La Retirada De Trump De Siria Está Cambiando El Medio Oriente E Israel Debería Tener Cuidado

La conversación telefónica entre Donald Trump y Recep Tayyip Erdogan está teniendo resultados catastróficos. La luz verde que el presidente de Estados Unidos dio a su homólogo turco el 6 de octubre (aunque Trump más tarde trató torpemente de restarle importancia) ha producido temblores que han cambiado completamente la situación en el norte de Siria, afectando ya el cuadro estratégico en todo el Medio Oriente.


Aquí está el balance de los últimos días. Estados Unidos ha traicionado a los kurdos, sus aliados clave para derrotar al Estado Islámico, y ha evacuado a sus tropas de las zonas kurdas en Siria, como Trump había prometido a Erdogan. Turquía ha penetrado 30 kilómetros (19 millas) en Siria, enviando decenas de miles de civiles huyendo. Cientos de kurdos han sido asesinados por los ataques aéreos turcos, con unos pocos casos (como el asesinato de una política kurda y la ejecución de prisioneros en cámara) de crímenes de guerra por soldados turcos y sus aliados sirios.

Mientras tanto, cientos, si no miles, de prisioneros del Estado Islámico han escapado de los campos controlados por los kurdos. En su desesperación, los líderes kurdos han apelado a Bashar Assad, pidiéndole al régimen sirio que tome el control de ciertas áreas kurdas bajo el supuesto de que incluso el régimen asesino de Damasco es mejor de lo que pueden esperar bajo la bota turca.

Este es otro capítulo de la larga tragedia conocida como la guerra civil siria, de la que se están beneficiando todas las peores personas, no sólo Erdogan, que abandonó a los rebeldes sunitas en medio de la guerra, haciendo cola con Rusia mientras se reconciliaba con el régimen de Assad. También es el Estado Islámico, que ahora podrá levantar la cabeza. Podemos asumir que las implicaciones de los prisioneros liberados de ISIS pronto se sentirán en ataques terroristas en la zona y posiblemente en toda Siria.

El eje que apoya a Assad, liderado por Irán, también está obteniendo beneficios. En primer lugar, el régimen está ampliando su esfera de influencia en el este de Siria. Segundo, los iraníes estarán complacidos con los informes de otra decisión de Trump: retirar las tropas estadounidenses no sólo de las áreas kurdas sino también de otras áreas del este de Siria.

Los defectos de Obama

Casi desde el primer día, la política exterior de Trump ha sido caprichosa, carente de comprensión profunda y a menudo manchada por consideraciones no relacionadas. El cambio para peor esta vez es que el daño patentemente obvio se está sintiendo inmediatamente. Esto explica los esfuerzos de los senadores republicanos y de los miembros de la Cámara de Representantes para iniciar sanciones contra Turquía, sólo unos días después de que el presidente dejara que Ankara lanzara la campaña.

Sin embargo, la furia expresada por ex altos funcionarios de la administración Obama es un tanto hipócrita. El fracaso estadounidense en Siria comenzó durante el mandato del presidente demócrata, que decidió no actuar mientras el régimen de Assad masacraba civiles, incluso cuando se demostró que Assad utilizaba armas químicas a pesar de la línea roja trazada por Barack Obama. En Siria, los fracasos de Trump no son mayores que los de Obama, aparte del hecho de que el actual presidente actúa con brutalidad y desprecio.

Israel no desea ni puede intervenir en favor de los kurdos, a pesar de las muestras de solidaridad en Jerusalén. Desde la perspectiva de Israel, las implicaciones prácticas del abandono de los kurdos por parte de Estados Unidos son insignificantes. La cuestión crítica para Jerusalén es la presencia continua de tropas estadounidenses en la base de Al-Tanf, que tiene cierto impacto en el corredor terrestre que une Irán e Irak con Siria y Líbano. Hasta ahora, los informes indican que las tropas que se quedan. Una evacuación de esa base preocuparía mucho a Israel.

A largo plazo, la clara evidencia de la forma caótica en que el presidente de Estados Unidos lleva a cabo sus negocios es preocupante. Parece comprometido sólo con él mismo. Con este telón de fondo, es casi divertido observar la disminución del número de partidarios de Trump en los medios de comunicación israelíes, que necesitan emplear un poco de sofisma para justificar las acciones del supuesto amante de Israel que actualmente ocupa la Casa Blanca.

Malas noticias para Bibi

La conducta de Trump es preocupante en el contexto más amplio de la lucha regional contra Irán. La crisis en el Golfo está lejos de haber terminado porque Teherán aún no ha alcanzado sus objetivos: el levantamiento de las duras sanciones a cambio de la reanudación de las conversaciones nucleares con Washington. Las grietas en la alianza sunní que se puso del lado de Estados Unidos se están ensanchando, y Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos están investigando para ver si se puede llegar a algún tipo de acuerdo con Irán. Podemos apostar a que Benjamín Netanyahu lo entendió hace mucho tiempo cuando dijo que Israel debía confiar en sí mismo, aunque solo lo aludiera indirectamente en sus discursos.

Las malas noticias para el primer ministro no sólo tienen que ver con Washington. El eslogan de su campaña electoral “Netanyahu, una liga diferente”, acompañado de fotos suyas y de los líderes mundiales, probablemente no se repita si vamos a otra ronda. No es sólo Trump – Putin está demostrando que tampoco es exactamente un amigo.

La detención en Moscú de Naama Issachar, una mujer israelí que llevaba una pequeña cantidad de hachís al pasar por un aeropuerto de Moscú, tiene implicaciones más amplias. Ha sido condenada a siete años y medio de prisión. Los rusos la retienen como rescate por la liberación de Aleksey Burkov, un hacker ruso encarcelado en Israel. Fue detenido en 2015 a petición de Estados Unidos, que solicita su extradición por delitos cibernéticos. La presión ejercida por Rusia para su liberación muestra que Burkov tiene información sobre las ciberactividades rusas que culminaron en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos.

Netanyahu ha intentado varias veces convencer a Putin para que libere a Issachar, pero sin éxito. Aún puede tener éxito. Antes de Sucot, el presidente Reuvin Rivlin también apeló a Putin.

Sin duda la vasta experiencia acumulada por Netanyahu les ha abierto las puertas a los líderes mundiales, pero este y los intentos de sus partidarios de presentarlo como alguien con una influencia casi mágica en los líderes mundiales se han revelado ahora como infundados y exagerados.

Mientras Trump observa el daño que ha causado, Putin está realizando una rara visita amistosa a los estados del Golfo: los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí. El New York Times acaba de publicar un artículo que muestra que Rusia bombardeó deliberadamente cuatro hospitales la primavera pasada en zonas controladas por los rebeldes sirios. Este es el Moscú que ha ganado tanta influencia en Oriente Medio gracias a la retirada de Obama y Trump. No debería haber más ilusiones con respecto a Rusia, no hay sentimientos por las preocupaciones o circunstancias especiales de Israel.

Por: Amos Harel / Traducción de Noticias de Israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario