Agregan cámaras de seguridad en Sinagoga por complot de bombardeo


La sinagoga que fue el blanco de un supuesto complot de bombardeo planea añadir cámaras de vigilancia para mejorar la seguridad que ya fue reforzada en respuesta al mortal ataque a la sinagoga de Pittsburgh el año pasado.

Las cámaras ayudarán a vigilar la actividad fuera de la sinagoga en Pueblo y esperamos que sea algo que pueda ser monitoreado remotamente por sus miembros a través de sus teléfonos, dijo el martes Michael Atlas-Acuña, presidente de la junta directiva del Templo Emanuel en Pueblo.

“No vamos a ser amenazados por esto”, dijo, refiriéndose al supuesto complot de Richard Holzer, de 27 años. Holzer fue arrestado la semana pasada después de que el FBI dijo que había aceptado lo que resultaron ser explosivos falsos de agentes encubiertos con los que había estado hablando sobre el plan.

El Templo Emanuel, una congregación reformista de unas 35 familias, comenzó a cerrar sus puertas durante los servicios y a pagarle a un guardia armado para que vigilara desde el mortal ataque a la sinagoga Tree ofLife en Pittsburgh en octubre de 2018.

Después de ese ataque, algunos miembros que quisieron respaldar lo expresado por Atlas-Acuña revelaron que habían estado llevando armas a la sinagoga antes y que continuarían haciéndolo. Hay un letrero en la sinagoga que advierte que no es una zona libre de armas.

Atlas-Acuña dijo que no está armado, pero que le reconforta que otros estén dispuestos a reaccionar si alguien dispara contra los feligreses.

Pueblo, que atrajo inmigrantes de muchos países para trabajar en su fábrica de acero y otras industrias a finales del siglo XIX y principios del XX, es un bastión demócrata con una historia de apoyo a los derechos de armas.

El Templo Emanuel, la segunda sinagoga más antigua de Colorado, fue construido en 1900 por descendientes de inmigrantes de Europa central y oriental.

Aunque la comunidad judía es relativamente pequeña allí, ha encontrado un fuerte apoyo del resto de la ciudad, dijo Atlas-Acuña. No es raro que los cristianos visiten los servicios para aprender más sobre las raíces de su fe, dijo.

Holzer ha sido acusado de intentar obstruir el ejercicio religioso por la fuerza utilizando explosivos y fuego, lo que conlleva una pena de hasta 20 años de prisión. Fue detenido en una cárcel en las afueras de Denver y tiene previsto comparecer ante el tribunal el viernes para una audiencia en la que se revisarán las pruebas en su contra y se determinará si debe ser puesto en libertad bajo fianza.

En un principio, la audiencia debía haberse realizado el jueves. Se retrasó a petición de la defensora pública, Mary Butterton, que ha sido designada para representarlo. La Defensoría Pública de la Unión no comenta sus casos.

La sinagoga también planea tener su servicio semanal habitual el viernes como estaba previsto y está invitando al público a poder asistir.

Fuente: israelnoticias.com
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario