Cómo La Comunidad Judía En Venezuela Enfrenta La Crisis

La comunidad judía de Venezuela se ha reducido a 6.000 miembros y se está reduciendo de una altura de 25.000 miembros desde la década de los noventa.


Una noche, hace años, cuando un hombre judío estaba conduciendo a casa de sus padres en la ciudad de Caracas, Venezuela, dos coches bloquearon la calle y fue ahí que lo retuvieron a punta de pistola.

Subió a su automóvil y comenzó a responder preguntas: quién era, dónde vivía, cuánto dinero podía darles para su liberación. Después de tres horas de este interrogatorio, los secuestradores se dirigieron a su casa, sacaron $ 10,000 de su esposa por la puerta principal y lo dejaron ir. A pesar de que llevaba un kipá, no recuerda que los secuestradores fueran antisemitas.

Tales “secuestros rápidos”, donde las víctimas son retenidas rápidamente durante unas pocas horas, solían ser un riesgo ocasional para los residentes ricos de Caracas, la capital. Pero ya no, dijo el hombre judío.

Los secuestros en Venezuela, el negocio ya no es tan bueno, porque no hay dinero en la calle”, dijo el hombre, quien está involucrado en la comunidad judía, pero desea permanecer en el anonimato por temor a repercusiones en medio de la agitación actual en Venezuela. “Fue una manera de hacer dinero rápido”

Secuestro es una de las muchas facetas de la sociedad venezolana que se ha derrumbado en los últimos años, ya que un país que alguna vez fue rico ha descendido a la miseria, al autoritarismo y al caos. Esta semana, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, pidió al ejército que respalde su movimiento para reemplazar al para reemplazar al actual régimen del dictador Nicolás Maduro. Hasta el momento, y a pesar de los disturbios generalizados, el movimiento parece ser intermitente.

Los Estados Unidos, Israel y una variedad de otros países han reconocido a Guaidó como el presidente legítimo del país.

La crisis también ha favorecido el agotamiento de la comunidad judía de Venezuela. Desde una altura de 25,000 miembros en la década de 1990, se ha reducido a unos 6,000 ahora y se sigue reduciendo, el resto ha huido a los Estados Unidos, Israel o a otros lugares. La mayoría de los que se quedan viven en Caracas. Los que se han aferrado dependen unos de otros para sobrevivir en una situación cada vez más grave.

El crimen generalizado ha ocasionado  que las personas ya no coman fuera, por lo que las personas con frecuencia organizan cenas durante la noche en sus hogares, de acuerdo con las personas que tienen conocimiento de su situación.

Los miembros de la comunidad judía, que tienden a sentirse cómodos económicamente, viajan con un conductor y, a veces, con un automóvil a prueba de balas, y con frecuencia tienen seguridad en el hogar. Cuando se apagó el poder en todo el país en marzo, la comunidad judía se organizó para garantizar que todos los miembros de la comunidad en Caracas estuvieran a salvo.

La gente se está quedando, dijo el miembro de la comunidad, porque Venezuela ha sido el hogar de sus familias durante generaciones. Gran parte de la comunidad vino después del Holocausto o después de que muchos judíos marroquíes emigraron después de la Guerra de los Seis Días de 1967. El miembro de la comunidad describió a los judíos venezolanos como calurosos, unidos y solidarios. Debido a que quedan muy pocas personas, gran parte de la comunidad se conoce entre sí por su nombre.

“En la comunidad, conoces a todos”, dijo. “Tienes un clima maravilloso, caluroso. Tienes médicos e instituciones que conoces”.

Pero quedarse es la excepción a la regla. Las personas, judíos o no, han dejado de ser menos debido al posible golpe de estado, dicen los judíos venezolanos, y más debido a la inestabilidad económica.

“No hay posibilidad de ser un profesional en Venezuela”, dijo Sammy Eppel, de 71 años, periodista y empresario judío que emigró a Miami hace tres años y medio. “Ya no tienes un camino hacia la prosperidad. Creo que los judíos en Venezuela están en el mismo barco que todos los demás en Venezuela. No hemos sido particularmente objetivos”.

Pero la persecución política a veces juega un papel. La escritura de Eppel en El Universal, un importante periódico venezolano, a menudo criticaba a los gobiernos socialistas de Venezuela. También era dueño de un centro de llamadas con clientes como Microsoft y Motorola, y hace más de una década, el gobierno cerró sus líneas telefónicas, lo que lo obligó a cerrar. Después de eso, dijo que grupos de personas se presentaban en su edificio de apartamentos haciéndose pasar por recaudadores de impuestos, le pedían a su portero que lo llamara y luego desapareciera.

Cuando los hombres amenazaron al portero con un arma, decidió que era hora de abandonar el país.

“A los ojos del régimen yo era un enemigo”, dijo, recordando que los hombres se acercaron a su portero y “le apuntaron con un arma, apuntaron con un arma a esta cabeza y dijeron ‘No nos mientas. Sabemos que está allí ”.

El gobierno también ha sido duramente anti-Israel. Maduro y su antecesor Hugo Chávez se portaron bien con adversarios israelíes como Irán. Israel y Venezuela no tienen relaciones diplomáticas. Y en 2004 y 2007, las fuerzas gubernamentales allanaron, respectivamente, una escuela judía y un centro comunitario judío.

“Cuando Chávez rompió relaciones con Israel, envió un mensaje a muchos judíos de que no eran bienvenidos allí”, dijo Dina Siegel Vann, directora del Instituto Belfer para Asuntos Latinos y Latinoamericanos del Comité Judío Americano. “Creo que muchos de ellos se quedaron porque pensaron que las cosas mejorarían”.

Las cosas no han mejorado. Pero algo que no está presente, dijo, es el antisemitismo. Los tiempos de crisis, en otros lugares, han demostrado ser un terreno fértil para la propagación del odio a los judíos. Pero Siegel Vann dijo que el antisemitismo más importante en Venezuela proviene del gobierno, no de las bases. Ahora que el gobierno está en desorden, el antisemitismo se ha desvanecido.

“Los venezolanos no son antisemitas”, dijo. “En Europa, tienes equipaje histórico. En Venezuela, no tienes eso. Fue promovido desde arriba”.

Mientras la comunidad judía se enfrenta a la crisis, dijo el miembro anónimo de la comunidad, sus representantes oficiales han tenido cuidado de no tomar partido. Permanece en contacto con Maduro, quien todavía tiene el poder, y critica sus posturas anti-Israel.

Pero él también quiere emigrar a Israel. ¿Cuándo se irá?

“Tan pronto como Maduro me eche”, se ríe.

Por: Ben Sales / En: Israel National News / Traducción de Noticias de Israel

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario