Árabes palestinos agreden a las FDI durante el “día de la ira” en Judea y Samaria

Miles de árabes palestinos llevaron a cabo violentas manifestaciones el martes en Judea y Samaria para “protestar” por el reciente anuncio de Estados Unidos de que ya no cree que los poblados israelíes en Judea y Samaria violen el derecho internacional. Mientras continuaba el llamado “día de ira”, grupos de manifestantes se enfrentaron con las fuerzas de seguridad israelíes en varios puntos álgidos, con 77 heridos leves, según se informa.


Alrededor de dos mil personas se reunieron en la ciudad de Ramallah, en Judea y Samaria. Pusieron carteles encendidos del presidente de los Estados Unidos Donald Trump, así como banderas israelíes y estadounidenses. Se cerraron escuelas, universidades y oficinas gubernamentales y se celebraron mítines en los centros de las ciudades de Judea y Samaria.

“La política sesgada de Estados Unidos hacia Israel, y el apoyo estadounidense a los asentamientos israelíes y a la ocupación israelí, nos deja con una sola opción: volver a la resistencia”, dijo Mahmoud Aloul, un funcionario del movimiento Fatah del presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, a la multitud en Ramallah.


Los árabes palestinos tenían carteles leyendo: “Trompeta a juicio político, Netanyahu a la cárcel, la ocupación se irá y permaneceremos en nuestra tierra”.

En los puestos de control israelíes cerca de Ramallah, Belén y Hebrón, docenas de palestinos lanzaron piedras contra las fuerzas israelíes que respondieron con gas lacrimógeno.

Decenas de árabes resultaron levemente heridos, según los servicios de rescate palestinos.

Según la agencia de noticias Ma’an, la Media Luna Roja Palestina dijo que se ocupaba de 77 heridos, entre los que se encontraban la inhalación de gases lacrimógenos, heridas de bala de goma y quemaduras.

Las violentas manifestaciones se produjeron pocas horas después de la muerte por cáncer de un terrorista palestino encarcelado en Israel. Los organizadores también pidieron que las manifestaciones, primero planeadas antes de su muerte, exigieran la liberación de Sami Abu Diak, de 35 años de edad, que estuvo involucrado en tres asesinatos a israelíes, para que pudiera morir al lado de su familia. Los funcionarios israelíes denegaron la solicitud.


Organizadas por Fatah, las agresiones del martes fueron motivadas por el anuncio de la administración Trump sobre los poblados israelíes la semana pasada. La decisión puso fin a cuatro décadas de política estadounidense y aceptó la opinión del gobierno israelí de que los poblados israelíes en Judea y Samaria son legales, una medida que los palestinos consideran que se produce a expensas de su búsqueda de la estadidad.

Los líderes israelíes acogieron con beneplácito la decisión de Estados Unidos, mientras que los palestinos y la mayor parte del mundo dicen que los poblados socavan las esperanzas de una “solución de dos Estados” al devorar las tierras que buscan los palestinos. Israel dice que el destino de los poblados debe determinarse en las negociaciones, incluso cuando se amplían constantemente.

Israel liberó el este de Jerusalem y Judea y Samaria en la Guerra de los Seis Días de 1967 y rápidamente comenzó a poblar el territorio.

Hoy en día, unos 700.000 israelíes viven en las dos zonas, ambas reclamadas por los palestinos para su Estado. Israel anexó Jerusalén Oriental en 1980 en una medida no reconocida por la comunidad internacional y considera la totalidad de la ciudad su capital.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, había anunciado específicamente que los Estados Unidos estaban repudiando la opinión legal de 1978 del Departamento de Estado de la administración Carter de que los poblados eran ilegales, una opinión compartida por la mayoría de las administraciones sucesivas.

Esa opinión ha sido la base durante más de 40 años de una cuidadosa oposición de los Estados Unidos a la construcción de poblados que ha variado en su tono y fuerza, dependiendo de la posición del presidente de los Estados Unidos. El presidente Ronald Reagan, por ejemplo, dijo que los poblados no eran intrínsecamente ilegales, aunque los calificó de poco útiles y provocadores. Otras administraciones los habían llamado “ilegítimos” y “obstáculos a la paz”.

Abu Diak, el prisionero palestino, murió en un hospital israelí la madrugada del martes, según el servicio penitenciario israelí. En un comunicado, dijo que estaba cumpliendo tres cadenas perpetuas por homicidio voluntario y secuestro de palestinos acusados de “colaborar” con Israel, entre otros cargos.

Estaba vinculado al ala armada de la facción palestina de Fatah y fue detenido a principios de la década de 2000, durante la segunda intifada palestina. Al parecer, participó en el asesinato de tres palestinos acusados de colaborar con las fuerzas de seguridad israelíes.

La Autoridad Palestina se había puesto en contacto con países europeos y con la Cruz Roja para presionar a Israel a fin de que lo libere.

Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario