apareció casi de inmediato en los medios de comunicación fue “el desastre del RPG”, y marcó el tono y la esencia de la guerra por nuestra parte siendo que los periodistas y comentaristas, algunos de los cuales son expertos en acción militar aunque la mayoría no entienden del tema, hicieron del evento un tema central en sus estudios a lo largo de esa misma noche. Siguieron por la noche y a la mañana llegaron a la conclusión que el Estado Mayor de las FDI actuó de manera casi criminal cuando envió a soldados a la batalla en un vehículo de transporte no blindado.

El hecho que la guerra continuase, y que las FDI no tuviesen suficientes RPG blindados, no impidió que los medios se designaran a sí mismos como si fuesen un comité de investigación decapitando a los comandantes, algunos de los cuales en realidad estaban dirigiendo la batalla. Los políticos, incluidos los miembros del gabinete de oposición, explotaron la histeria para su beneficio político. Así, aumentaron el efecto moral de los disparos contra el RPG hasta que se convirtió en una victoria consciente que Hamás ha estado aprovechando desde entonces, negándose a devolver el cuerpo de Oron Shaul; lo que le permitió a Ismail Haniyeh abandonar el sótano del hospital al final de la Operación Margen Protector declarando la victoria y amenazando a Israel.

Agotar a los judíos hasta que se vayan

Pero esto no es todo cuando hablamos del daño causado por una sensibilidad excesiva y exagerada hacia las víctimas, secuestrados, cautivos y personas desaparecidas. El daño estratégico se encuentra en la debilidad que transmite a los pueblos de la región; la aparición de la debilidad socava la disuasión de Israel y brinda una esperanza estratégica a nuestros enemigos de que, a la larga, podrán borrar a Israel del mapa de Medio Oriente como una entidad soberana.

El eje radical chií, las organizaciones terroristas palestinas y el islam sunita salafista-yihadista entendieron que no podían destruir a Israel usando uno o dos movimientos militares violentos, y por lo tanto emprendieron una guerra de desgaste estratégico contra

nosotros. Por lo tanto, cualquier ronda violenta o guerra cuyos resultados no sean concluyentes a favor de Israel se considera otro clavo en el armario de la “entidad sionista”.

Ellos ven la reacción histérica pública ante las pérdidas entre nuestros soldados y notan la amargura de los medios de comunicación que socavan el sentido general de seguridad de los ciudadanos de Israel y es testigo del frenesí de decapitación después de cada ronda de comités de investigación, lo que socava la confianza del público en el liderazgo político y sus decisiones. Esta, que es otra intifada, los lleva a pensar que, tal vez, cuando Irán tenga una capacidad creíble de amenazarnos con armas nucleares y misiles balísticos, la sociedad israelí colapsará en sí misma, y los judíos que tienen hambre de vida y se echarán a perder, y se dispersarán en el mundo para buscar un lugar más tranquilo y seguro bajo el sol.

Y si eso no sucede después de la ronda actual, el colapso israelí se producirá después de la siguiente ronda o después de la siguiente. Los enemigos de Israel tienen un tiempo y una motivación religiosa, que solo está creciendo, para borrar el estado judío del mapa de Medio Oriente, que consideran un territorio exclusivo para los creyentes en el Islam.

Para derrotar de una vez por todas a esta estrategia de desgaste y la motivación que las impulsa, Israel debe ganar militar y cognitivamente en cada uno de los conflictos que vengan. Cualquier gran confrontación violenta en el futuro debe terminar en una inequívoca victoria física y consciente israelí, hasta que nuestros enemigos se desesperen ante la posibilidad de aniquilarnos incluso por desgaste.

Mientras tanto, esta es la única “gran estrategia” que tiene la oportunidad de hacer que los enemigos de Israel acepten su existencia. Todo esto lo entendió David Ben-Gurion en ese momento, cuando formuló el concepto de seguridad del Estado de Israel después de la Guerra de Independencia. Pero el hecho es que desde la Guerra de Yom Kipur hasta ahora, Israel ha podido derrotar inequívocamente a sus enemigos solo una vez: En la Operación Escudo Defensivo (2002), a la cual las FDI y Shin Bet persiguieron el ataque que mató a docenas de judíos en el Hotel Park en Netanya en la víspera del Seder de Pascua. Y causó que la segunda intifada se calmara.

Su derrota en este violento ciclo de violencia de varios años continúa siendo un importante factor de restricción que desalienta a los palestinos de Cisjordania a embarcarse en otra gran intifada.

Todo es política. Incluso en guerra

Lo que ha reducido significativamente la capacidad de las FDI para ganar en el campo de batalla es la politización de la seguridad, pero hasta la primera guerra del Líbano solo afectó a unas pocas decisiones individuales y sistémicas que recibió el escalón político (el nombramiento de Dayan como ministro de defensa en la víspera de la Guerra de los Seis Días) o la conquista de los Altos del Golán al final de esa guerra por la presión de los kibutzim en la Galilea. Hoy en día, los ministros del gabinete están filtrando información que le permite al enemigo entender lo que sabemos sobre él, y el esquema general, incluidas las ventajas y desventajas, de los planes operativos presentados por las FDI al gabinete.

Lo que al enemigo no le dicen los políticos, que llevan a cabo luchas de poder y batallas del ego mientras luchan a costa de la seguridad pública, se complementa con los medios de comunicación israelíes a través de las discusiones de los comentaristas en vivo en el estudio y las interminables horas del día, en las que los periodistas se dispersan por la región ofreciéndoles a Hamás o la Yihad Islámica los daños precisos que están produciendo mejorando la precisión de los cohetes disparados contra Israel.

Esto se suma al ciclo continuo de traumas civiles, que reduce la moral de nuestro lado y aumenta la moral de los habitantes de Gaza y los libaneses.

Padre y madre dirigen el ejército

Es imposible concluir la lista de explicaciones de por qué las FDI no ganarán la próxima guerra sin mencionar el fenómeno de la privatización de la seguridad, en la que los padres son socios en la gestión del servicio militar de sus hijos, siempre que los padres no dañen la disciplina militar y la capacitación profesional de los soldados. Sin embargo, en la realidad de hoy, los padres de un soldado pueden llamar directamente al teléfono celular del comandante del batallón y exigirle que cancele un castigo disciplinario impuesto a su hijo o facilitarle su entrenamiento, como si el comandante de la compañía fuera una niñera que cuidara del bienestar de sus seres queridos según sus instrucciones. Así no funciona un oficial que tiene que capacitar a un soldado para que actúe bajo fuego en condiciones físicas y mentales difíciles sin vacilar.

Si el comandante de la compañía no hace lo que quiere, los padres generalmente recurren a alguien que está por encima de él, a una persona de los medios de comunicación o a un político que está feliz de atacar a las FDI y sus jefes, y especialmente al ministro de defensa. Entonces el ministro responde y el comandante en el campo es reprendido, a veces con razón y otras injustamente.

Muchos de los comandantes o comandantes de batallones interiorizaron el miedo de enojar a los padres y sacaron sus propias conclusiones: Unos cuantos abandonaron el

dudoso honor de ser el saco de boxeo de los padres, los medios de comunicación y los políticos, y abandonaron el ejército. Estos son principalmente los buenos, que encontrarán fácilmente una carrera gratificante en el mercado civil; los que queremos que nos enseñen sobre nuestros hijos. Los menos valientes y los misioneros no se enfrentan a los padres, y tratan de complacerlos a ellos y a sus hijos con uniformes para no sabotear su promoción, aunque de hecho lo hagan. Lo que se perjudica es el proceso de entrenamiento de soldados y disciplina, que son tan esenciales para el buen funcionamiento del ejército y su capacidad.

Otro de las enfermedades son las expectativas del público israelí, que se han transformado ya en una exigencia, y que dice que las FDI deben ejecutar cada operación sin fallos y con cero pérdidas humanas. Ningún ejército del mundo puede hacer algo así. El púbico israelí ha sido mimado durante los últimos años, y tiende a ver en las dificultades en el terreno a errores que justifican el establecimiento de una comisión de investigación.

Este fenómeno se debe principalmente a los índices de éxito asombrosamente altos registrados y acreditados a los pilotos de la IAF y las unidades de fuerzas especiales en operaciones operativas contra objetivos de calidad en territorio enemigo; además del éxito fenomenal y continuo de los combatientes que dirigen Cúpula de Hierro a la hora de interceptar cohetes y misiles disparados desde la Franja de Gaza; además de las industrias de inteligencia y defensa, que nos dan la sensación que Israel siempre está al menos un paso por delante de sus enemigos.

Estos sentimientos no confunden, pero son engañosos, porque en la guerra o en una gran campaña, el enemigo hará todo lo que esté a su alcance para interrumpir los planes de las FDI y sorprenderlos, y todo lo que pueda salir mal en la guerra saldrá mal. Asimismo, está prohibido hundirse en la melancolía si las expectativas se rompen contra el muro de la realidad. El público y los medios de comunicación deben ser mucho más indulgentes y contener, especialmente por los errores cometidos en las etapas iniciales de la lucha.

Reitero que en mi evaluación, las FDI hoy están más fuertes y mejor preparadas que nunca para la guerra física y cibernética con todos los enemigos en todos los frentes, incluso si las afirmaciones del General de División Yitzhak Brick son ciertas sobre la preparación de las fuerzas terrestres en una batalla amplia. Aun así, las FDI poseen la capacidad de ganar. ¿Cómo lo sé? Porque vi en mis ojos, en guerras anteriores, cómo ganamos incluso cuando la preparación logística y operativa de las unidades de campo regulares y soldados de reserva era decenas de puntos porcentuales peor de lo que es ahora.

Siempre recordaré cómo se veía mi unidad cuando nos unimos a la Guerra de los Seis Días, que terminó con una aplastante victoria de las FDI. Cuando partimos para la Guerra de Yom Kipur, la situación era aún peor, pero los combatientes de las unidades de campo y sus comandantes (con quienes se destacó el vacío) trajeron aquella victoria.

Las FDI todavía pueden lograr el triunfo y la victoria, pero en el peor de los casos, el “índice de erosión” (el precio que la guerra impondrá) será más alto que en condiciones de preparación y manejo óptimo del combate. Pero para que el precio de la victoria sea razonable, los ciudadanos y los medios de comunicación deberían aliviar la presión mental y física sobre los comandantes de las FDI de forma rutinaria, adoptar un enfoque más realista y menos emocional en el tema de las bajas, los cautivos y los soldados desaparecidos, retomando la prioridad a las ejecuciones exitosas de las misiones, castigando en las urnas a esos políticos que traten de acumular capital político y personal a expensas del interés público y la seguridad.

Cualquier confrontación militar importante, con cada enemigo en la arena, debe terminar con una clara decisión y una victoria militar, sin perder la legitimidad moral e internacional, y nuestro interés existencial como pueblo e individuos exige que nos deshagamos de todo lo que interfiere con el logro de este objetivo.

Traducción del Hebreo : Hatzad Hasheni
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario