Yossi Cohen, El Jefe Del Mossad Que Sustrajo Los Archivos Nucleares De Irán


POR YONAH JEREMY BOB

No era la primera vez que el director del Mossad, Yossi Cohen, tomaba el ascensor hasta la oficina del director de la CIA en el séptimo piso del edificio conocido como Langley. Pero esta reunión en marzo de 2018 fue diferente. Esta no fue una llamada de cortesía regular. Cohen estaba a punto de actualizar a uno de sus aliados más cercanos, el director de la CIA Mike Pompeo, con información que tenía el potencial de cambiar el mundo y el curso de la historia.

En sus tres años y medio como jefe de espías del Mossad, Cohen, de 58 años, ha transformado la organización en una máquina impactante, arriesgada y que altera la historia. Esto se aplica a la arena de Irán, a cazar el desarrollo de armas de Hamas y a convencer a las naciones africanas, así como a los Estados árabes sunitas, a que se hagan más públicos sobre sus lazos con Israel.

Muchos analistas reconocen que la operación de Cohen sirvió como la plataforma que el presidente estadounidense Donald Trump solía retirar del acuerdo nuclear de 2015 que su predecesor Barack Obama había alcanzado con Irán, y para lanzar su campaña de máxima presión en la República Islámica.

Fuentes cercanas a Cohen le han dicho a The Jerusalem Post que la información que el Mossad confiscó en Teherán “todavía se está utilizando en este momento”, como a Cohen le gusta decirle a sus hombres, para obtener inteligencia valiosa y de alta calidad. Aún no se ha hecho público un mapa de los sitios nucleares capturados en la operación. Estas revelaciones “incluso van más allá de la revelación del sitio nuclear de Abadeh del primer ministro Benjamin Netanyahu” a principios de septiembre.

Cuando Cohen se reunió con Pompeo en marzo de 2018, el director de la CIA quedó impresionado por el impactante logro del Mossad. Cohen les dice a las personas cercanas a él que Pompeo elogió al Mossad por redefinir “la audacia y la audacia”. Hasta el día de hoy, incluso después de que Pompeo fuera nombrado secretario de Estado, Cohen todavía le habla en tiempo real sobre el desarrollo de eventos.

Pompeo no fue el único impresionado por la captura por parte de Yossi Cohen de los secretos nucleares de Teherán. Los escépticos de Europa y de las comunidades académicas de América del Norte, que podrían haber querido descartar los hallazgos desde el principio, se vieron abrumados por la amplitud de los datos que el Mossad produjo y revisó muchas de sus opiniones sobre el programa nuclear de Irán.

¿Cómo logró el Mossad lograr una de las mejores hazañas de su historia?

Primero, la agencia gastó amplios recursos en 2016 para encontrar el sitio antiguo donde se guardaban los archivos y luego los siguió cuando se trasladaron en 2017.

Docenas de agentes estuvieron involucrados entre las misiones de vigilancia y el atraco, convirtiéndolo en una de las operaciones más grandes alguna vez realizada por el Mossad.

Después de estudiar cuidadosamente las medidas de seguridad en el almacén aparentemente abandonado, atacaron por la noche, sabiendo que este era el turno de noche cuando la seguridad era más laxa.

Neutralizando cualquier vigilancia electrónica que pudiera exponerlos, pasaron seis horas y 29 minutos asombrosos capturando los archivos nucleares secretos de Irán, que se guardaron en 32 cajas fuertes específicas que los agentes habían identificado antes de la operación.

Utilizaron antorchas especiales que alcanzaron los 3.600 grados para cortar eficientemente estas cajas fuertes.

Una vez que cargaron los vastos archivos nucleares en camiones para llevarlos a la frontera, según informes extranjeros, utilizaron contrabandistas iraníes para llevar los archivos a través de la frontera porosa, aunque los iraníes no tenían idea de qué era el contrabando.

No se ha revelado hasta la fecha cómo se llevaron los archivos de Irán a Israel, pero la presunción es por aire o por mar.

Fuentes cercanas a Cohen explican que desde su confiscación, el archivo nuclear iraní esencialmente ha servido como un mapa nuclear para el Mossad.

La revelación pública de Netanyahu de Turquzabad como un sitio que contiene material radioactivo oculto (hasta la fecha, Irán ha rechazado las solicitudes del OIEA para aclarar los antecedentes y el propósito de ese material, después de que se revelara) y de Abadeh como una instalación de desarrollo de armas nucleares, ambos provenían de lo que es esencialmente un mapa nuclear descubierto en el archivo.

La razón por la cual el análisis del archivo está tomando tiempo, explicó Cohen a sus amigos, es porque, primero, los hablantes nativos de farsi y los científicos nucleares necesitan revisar los vastos materiales para comprender los términos técnicos que se encuentran en los documentos. Luego, deben analizarse y procesarse en términos simples.

Cohen apoyó hacer pública la operación del Mossad, aunque muchos ex funcionarios del Mossad han dicho que hubieran preferido que la información se entregue solo a Pompeo y otros aliados de inteligencia.

“Tuvo un impacto diplomático masivo”, le dice a la gente.

Más allá de la importancia diplomática, como en la decisión de Trump de retirarse del acuerdo con Irán, los archivos también alteraron radicalmente la comprensión de la agencia de espionaje de los intrincados detalles sobre el programa nuclear de Irán. Ahora, el Mossad tiene una comprensión más profunda de cómo funciona el programa de armas nucleares de Irán, tanto estratégica como tácticamente, hasta el más mínimo detalle.

Las viejas estimaciones de lo que los iraníes podían y no podían hacer, cómo hacían las cosas y cuánto tiempo les llevaría progresar fueron arrojadas por la ventana y reemplazadas por un tesoro de datos reales que los analistas normalmente nunca tienen en sus manos.

Esta información podría ser crucial para estimar el tiempo de ruptura de Irán en caso de que se deteriore el enfrentamiento nuclear. Adivinar el momento será una ventaja crucial.

La república islámica ha recibido orientación externa de cinco formas diferentes de construir un núcleo nuclear y de envolver el uranio 235, el material fisionable que Irán usaría para construir una bomba, revelaron fuentes cercanas a Cohen. Construir un núcleo nuclear y envolver el material nuclear para su almacenamiento y transporte son pasos importantes en el proceso de desarrollo de un arma nuclear.

Cohen vive y respira inteligencia. Nacido en 1961 (le dice enfáticamente a sus seres queridos que celebra su cumpleaños hebreo, no el secular) en Jerusalem, en una familia con un fuerte fondo rabínico, se alistó en la Brigada de Paracaidistas de las FDI en 1979.

Apodado “el modelo” por su elegante vestido y atención a su apariencia, es conocido por llevar trajes elegantes y camisas blancas. Hace ejercicio regularmente y puede ser atrapado con una camisa polo y pantalones cortos en su casa grande y moderna en Modi’in. Yossi Cohen y su esposa, Aya, tienen cuatro hijos, todos nacidos durante sus más de 30 años en el Mossad.

Cohen se encuentra entre los más cercanos hoy a Netanyahu, se desempeñó como asesor de seguridad nacional del primer ministro de 2013 a 2016, pero no ve su trabajo como político. No importa la identidad del próximo primer ministro, Cohen le dice a la gente que continuará desempeñando su trabajo fielmente. Él conoce al líder de Kajol Lavan, Benny Gantz, quien se desempeñó como jefe de gabinete de las FDI durante su mandato como jefe del Consejo de Seguridad Nacional.

Unas semanas antes de las elecciones recientes, los informes noticiosos afirmaron que Netanyahu había nombrado a Cohen y al embajador israelí en los Estados Unidos, Ron Dermer, como las dos mejores personas para sucederle una vez que dejara el cargo.

Cohen les dice a las personas cercanas a él que “es demasiado pronto” para que él hable de política y que Netanyahu “solo habla por sí mismo”. Al mismo tiempo, el jefe de espías está observando claramente la arena política en algún momento después de dejar el cargo. su puesto en el Mossad y atraviesa el período de “enfriamiento” de tres años ordenado por la ley.

Es posible que sus hijos no aprecien la atención pública que implicaría una carrera política, pero si siente que puede ayudar al Estado de Israel entrando en ese ámbito, su familia comprenderá que puede ser difícil detener a alguien “con una visión tan fuerte” de contribuir con sus talentos únicos.

Se espera que Cohen permanezca por al menos otro año para llegar a cinco años, como su predecesor Tamir Pardo, pero no descarta ir más allá de ese punto si el primer ministro se lo pide.

Si bien Irán ha sido la misión central de Cohen, difícilmente ha sido su único objetivo.

En diciembre de 2016, Muhammad al-Zawari fue asesinado en Túnez, y en abril de 2018, Fadi Muhammad al-Batsh fue asesinado en Malasia. Nadie se hizo responsable, y no se encontró ningún culpable, pero todos los dedos apuntaban al Mossad.

Yossi Cohen nunca admitiría una operación específica. Sin embargo, se ríe de una manera consciente cuando amigos lo felicitan a él y al Mossad por su presunta participación en hacer que estos hombres “desaparezcan”.

Con un guiño, Cohen le dice a las personas cercanas a él que quien se deshaga de estos hombres, que están en el corazón de “ayudar a Hamas a desarrollar armas más avanzadas”, está totalmente “justificado” ya que estos terroristas representan una amenaza mayor que cualquier comandante de campo.

Al abordar las operaciones de su predecesor, como el asesinato del Mossad de Mahmoud al-Mabhouh en Dubai en 2010, en el que gran parte del personal de la agencia fue captado por la cámara, según la prensa, la opinión de Cohen es que el Mossad aprendió mucho de estas experiencias.

Si el Mossad de Cohen estaba detrás de las operaciones en Túnez y Malasia, el jefe de espías puede enorgullecerse de asegurarse de que ni un solo agente fuera captado por la cámara, a diferencia de lo que sucedió cuando los agentes del Mossad fueron filmados en 2010 mientras se preparaban para asesinar a Mabhouh, un importante operativo de Hamas. En el mundo digital actual, esto no es una hazaña simple y podría ser un testimonio de nuevas tácticas, como el uso de disfraces y tecnología más inteligentes para cubrir las huellas de los operativos.

En octubre de 2018, Yossi Cohen pronunció un discurso sobre reconocimiento facial, al que llamó “uno de los grandes desafíos” de esta época para una agencia de espionaje. El Mossad debajo de él continúa invirtiendo fuertemente en nuevas tecnologías para permitir que los agentes operen en el extranjero sin ser reconocidos o atrapados.

La guerra cibernética, Cohen le dice a la gente, no ha reemplazado a HUMINT, y es efectiva solo cuando se usa correctamente.

Cohen es un multitarea. Las personas que lo conocen hablan de alguien que puede enfocarse con láser en una conversación que es constantemente interrumpida por llamadas telefónicas y mensajes de texto en múltiples teléfonos celulares.

Esto funciona bien en su capacidad para gestionar operaciones militares de vanguardia contra los enemigos de Israel, mientras dirige casi su propio ministerio de asuntos exteriores y trabaja para ayudar a Israel a establecer relaciones exteriores con países de África y Oriente Medio.

Fue Yossi Cohen quien sentó las bases para el ex jefe de gabinete de las FDI, el teniente general. (res.) Gadi Eisenkot anunciará públicamente una nueva profundidad de cooperación entre la inteligencia israelí y saudita en noviembre de 2017.

Sin embargo, ha sido criticado por quitarle parte de la autoridad del Ministerio de Relaciones Exteriores. En conversaciones con amigos, Cohen rechaza estas objeciones y no las ve como la opinión mayoritaria dentro del ministerio.

Además, fuentes cercanas a Cohen dicen enfáticamente que “siempre ha sido el papel del Mossad el llevar a cabo relaciones exteriores con países donde no hay vínculos formales”. Que él haya tenido un gran éxito no debería molestar a nadie, sino que debería ser una fuente de el orgullo nacional.

La opinión de Yossi Cohen es que las relaciones con los países sunitas en el Golfo “no tienen que ver tanto con la confianza personal, sino con la superposición de intereses nacionales”, especialmente cuando se trata de mantenerse unidos contra Irán.

Por ejemplo, si bien Cohen estaría en contra de compartir tecnologías israelíes sensibles con los sauditas para combatir la amenaza de drones que enfrentan desde Irán, demostrada por el reciente ataque a sus campos petroleros, buscaría ayudar a los Estados del Golfo a combatir a Irán juntos de otras maneras.

Con respecto a los palestinos, fuentes cercanas a Yossi Cohen indican que no cree que nada vaya a avanzar en el proceso de paz hasta que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, deje el cargo.

La opinión de Cohen es que Abbas ha mostrado una tendencia extrema hacia el nacionalismo y la irracionalidad al negarse a hablar con los Estados Unidos, y mucho menos escuchar la oferta de paz estadounidense que incluye un paquete económico de miles de millones de dólares como se describió en junio en Bahrein.
Pero le gusta reiterar que existe una posibilidad única y muy real de alcanzar un acuerdo regional con los Estados árabes sunitas moderados en la región.

Aunque algunos dirían que anunció esta posibilidad en un discurso público en julio solo para ser noticia, los funcionarios dicen que realmente cree que hay una oportunidad, incluso si la naturaleza del acuerdo no se aclarará hasta que Abbas abandone la escena.

Pero su opinión es que hay hechos y mensajes claros que los sauditas, Omán y otros estados del Golfo ahora entienden. “Esto incluye que Israel es un hecho irreversible”, le dice a la gente. Estas naciones, dicen funcionarios cercanos a Yossi Cohen, ahora entienden que Israel no puede ser removido y que el Estado Judío puede ayudarlos en la lucha contra Irán, con inteligencia y tecnología.

Pero cuando se trata de su principal desafío, Irán, Cohen ofrece a las personas una perspectiva sobria. Reconoce, como algunos de sus predecesores, que las operaciones clandestinas del Mossad solo pueden retrasar la búsqueda de una capacidad nuclear por parte de Irán, pero no detenerla por completo.

Si bien eso es cierto, fuentes cercanas a Cohen explican que los retrasos pueden ser “un logro estratégico”, dependiendo de la geopolítica del momento.

No obstante, y si todo lo demás falla, incluso Cohen reconoce lo que muchos tienen antes que él: la fuerza militar podría ser necesaria al final para detener la carrera iraní hacia una bomba. ¿Qué haría Estados Unidos en tal caso? Funcionarios cercanos a Cohen afirman que, en opinión del jefe del Mossad, es posible que Estados Unidos participe en tal misión o incluso la dirija.

Hasta entonces, podemos estar seguros de esto: Yossi Cohen y los hombres y mujeres del Mossad continuarán haciendo todo lo posible para mantener a Israel a salvo en los próximos años.

Fuente: The Jerusalem Post

Artículo original de © israelnoticias.com | No autorizado para guiones de Youtube. | Autorizado para publicar el texto con la mención y el link de la fuente. https://israelnoticias.com/editorial/yossi-cohen-mossad-iran/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario