Puede ser el último caso: comienza el juicio contra un ex guardia de un campo de concentración nazi

Tiene 93 años y a los 17 se unió a las SS. Estuvo en el campo de Stutthof y se lo acusa por el asesinato de 5.230 personas.


Un ex guardia del campo de concentración de Stutthof irá a juicio el jueves en la ciudad de Hamburgo, en el norte de Alemania, en lo que podría ser uno de los últimos casos criminales de un individuo acusado por el Holocausto.

El hombre de 93 años, Bruno Dey, tenía 17 cuando se unió al SS-Totenkopfsturmbann (Batallón de la Cabeza de la Muerte), que manejaba las torres de vigilancia en el campo de concentración al este de lo que ahora es la ciudad de Gdańsk, en Polonia.

Dey es acusado de haber sido un accesorio del asesinato de 5.230 personas entre agosto de 1944 y abril de 1945. La cifra incluye a 5,000 prisioneros que fueron víctimas de una epidemia de tifus debido a que se les negó el acceso a alimentos, agua y medicamentos. Otras 200 personas fueron gaseadas con Zyklon B y 30 ejecutadas con un dispositivo especialmente diseñado para matar con un disparo en el cuello.

Los fiscales argumentan que al impedir que los prisioneros escapasen, los guardias desempeñaron un papel crucial en los asesinatos en masa en Stutthof, donde aproximadamente 65,000 personas perecieron antes del 9 de mayo de 1945, cuando el campo fue liberado por las fuerzas aliadas.

El guardia acusado ha cooperado con los investigadores al permitir ser entrevistado ocho veces. Un médico lo ha declarado mentalmente apto para un juicio, pero se ha programado que cada sesión de la corte no dure más de dos horas.

En una de las entrevistas, Dey confesó haber escuchado gritos y estar al tanto de la naturaleza de los asesinatos en ese momento. "Probablemente sabía que se trataba de judíos que no habían cometido un delito, que solo estaban aquí porque eran judíos", dijo, según el periódico Die Welt. "Y tienen derecho a vivir y trabajar libremente como cualquier otro ser humano".

Sin embargo, según los informes, no cree que sea culpable de ser un accesorio para el asesinato. "¿Qué utilidad habría tenido si me hubiera ido, habrían encontrado a alguien más?", dijo a Die Welt.

La fiscalía no está de acuerdo, argumentando que, especialmente a fines de 1944, le habría sido posible luchar en el frente oriental en lugar de servir como guardia. Dey afirma que no pudo ir a la batalla debido a una afección cardíaca.

Stutthof, uno de los campos de concentración nazis más pequeños, se creó originalmente para detener a dirigentes políticos e intelectuales polacos, pero a partir de 1944 se utilizó cada vez más para retener y matar a judíos transferidos desde los Estados Bálticos, Hungría y el campo de concentración de Auschwitz. A fines de 1944, el 70% de la población de Stutthof era judía.

El juicio de Hamburgo tiene alrededor de 20 co-demandantes que pasaron un tiempo en Stutthof, de los cuales cuatro son ex miembros del Armia Krajowa (Ejército del Interior), el movimiento de resistencia dominante en Polonia, y dos son mujeres que lucharon en el levantamiento de Varsovia. Los testigos viajarán desde Estados Unidos, Israel y Polonia para dar testimonio frente a la corte a fines de octubre.

Aunque es probable que ninguno de los testigos recuerde a Dey, el juicio tiene un alto valor simbólico para muchas de las víctimas. "Esto no es una venganza", dijo Markus Horstmann, un abogado que representa a uno de los co-demandantes. "Un juicio como este es para ellos lograr que lo que les sucedió sea declarado una injusticia en un tribunal alemán y sobre contar su historia para que no se olvide", dijo a The Guardian.

El sistema de justicia penal de Alemania ha permitido varios casos contra el personal de campos de concentración como el de Hamburgo desde la sentencia histórica de 2011 de John Demjanjuk, un prisionero ucraniano que se convirtió en un "ayudante extranjero" para los nazis después de su captura en 1942.

El juicio contra Demjanjuk dictaminó que alguien podía ser sentenciado por ser un engranaje en la máquina de matar nazi, incluso si la fiscalía no podía vincular al acusado con asesinatos individuales.

Desde entonces, la Oficina Central de Investigación de Delitos Nacionalsocialistas, en Ludwigsburg, cerca de Stuttgart, ha estado revisando los registros históricos en busca de nuevos casos para llevar a juicio. Dey apareció en el radar de los investigadores del centro después de que encontraron su nombre en los archivos del museo del campo de Stutthof.

Mientras los fiscales en Alemania están llevando a cabo investigaciones preliminares sobre otros 23 casos similares de crímenes nazis, las posibilidades de que estos terminen en un tribunal están disminuyendo rápidamente con el paso del tiempo, ya que los sospechosos restantes son extremadamente viejos.

"Nos estamos acercando continuamente al último juicio de este tipo", dijo un portavoz al Guardian.

Debido a que Dey tenía 17 años en el momento de los presuntos delitos, comparecerá ante un tribunal de menores, y el juez tendrá que equilibrar la gravedad de los delitos cometidos con el derecho penal alemán para delincuentes juveniles, que tiene una pena máxima de 10 años.

Fuente: The Guardian / Clarín
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario