50 % de Judíos Europeos ya Esconden su Identidad


Por Natalio Steiner, director de Comunidades Plus

España, Francia, Bélgica, Alemania, Holanda. La lista podría continuar.

Resulta bastante patético ver como a una o dos generaciones de la Shoa, el antisemitismo que condujo a la misma se transformó en un elemento rutinario y “naturalizado “. Son muchos los judíos agredidos físicamente y temen mostrar públicamente símbolos de su identidad.

No es mi intención en este artículo explicar que es el antisemitismo sino como esta influyendo en la identidad judía y en la existencia futura de los judíos. No es novedad que el antisemitismo se expande al ámbito público y vuelve a recrear los viejos estereotipos negativos sobre los judíos.

Lo novedoso es que el antisemitismo no queda sólo en palabras o en las redes sociales sino que se hace violento en las calles.

Las fuerzas que lo motorizan en Europa son los movimientos de extrema derecha, la izquierda radicalizada antiisraelí, el extremismo islamista y el catolicismo clásico. Aún falta una investigación profunda para saber con más detalle como incide en la vida de los judíos.

Hace un tiempo un alto dirigente de la comunidad judeo-alemana dijo que él “ no aconsejaría a los judíos a usar kipá en todos los rincones de Alemania “. No es la primera vez que esto se escucha. Ni tampoco en un único país. Ya se escucha en Francia por lo menos desde hace 12 años.

En una investigación desarrollada por la Organización Sionista Mundial, queda claro que la mitad de los judíos europeos oculta su identidad.

Un 50 % de los consultados respondieron que no se sienten seguros exhibiendo símbolos judíos ( kipá, Maguen David, Peot ). En el norte de Africa, el 22 % respondió lo mismo. Es decir que por lo menos uno de cada cuatro judíos diaspóricos sienten la necesidad de esconder su identidad.

En otra investigación se demostró que el 73 % de los judíos europeos escuchan insultos a su condición en la calle y lugares públicos. Las expresiones más escuchadas son de un 51 % que dijo que “ los judíos israelíes se comportan como nazis con los palestinos”.

Un 43 % dicen que “ los judíos tienen demasiado poder”. Un 35 % dice que “ los judíos se aprovechan del sufrimiento de la Shoa por necesidades personales “.

En 2018, 9 de cada 10 judíos de Europa ( 89 % ) sentían que el antisemitismo crecía en sus países- por lo menos desde los últimos 5 años- y 8 de cada 10 judíos sintieron que el antisemitismo es un serio problema.

Los encuestados tienden a resaltar que el antisemitismo es el problema social y político más grande que deben enfrentar. Un 28 % de los judíos europeos sufrió de un acto antisemita en los últimos 5 años. Si visten como judíos ortodoxos la cantidad crece al 37 %. Un 34 % de los encuestados se abstienen en ir o llegar a lugares físicos debido a que no se sienten seguros como tales cuando estan en una Kehila o van hacia ella. Un 47 % teme ir a una sinagoga por temor a una agresión física o verbal. Un 40 % teme una agresión física imprevista.

La cuestión principal es como influirá este neo-antisemitismo sobre la condición judía. ¿ Podrán los judíos caminar con una kipá en la cabeza en Berlín o París o vivirán un judaísmo semioculto, casi una especie de criptojudaísmo español ?.

En el pasado fuimos testigos que los judíos cambiaron su forma de vida y su judaísmo desapareció públicamente transformándose en algo íntimo, particular.

En tiempos de la Inquisición en España y Portugal, en la Alemania de la Ilustración y en la Italia fascista, muchos judíos dejaron de circuncidar a sus hijos. Muy a mi pesar, creo que en Europa los judíos parecen volver al criptojudaísmo español. Los judíos retiran las mezuzot del frente de sus casas, no usan kipá en público ( si una gorra que la disimula ) y no pocas veces ocultan su origen a sus hijos para así “ cuidarlos “.

El temor tiende a paralizar la vida judía comunitaria y particular pudiendo causar el desarrollo de una identidad confusa y fragmentada. Una vida judía bajo intimidación puede llevar a muchos judíos a dejar de lado su religión e identidad para vivir una vida “ normal “ en la sociedad que los contiene.

El judaísmo se caracteriza por ser una religión que visibiliza sus rituales públicos. El encasillar la observancia solo en el hogar va a afectar su condición y su visión judía clásica.

Esta claro que los judíos que se comprometen con firmeza a observar los preceptos harán lo imposible para cumplir en forma plena pero los judíos más alejados o menos comprometidos con la práctica se verán afectados o menos comprometidos con la práctica se verán afectados si remueven los factores que los visibilizan.

El modelo natural de vida judía es integrar el judaísmo entre los círculos culturales que los rodean sin perder su identidad. Lo contrario crearía una dicotomía entre la vida pública y privada con funestas consecuencias. El mundo de “ religión oculta “ no es algo sano para una mente equilibrada.

Tenemos prohibido volver atrás en la historia y anular nuestro orgullo por una vida judía lo más plena posible.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario