El Candidato Judío Sander Presenta Plan De Paz Pro-Árabe Contra Israel



“En el más cálido de los corazones humanos”, escribió una vez el socialista Irving Howe, “siempre hay un lugar frío para los judíos”. Los planes que el socialista Bernie Sanders y la más que socialista Elizabeth Warren acaban de exponer para resolver el “conflicto” israeli- palestino demuestran que, en su opinión, los judíos no han muerto lo suficiente en el último siglo.

Los planes no dan ninguna prueba de compasión por las tres generaciones de israelíes que han tenido que enterrar a sus propios hijos. No, su compasión está reservada, en el caso de Sanders, para los residentes árabes de Gaza, gobernados por la organización Hamas, cuya constitución escrita promete a sus votantes “matar judíos dondequiera que se encuentren”, y que utilizan los miles de millones de dólares que les envían las organizaciones caritativas para lograr ese objetivo.

Sanders quiere que Estados Unidos envíe fondos destinados a Israel a Gaza para que sus gobernantes tengan dinero para pagar la electricidad y los comestibles, a fin de que no se vean obligados a desviar las fabulosas sumas de dinero que ahora reciben para fines más sangrientos, especialmente túneles subterráneos a Israel para perpetrar un asesinato en bruto.

Warren, menos paciente que Sanders, quiere dar a los árabes palestinos el control conjunto de la ciudad de Jerusalem para que puedan plantar su “capital” en la capital de Israel. Los árabes nunca, en su larga historia en la región, pensaron en hacer de Jerusalem la capital de una provincia. Pero cuando su guerra de 1948 contra el naciente Estado judío dio a los jordanos la mitad de la ciudad, mostraron, aparentemente sin que Warren lo supiera, lo que sucede en tal arreglo: procedieron a destruir las sinagogas, los cementerios, los lugares sagrados y los habitantes judíos de su mitad con un salvajismo que habría avergonzado a los animales.

Puesto que, en esta empresa de pacificación de Oriente Medio, nada tiene tanto éxito como el fracaso, los palestinos fueron de nuevo, en años posteriores, ofrecidos el control del este de Jerusalem por Ehud Barak y otras tórtolas israelíes, pero en vano.

No es casualidad que los senadores Sanders y Warren ofrezcan sus planes de paz pro-árabes, rebosantes de repudio por el largo vínculo político y espiritual de su partido con el pueblo judío, precisamente en este momento.

Ellos también, al igual que la mayoría de sus colegas, han temblado por la forma en que las escuálidas explosiones antisemitas de la numéricamente diminuta “brigada” de cuatro miembros del Partido Demócrata han quedado impunes y no repudiadas por la dirección del partido, incluido su patético contingente judío. ¿Qué mejor manera de aplacar a este feroz cuarteto que ofreciendo un candidato presidencial que ponga a los judíos en su lugar?

Edward Alexander es autor de “Irving Howe: Socialista, crítico, judío”.



Read more https://israelnoticias.com/editorial/sanders-warren-arabes-israel-judios/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+israelnoticiascom+%28Noticias+de+Israel%29
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario